¿Cómo se reproducen las tortugas?

26 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Las tortugas, marinas o terrestres, generan mucha curiosidad en determinados aspectos de su vida; una de las mayores curiosidades es la que se refiere a la reproducción, que tendrá particularidades según cada especie

Cómo se reproducen las tortugas es un tema complejo, ya que existen especies con diferentes hábitats, morfologías y comportamientos reproductivos. A continuación, intentaremos explicarte cómo se reproducen las tortugas acuáticas y terrestres; para ello consideraremos los aspectos clave del apareamiento de estas especies.

Un ritual de cortejo poco atractivo

Si consideramos el ritual de cortejo y el apareamiento de las tortugas, debemos decir que las hembras son poco afortunadas. Por lo general, los machos suelen morderle las patas con sus poderosas mandíbulas para captar su atención.

En algunas especies acuáticas el macho puede sumergir a la hembra y dificultar su respiración; estas situaciones se producen en caso de que ella no coopere al momento de aparearse.

Durante la cópula, los machos golpean fuerte e insistentemente su caparazón contra la hembra. Este roce suele ser aún más violento en las especies terrestres, al tener en cuenta el medio en el que se reproducen.

Hay que recordar que el caparazón de las tortugas es uno de sus rasgos más característicos y conocidos, y es que se trata de una estructura muy dura y resistente.

Quizá la dificultad del acto sexual y las adversidades de su hábitat expliquen por qué las hembras han desarrollado la capacidad de mantener el semen del macho activo durante casi tres años. De esta manera, son capaces de generar huevos fértiles durante este periodo sin la necesidad de recurrir al apareamiento.

¿Cómo se reproducen las tortugas marinas?

Las tortugas marinas son consideradas como un emblema de su familia, ya sea por su atractivo aspecto o por su privilegiada esperanza de vida. Recordemos que algunas especies de tortugas de aguas saladas pueden llegar a vivir hasta 100 años; por ello, se consideran uno de los animales más longevos de la naturaleza.

Tortuga marina: reproducción

Por lo general, las tortugas marinas alcanzan su madurez sexual entre sus primeros seis y ocho años de vida. Cuando llega la época de reproducción, machos y hembras viajan hasta aguas profundas para aparearse.

Después de la cópula, las hembras cargan los huevos fecundados en su interior por dos o tres semanas. Gran parte de las especies realizan la postura durante la noche; para ello recorren largas distancias en la arena para proteger sus huevos de las olas y de la pleamar. Algunas hembras pueden volver a la playa donde nacieron para poner sus huevos.

El momento de la puesta de huevos

Cuando encuentran el sitio ideal, las tortugas escarban la arena haciendo hoyos de unos 50 centímetros de profundidad. Luego pueden depositar hasta 100 huevos en este agujero, para taparlo inmediatamente tras el fin de la puesta.

Los huevos pasan de 40 a 70 días en el hoyo de la playa antes del nacimiento de las pequeñas tortugas. Con frecuencia, los primeros individuos que nacen esperan a que todos sus ‘hermanos’ hayan salido de los huevos para dirigirse al mar durante la noche.

Curiosamente, la temperatura del ambiente y de la arena es la que determina el sexo de las tortugas que nacen de los huevos. En regiones muy cálidas suelen nacer únicamente hembras, mientras en temperaturas más frías se observa un equilibrio o la prevalencia de machos.

¿Cómo se reproducen las tortugas terrestres domésticas?

Los machos de las tortugas terrestres domésticas suelen alcanzar su madurez sexual a partir de sus siete años de edad, mientras las hembras lo hacen después de sus nueve años. Machos y hembras sexualmente activas se encuentran durante el periodo de apareamiento para copular.

Tortuga de Horsfield: reproducción

Tras la cópula, las hembras también cargan por algunos días los huevos en su interior. Después recurren a un lugar seguro para escarbar sus agujeros y realizar la postura. Por lo general, cada hembra pone entre cinco y siete huevos por cada periodo fértil.

Un dato curioso es que no hay un tiempo de eclosión predeterminado. La temperatura del suelo y la incidencia solar definirán cuántas semanas tardarán en nacer las nuevas tortugas.

Al conseguir librarse de la gruesa cáscara de los huevos, cada pequeña tortuga deberá esforzarse por llegar a la superficie del terreno. Ello implica un importante ejercicio de fuerza y flexibilidad, ya que las crías difícilmente miden más de cuatro centímetros al nacer.

¿Cómo se reproducen las tortugas de agua dulce?

El ‘baile’ de cortejo es la característica más destacada del ritual de apareamiento entre las tortugas de aguas dulces. Para atraer su atención, el macho empieza a realizar movimientos sincronizados delante de la hembra, que intenta también tocar su rostro con las patas. No obstante, su reacción puede ser violenta en caso de que la hembra rechace sus intentos de ‘conquista’.

Estas especies de aguas dulces o anfibias suelen volverse sexualmente activas a partir de los cinco años de edad. Tras la fecundación, la hembra carga los huevos alrededor de dos meses. La puesta ocurre siempre en tierra seca, preferentemente en regiones arenosas donde pueden cavar sus agujeros.

Tras cada ‘embarazo’, la hembra puede poner hasta 20 huevos que luego cubrirá con abundante arena o tierra. Pasados unos 90 días, las pequeñas tortugas ya estarán listas para descubrir el mundo con sus propias patas.