Conjuntivitis en conejos: causas y tratamientos

Desafortunadamente, la conjuntivitis en conejos es una afección bastante común. Si tu conejo presenta ojos llorosos, debes estar atento ante el posible desarrollo de una infección ocular.

Escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero.

Última actualización: 09 febrero, 2022

La conjuntivitis en conejos es una afección bastante común que puede causar graves inconvenientes a la salud de tu mascota. Los ojos llorosos son el primer síntoma de la condición que aquí nos atañe, aunque estos no siempre indican una infección ocular.

Aunque pueda parecer un problema de salud menor, es esencial tratar la conjuntivitis antes de que cause daños irreparables en el globo ocular o se expanda a otras partes del cuerpo. Si quieres conocer cómo ponerle fin a este cuadro clínico, no te pierdas nada de lo que viene a continuación.

¿Qué es la conjuntivitis en conejos?

En general, los ojos de tu conejo deben verse brillantes y claros. La conjuntivitis es la inflamación de la superficie interna o externa del párpado. Es comúnmente causada por una condición alérgica o una infección viral, y algunas veces está causada una infección bacteriana. En otros casos más raros no se puede encontrar un motivo concreto de la condición.

Los ojos llorosos a menudo son un signo de un problema, ya sea una lesión en el ojo o un problema médico. El verdadero ojo lloroso es similar a lo que llamamos conjuntivitis u ojo rosado en humanos.

El ojo lloroso en conejos implica una hinchazón de la membrana que cubre el globo ocular (conjuntiva). El resultado es que el ojo descargará más agua de lo normal. A menudo, el pelaje alrededor del ojo estará húmedo y aguado, que es una de las señales fáciles para que podamos ver que el ojo lloroso está presente. Además, la condición también puede ser causada por un conducto bloqueado dentro del ojo.

Causas de la conjuntivitis en conejos

Existen muchos motivos por los cuales un conejo puede llegar a padecer conjuntivitis. Destacamos los siguientes en apartados separados.

Conjuntivitis infecciosa

Cuando las bacterias se instalan en la capa conjuntiva del ojo, estas secretan sustancias que activan al sistema inmunitario del animal. En la mayoría de los casos, es la propia respuesta de defensa del conejo la que provoca la inflamación y el enrojecimiento típicos de la condición. De todas formas, no es necesario que se produzca una infección para que ocurra conjuntivitis. 

Algunos de los microorganismos aislados en el entorno ocular del conejo durante los cuadros de conjuntivitis son los siguientes: géneros Staphylococus, Micrococcus, Bacillus, Bordetella, Stomatococcus, Neisseria, Pasteurella, Corynebacterium, Streptococcus y Moraxella. No todos ellos son patógenos per se, pero se pueden aprovechar de la inmunosupresión del animal y expandirse de más.

Causas ambientales

En conejos domésticos es bastante común que la conjuntivitis se desarrolle sin infección. De acuerdo con un grupo de investigadores chinos, por los menos en el 30 % de los casos de conjuntivitis el padecimiento es causado por alergia o irritación por el polvo de heno en lugar de infección, aunque la infección puede provocar irritación crónica.

Si determinas que el polvo de heno es la causa, debes usar estantes para heno con lados sólidos para que el polvo no se extienda cuando los conejos están comiendo. Además, es necesario mantener la mayor parte del heno almacenado en otro lugar para mantener bajo el nivel de polvo cerca de tu conejo.

Causas dentales

Otra causa de que un conejo tenga ojos constantemente llorosos o conjuntivitis crónica son las raíces hinchadas de los dientes de las mejillas, las cuales presionan el conducto lagrimal. Es posible que tu veterinario necesite una radiografía para ver qué dientes están causando el problema, y una vez se detecte, será necesario extraer las piezas dentales con raíces hinchadas.

Algunos veterinarios creen que las raíces de los incisivos pueden dañarse en los primeros meses de vida de tu conejo. Este daño está causado por una deficiencia de calcio y vitamina D, por lo que es importante alimentar a tus ejemplares jóvenes con una dieta que contenga todos los macro y micronutrientes necesarios para su bienestar.

Presencia de un cuerpo foráneo

Los conejos están en contacto constante con el sustrato, por lo que son susceptibles de que se queden enganchados trozos de tierra o semillas dentro de su entorno ocular. Esto provoca inflamación y conjuntivitis si no se pueden sacar el elemento foráneo por sí solos. Es necesario que un profesional extraiga el objeto, no el tutor por su propia cuenta.

Infección en otras áreas del cuerpo

La mixomatosis o las infecciones de las vías respiratorias superiores pueden causar conjuntivitis en conejos. De hecho, la conjuntivitis nunca debe ignorarse porque, a menudo, es el primer o único síntoma de otra infección peligrosa. Si no estás seguro de la causa de la secreción ocular de tu mascota, consulta a tu veterinario lo antes posible.

