¿Es bueno dar antibióticos a tu mascota?

12 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Dar antibióticos a tu mascota puede provocar desde vómitos y diarreas hasta una intoxicación, por lo que es más que recomendable consultar al veterinario

Los antibióticos son medicamentos ampliamente empleados para tratar enfermedades provocadas por bacterias. Hay muchos tipos de antibióticos, que pueden ser empleados en el control y combate de diferentes infecciones. A continuación, te explicaremos si es bueno dar antibióticos a tu mascota y las precauciones que se debe mantener con este tipo de fármaco.

¿Cómo actúan los antibióticos en el organismo?

Los medicamentos conocidos como antibióticos consisten en fármacos quimioterápicos. Es decir, que su acción terapéutica se basa en las interacciones químicas que generan en el organismo del paciente.

Como hemos mencionado, los antibióticos son desarrollados para tratar patologías bacterianas. O sea, su acción química actúa para controlar la reproducción o eliminar las bacterias que desencadenan un proceso infeccioso.

Por esta razón, estos fármacos no son eficaces en el combate a enfermedades ocasionadas por otros microorganismos, como virus u hongos.

Antibióticos selectivos vs antibióticos de amplio espectro

La gran variedad de antibióticos existentes suelen clasificarse en dos grandes grupos, según su acción en el organismo: los antibióticos selectivos y los de amplio espectro.

  • Antibióticos selectivos: son aquellos que solo actúan frente a determinadas bacterias. Por ello, su acción es selectiva y suele ser eficaz para tratar enfermedades ocasionadas por determinados tipos de bacterias.
  • Antibióticos de amplio espectro: estos fármacos actúan sobre una gran variedad de bacterias. Su acción comprende un amplio espectro y puede ser utilizada para tratar patologías que pueden estar asociadas a más de un tipo de bacterias.
Antibióticos para perros

Al observar el envoltorio de un fármaco antibiótico, podemos identificar la droga principal que actúa sobre las bacterias. No obstante, también es frecuente la adición de otros compuestos químicos que potencian la acción antibiótica del medicamento.

Un clásico ejemplo es el ácido clavulánico, que suele acompañar a la amoxicilina en gran parte de los fármacos antibióticos comercializados. Aunque no sea un antibiótico, este compuesto químico potencia la acción de la amoxicilina, lo que optimiza el tratamiento.

¿Cuándo se suele administrar antibióticos a tu mascota?

Lógicamente, los antibióticos suelen ser administrados cuando tu mascota sufre algún tipo de proceso infeccioso ocasionado por bacterias. Pero antes de administrarlos, se debe confirmar el diagnóstico de una enfermedad de origen bacteriano.

Con cierta frecuencia, los síntomas de una infección vírica pueden confundirse con una bacteriana. Por esta razón, la atención veterinaria es indispensable antes de suministrar antibióticos a tu mascota.

Cada animal es un ser único, con un organismo singular, por lo que no existe un único tratamiento eficaz para todos los pacientes. Solo un profesional capacitado podrá verificar la causa de los síntomas presentados por tu mascota y, tras confirmar un diagnóstico, determinar un tratamiento adecuado a sus necesidades específicas.

Además, los veterinarios también suelen administrar antibióticos tras la realización de intervenciones quirúrgicas. De esta manera, se previene que las lesiones cutáneas o cicatrices se infecten durante la recuperación.

Antibióticos para animales

Así mismo, se puede hacer necesario un tratamiento con antibióticos en casos de infestaciones por garrapatas, pulgas o ácaros. Al eliminar estos ectoparásitos, se debe prevenir que las pequeñas lesiones en la piel se infecten mientras cicatrizan.

¿Por qué no debemos automedicar a nuestros perros?

Desafortunadamente, algunos dueños ofrecen antibióticos a sus mascotas sin la previa orientación de un veterinario. No obstante, la automedicación es muy peligrosa y nada recomendable, tanto para las personas como para los animales de compañía.

Realmente existen algunos fármacos antibióticos que pueden ser empleados para tratar a personas y a otros animales. No obstante, no todos los medicamentos que son administrados a los seres humanos pueden ser ingeridos por las mascotas, y viceversa.

Además, las dosis y la frecuencia de las tomas siempre deben ser determinadas por un veterinario, ya que dependen del motivo de la administración y del organismo de cada animal. Por ejemplo, siempre se debe considerar el peso del animal y su estado de salud para definir un tratamiento eficaz y seguro utilizando antibióticos.

La administración inapropiada o exagerada de antibióticos a tu mascota puede derivar en diversos efectos secundarios indeseados, desde provocar vómitos y diarrea hasta una intoxicación. Estos son algunos de los posibles riesgos de automedicar a tu mejor amigo.

Consejos para un tratamiento seguro con antibióticos

  • Solo ofrecer antibióticos a tu mascota con la previa orientación de un veterinario.
  • Proporcionarle un ambiente cómodo, seguro y positivo a tu mascota, para ayudar en su recuperación.
  • Consultar al veterinario sobre el uso de probióticos para prevenir el desequilibrio en la flora intestinal de tu mascota durante el tratamiento con antibióticos.
  • Ofrecer una adecuada medicina preventiva a tus animales a lo largo de toda su vida, con visitas al veterinario cada seis meses y manteniendo siempre al día sus vacunas y desparasitaciones.