Comportamiento del tigre

15 julio, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
El comportamiento del tigre guarda una parte de misterio, pues observarlo en su medio es difícil. No obstante, lo que se ha descubierto sobre él no tiene nada de aburrido.
Las curiosidades de los felinos salvajes son múltiples.

El impresionante porte de este felino y la delicadeza con la que se mueve es un anticipo claro de lo increíble que puede ser el comportamiento del tigre. A medida que se profundiza en su etología, se entiende cada vez mejor que existan leyendas a su alrededor.

Si sientes curiosidad por cómo es la vida de este gran felino en libertad, aquí tienes una recopilación de la información conocida sobre su comportamiento. Además, la difusión de sus particularidades es clave para la conservación de la especie.

Características del tigre

El tigre (Panthera tigris) es un miembro de la familia Felidae, perteneciente al orden Carnivora. Existen 6 subespecies de tigre distribuidas ampliamente por el continente asiático.

Un tigre de bengala adulto mide cerca de 3 metros, incluyendo la cola. Los machos pueden llegar a los 260 kilogramos y las hembras alcanzan entre 100 y 160 kilos. Sin embargo, los tigres que viven en regiones con altas temperaturas tienden a ser más pequeños y delgados que los que habitan más al norte.

Como el resto de los felinos, su alimentación es estrictamente carnívora. El tigre no caza todos los días, sino que trata de ahorrar energías atrapando presas grandes que le permitan estar saciado durante intervalos temporales variables.

Carácter del tigre

El tigre es un mamífero solitario y territorial que pasa la mayor parte del día buscando presas dentro de su área. Se trata de un cazador silencioso y sutil que tiene sus picos de actividad durante el ocaso y la noche.

Comunicación del tigre

La comunicación olfativa y química dentro del comportamiento del tigre se realiza a través de marcas de orina en los límites del territorio. Gracias a los químicos presentes en estas deposiciones, estos félidos obtienen información sobre el sexo, estado de salud y momento reproductivo de otros ejemplares. Presentan reflejo de Flehmen cuando detectan estas sustancias.

Durante el reflejo de Flehmen, los animales retraen los labios, con el fin de atraer las moléculas químicas del entorno hacia su nariz.

Las señales visuales para marcar territorio consisten en arañazos y otras marcas en árboles o en la tierra. Su expresión facial también expresa diferentes mensajes cuando se encuentran con uno de su misma especie y son comunes a las de otros felinos en caso de que se dispongan a atacar o amenazar.

A través del sonido, los tigres pueden comunicarse mediante gruñidos, rugidos, maullidos y bufidos. Es la forma más directa de trasmitir su estado de ánimo y sus intenciones. Por ejemplo, un rugido indica dominancia y territorialidad, mientras que un gemido es señal de sumisión.

Comportamiento del tigre

Estas características básicas de la biología y comunicación son la base para comenzar a estudiar el comportamiento del tigre. En los siguientes párrafos, puedes leer acerca de sus costumbres en diferentes escenarios vitales.

Comportamiento del tigre en su hábitat natural

La mayor parte del día de un tigre consiste en descansar y patrullar su territorio en busca de comida. De hecho, la presencia de tigres en un determinado ambiente está directamente ligada a la existencia de poblaciones sanas de grandes ungulados. Estos, junto con los cerdos salvajes, son el principal sustento del tigre.

Aunque se trate de un cazador con importantes armas para atrapar presas, su naturaleza solitaria le obliga a ser oportunista. De esta forma, también se puede observar a un tigre consumiendo animales pequeños si no le supone demasiado esfuerzo atraparlos.

Su método de caza es la emboscada y el patrón de rayado en vertical favorece el camuflaje entre las hierbas altas. Curiosamente, su color anaranjado, tan contrastado con el verde de la vegetación ante los ojos de un humano, se percibe verdoso en la visión de sus presas. Para ellas, el tigre se camufla perfectamente.

Comportamiento del tigre en cautividad

Cuando un tigre se ve forzado a vivir en cautividad pierde la mayor parte de su actividad diaria, consistente en pasear y buscar alimento a través del acecho y seguir rastros olfativos. Dentro de un recinto, en el que se le proporciona comida y no tiene nada que hacer salvo descansar, su salud mental se resiente.

En el comportamiento de los tigres —y en general cualquier felino salvaje en cautividad— es habitual observar estereotipias, en especial de paseo. También suele decrecer mucho su actividad y llegan a mostrar signos de letargia, ya que no tienen que moverse para alimentarse.

Comportamiento reproductivo

El estudio de su conducta reproductiva en libertad no se ha estudiado tanto como se quisiera, ya que su amplia distribución hace difícil su localización y seguimiento. Por eso, la mayoría de datos se recogen de ejemplares en cautividad.

Las hembras de tigre entran en estro cada 3-9 semanas, época en la que son receptivas durante 3-6 días. En ese tiempo, un macho debe localizar a su pareja para cortejarla y aparearse. Esta especie alcanza la madurez sexual a los 4 años.

Una hembra debe consumir el doble de comida cuando sus crías están en periodo lactante. Por eso, en lugares en los que la acción del hombre reduce el número de presas, las poblaciones de tigres acaban por ser insostenibles.

En ocasiones, se ven casos de infanticidio por parte de machos, lo que resulta en una estrategia útil para que la hembra vuelva a entrar en celo y perpetúe sus genes. Si sobreviven, las crías macho acaban por migrar y buscan otro territorio. Las hembras, por el contrario, suelen ocupar áreas cercanas a las de su madre.

Relación del tigre y el humano

A pesar de su fama de asesinos y cazadores de humanos, nuestra especie no entra en la dieta de del tigre. Los casos reportados de ataques a personas suelen ocurrir cuando las poblaciones humanas se solapan con los territorios de estos felinos.

Además, si un tigre caza un humano para comer, normalmente quiere decir que tiene algún tipo de dificultad para atrapar a sus verdaderas presas, como edad avanzada o alguna enfermedad. Estos félidos también pueden atacar si se sienten amenazados, especialmente si se tratan de hembras con crías.

Por otro lado, cabe destacar que los seres humanos han cazado a los tigres casi hasta su extinción. Ya sea porque amenazan las explotaciones ganaderas, se comercia con partes de su cuerpo o se trafica con ejemplares, los tigres sufren el acoso de los humanos desde tiempos inmemoriales.

¿Se puede domesticar un tigre?

No. El tigre es un felino salvaje, solitario, con instinto de caza y que debe vivir en su medio natural. Que un animal así se vuelva dócil suele requerir maltratarlo física y mentalmente hasta que se “rompe” y su comportamiento en cautiverio se rige únicamente por el miedo y la indefensión aprendida.

La triste realidad del tigre se compone del rechazo —fruto de su capacidad para hacer daño a un humano— y lo ajeno que resulta que él viva en la selva y nosotros en ciudades. Sin embargo, como todo depredador, cumple una función ineludible en los ecosistemas y evitar su desaparición es necesario para mantener los ambientes en los que habita a largo plazo.