Infestaciones parasíticas

Algunos parásitos más complejos que las bacterias y los virus pueden llegar a provocar conjuntivitis en conejos. Es el caso del patógeno Encephalitozoon cuniculi, un microsporidio que genera disfunciones neurológicas y renales. Hasta el 80 % de los ejemplares presentes en las explotaciones ganaderas han estado en contacto con este microorganismo, pero muchos son asintomáticos.

Malformaciones genéticas

Un conducto lagrimal demasiado estrecho presente desde el nacimiento puede fomentar que aparezca una conjuntivitis con el tiempo. Además, también es posible que el párpado no esté bien formado y se expanda hacia afuera, una condición que provoca irritación ocular constante.

Idiopáticas

Aunque parezca extraño, hasta el 36 % de las conjuntivitis en conejos son de naturaleza idiopática. Esto quiere decir que no se encuentra nunca una causa concreta de la inflamación de la conjuntiva.

¿Cómo se presenta la conjuntivitis en conejos?

Los signos clínicos más comunes de conjuntivitis incluyen secreción de los ojos. Esta secreción puede ser turbia, amarilla o verdosa. Otros síntomas incluyen entrecerrar los ojos o parpadeo excesivo, así como enrojecimiento o hinchazón alrededor de los ojos. Ten en cuenta los posibles signos concomitantes accesorios:

  • Lagrimeo intenso en la zona ocular afectada.
  • Aglomeración de pelo mojado alrededor de los ojos.
  • Signos de dermatitis debido a las secreciones y el lagrimeo excesivo.
  • Frotado constante de los ojos con las patas delanteras.
  • Apatía, pérdida de peso y letargia.

La conjuntivitis en conejos, a menudo, involucra ambos ojos, pero solo un ojo puede verse afectado en ciertas condiciones. Además, esta condición tan molesta puede ocurrir con otros signos clínicos como secreción nasal, estornudos, falta de energía o tos. Todo depende de si el cuadro es sistémico (ocurre en todo el cuerpo) o está circunscrito al entorno ocular.

Tratamiento veterinario

El tratamiento de la conjuntivitis en conejos dependerá de la causa subyacente de la condición. Algunos de los abordajes más utilizados son los siguientes:

  1. Antibióticos: estos pueden presentarse en forma de cremas, gotas o pastillas. Solo se pueden utilizar si los receta un veterinario y si la conjuntivitis está causada por una bacteria.
  2. Lágrimas artificiales: estas serán muy útiles para humectar el entorno ocular mientras el conejo sana, pero no son la solución definitiva a la condición.
  3. Antiinflamatorios: los antiinflamatorios se pueden aplicar si el enrojecimiento del área ocular es muy evidente o si el conejo experimenta mucho dolor.
  4. Otros fármacos específicos: los antifúngicos se usan para tratar los hongos, las vacunas para prevenir las infecciones víricas y los antihelmínticos para acabar con algunos parásitos complejos. Todo depende del cuadro del animal.

Primeros auxilios de la conjuntivitis en conejos

Si tu conejo presenta ojos enrojecidos u ojos llorosos, y no puedes consultar a tu veterinario inmediatamente, no temas. Muchos cuidadores recomiendan lavar los ojos de tu conejo con infusión de manzanilla, escrupulosamente filtrada, a temperatura tibia.

En muchas ocasiones, el tratamiento se dirige a la causa específica y puede incluir medicamentos tópicos y orales. Por lo general, se recetan gentamicina tópica, tobramicina, cloranfenicol, oxitetraciclina, ciprofloxacina o ungüentos y soluciones oftálmicas de triple antibiótico. Si nada de esto funciona y el daño es muy evidente, es posible que se plantee una intervención quirúrgica.

La conjuntivitis en conejos es un cuadro bastante amplio y nunca se debe automedicar a la mascota. Por ello, en cuanto notes alguno de los síntomas citados en tu mascota deberás acudir al veterinario. Tu animal te lo agradecerá a largo plazo. 

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Las mejores razas de conejos domésticos

Tas tiendas de animales no suelen contar con una amplia variedad de razas de conejos domésticos... ¿Quieres conocer las razas más demandadas?



  • Liang, H., Baudouin, C., Labbé, A., Pauly, A., Martin, C., Warnet, J.-M., &Brignole-Baudouin, F. (2006). In vivo confocal microscopy and ex vivo flow cytometry: new tools for assessing ocular inflammation applied to rabbit lipopolysaccharide-induced conjunctivitis. Molecular Vision, 12, 1392.
  • Jie, W. (2006).Anti-inflammatory effect of Antivirus Oral Liquid in experimental rabbit’s conjunctivitis model. ChineseTraditionalPatent Medicine.
  • Jekl, V., &Redrobe, S. (2013). Rabbit dental disease and calcium metabolism – the science behind divided opinions. Journal of Small Animal Practice, 54(9), 481–490.