El comportamiento de las cigüeñas

Francisco María García · 3 febrero, 2018
Pertenecen a las aves zancudas, cuyas patas parecen zancos que, si bien les facilitan su andadura en aguas de escasa profundidad, las hacer parecer torpes en tierra firme, aunque luego muestran habilidad al dormir de pie sobre una pata; sus migraciones –evitan las altas temperaturas en África– les permiten sobrevivir y reproducirse

Las cigüeñas son internacionalmente famosas por la leyenda de que son las responsables de la entrega de los bebes a sus correspondientes papás. A pesar de estar presentes en el imaginario popular, el comportamiento de las cigüeñas todavía es poco conocido. A continuación, vamos a saber más sobre estas hermosas aves, su alimentación, hábitat y estilo de vida.

La cigüeña: características físicas y taxonomía

Las cigüeñas son aves grandes y esbeltas que conforman el grupo de las zancudas, el cual engloba numerosas especies. La principal característica de este grupo de aves es la forma de sus patas similares a zancos. Estas características físicas les permiten caminar con seguridad en regiones de agua poco profunda, como las orillas de los ríos, lagos o estanques.

Exhiben un cuerpo delgado, cubierto por un abundante y suave plumaje que habitualmente son de colores blanco y negro. Poseen un gran cuello en forma de ‘S’ y una cabeza pequeña en relación a su cuerpo fino y largo. Su pico es puntiagudo, estrecho y alargado.

Tipos de cigüeñas

  • Cigüeña Blanca: Ciconia linneaus
  • Cigüeña Negra: Ciconia nigra
  • Cigüeña Oriental: Ciconia boyciana
  • Por su característica estética, la cigüeña de cuello blanco: Ciconia espicopus
  • Cigüeña de pico abierto africana: Anastomus lamelligerus
  • Cigüeña de pico abierto hindú: Anastomus oscitans

Hábitos y comportamiento de las cigüeñas

El comportamiento de las cigüeñas en tierra puede resultar torpe a nuestra vista. Sus largas patas zancudas hacen que su caminar sea lento, rígido y algo descuidado, similar a un muñeco.  No obstante, cuando alzan vuelo, estas aves revelan gran velocidad y notable elegancia, y así demuestran toda su belleza al cruzar los cielos.

Ave: hábitat de la cigüeña

Cuando llega la hora de dormir, las cigüeñas adoptan una pose muy peculiar, típica de las aves zancudas. Doblan una de sus patas contra su cuerpo, la encogen y se mantienen perfectamente equilibradas sobre la otra. La pata que permanece en el suelo se conserva tiesa y recta hasta que la cigüeña se despierta.

Alimentación de las cigüeñas

Igual que la gran mayoría de las aves, las cigüeñas mantienen una alimentación muy variada. Suelen consumir cualquier especie de pequeños animales que habitan en pantanos, charcas, lagos, ríos, etc. Su dieta diaria depende de la disponibilidad de alimentos del lugar, de la época del año, de su edad, etc.

Es capaz de atrapar insectos, gusanos, peces, ratones, lagartos, crustáceos, moluscos, serpientes o anguilas.

Ave: alimentación de la cigüeña

Utiliza su pico agudo y fuerte como una especie de arpón para capturar y abatir sus presas, así como para excavar en las charcas. Y si el alimento escasea, las cigüeñas también pueden consumir residuos de la alimentación humana, carroña o basura; en este sentido, son aves con muchos recursos.

Hábitat de las cigüeñas

El hábitat natural de las cigüeñas se encuentra en los ambientes de aguas poco profundas. Estas aves pueden vivir en prados húmedos, a las orillas de los ríos y lagos,  cerca de estanques y charcos, o en humedales.

No obstante, las cigüeñas suelen construir su nido en lugares altos para asegurar el bienestar de sus crías. Normalmente, prefieren ubicarlos en las altas ramas de los árboles fuertes y frondosos; con frecuencia podemos encontrar nidos de cigüeñas en los campanarios de las iglesias o en altas torres.

Al volver de su migración, durante varios veranos regresan a su lugar originario para dar inicio a una nueva etapa reproductiva. Normalmente suelen reforzar su nido antes de la llegada de nuevos polluelos.

Ave: migración de la cigüeña

En muchos países, las cigüeñas están protegidas por ley y está prohibido tocar sus nidos, incluso cuando están fuera de uso. Al moverlos de lugar, podemos interferir en el ciclo reproductivo de las cigüeñas y amenazar en consecuencia la continuación de su especie.

Comportamiento de las cigüeñas: la migración

Las cigüeñas son aves migratorias que con la llegada de las bajas temperaturas deben emprender un largo viaje en busca de calor y un nuevo hábitat. Durante el otoño, estas aves vuelan mayormente hacia África meridional donde encuentran abundante alimento y un clima cálido.

En su viaje, cruzan el estrecho de Gibraltar y el desierto de Sahara hasta alcanzar su destino; se estima que pueden llegar a volar más de 100 kilómetros por día. Sin embargo, cuando las altas temperaturas se aproximan en el continente africano, las cigüeñas se preparan para veranear en la Europa Central u Oriental.

La migración es un aspecto fundamental del comportamiento de las cigüeñas, ya que permite su supervivencia y reproducción. Debemos recordar que la tenencia domestica de esta especie está prohibida.