¿Cómo pasear con un perro en la nieve?

31 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
Pasear en la nieve con tu perro puede ser una experiencia muy divertida, pero ten en cuenta siempre el bienestar y seguridad de tu mascota.

En algunos lugares la nieve ha llegado —y en muchos sitios para quedarse—, pero esto no es excusa para no sacar a pasear al perro. Al igual que existen una serie de recomendaciones para combatir el calor en los animales durante los meses de verano, también se pueden encontrar consejos muy útiles para el invierno.

No nieva en todas partes, pero las bajas temperaturas pueden afectar igualmente a tu mascota durante el paseo. Así pues, puedes ampliar todos estos consejos que te vamos a mostrar a los meses más fríos del año.

¿A qué temperatura sienten frío los perros?

¿Los perros pasan frío? ¿Es necesario ponerles abrigos y chubasqueros? Los canes tienen el cuerpo recubierto de pelo, que mudan 2 veces al año —primavera y otoño— para prepararse ante los cambios de temperatura. La función principal del pelo es proteger la piel.

Excepto las razas sin pelo —Crestado chino y Xoloitzcuintle, entre otros— todos los perros cuentan con 2 capas de pelo diferentes: el pelo primario o de cobertura y el pelo secundario o subpelo. El primer tipo actúa como defensa y los pelos secundarios abrigan al animal. Esta una de las principales razones para no rapar a los canes en cualquier época del año.

Se puede pasear con un perro en la nieve.

Cuestión de razas

Cada raza puede presentar distintas variedades de subpelo. Existe mucha variedad en este frente y, por ello, conocer el tipo de pelo que presenta el animal  da mucha información sobre sus cuidados más específicos. Para asesorarte, puedes preguntar por este tema a cualquier peluquero canino especializado.

Debajo de estas capas de pelo, se encuentra una capa de grasa que actúa como aislante térmico, con lo que el abrigo natural del perro por sí solo ya es bastante más resistente al frío que nuestra piel desnuda. Así, la respuesta a la pregunta de si un can necesita un abrigo es la siguiente: depende.

Ante unas bajas temperaturas, los perros pequeños o los de pelo corto y fino sentirán frío antes que los más grandes, que cuentan con una capa de pelo y aislante de grasa más grueso.

Con la selección artificia se han conseguido razas que no suelen tener frío, gracias a un pelaje muy denso y unas reservas de grasa naturales. Ejemplos de ello son el san bernardo, el mastín tibetano, el alaskan malamute o el husky.

La edad también es un factor determinante en la sensibilidad al frío. Los cachorros y animales mayores pueden sufrir más los cambios de temperatura que los perros adultos jóvenes.

Cómo detectar el frío en perros

Los perros pueden sentir frío pasado un umbral de temperatura, que dependerá, como hemos dicho, del tamaño y pelaje del animal. Podemos observar ciertos signos que indican frío en los canes, entre los que se encuentran los siguientes:

  • Temblores.
  • Postura encorvada.
  • El animal quiere volver rápido a casa.
  • El can no se relaciona de forma normal con otros perros o su propio entorno durante el paseo.

Hoy en día se puede elegir entre una increíble variedad de abrigos, chubasqueros, bufandas y mantas para mascotas. Todas estos artículos están adaptados al tamaño y tipo de accesorio con el que suela salir a pasear el can—collar o arnés—, así que no está de más adquirir uno de ellos cuando las temperaturas bajan.

 Consejos para ir a la nieve con tu perro

Ir a la nieve con tu perro puede ser toda una experiencia, pues muchos canes disfrutan saltando y corriendo en la nieve. Si tienes la oportunidad de hacerlo, no lo dudes, pero antes te aconsejamos seguir una serie de recomendaciones:

  • Si es necesario, ponle un abrigo: los más cómodos son aquellos abrigados en el interior y con exterior impermeable, para evitar que el animal acabe empapado tras el paseo.
  • Cuidado con sus almohadillas: existen cremas protectoras para proteger o reparar las almohadillas que puedes aplicar fácilmente antes o después del paseo para cuidar las patas tras el contacto con el hielo. Estas también sirven para el cuidado regular de las almohadillas o el contacto con el asfalto, que suele calentarse mucho en verano.
  • No dejes que coma nieve: muchos perros tienden a comer grandes cantidades de nieve cuando pasean por un paraje nevado y suelen vomitar.
  • Seca a tu mascota tras el paseo: al volver a casa, elimina los trozos de hielo que queden incrustados entre los dedos y el pelo de tu perro. No es recomendable dejar el pelaje húmedo. También puedes darle un baño caliente y utilizar el secador.
  • El can debe ir identificado: si sueles soltar a tus mascotas, recuerda siempre llevarlas identificadas para facilitar su rescate en caso de pérdida.
Un perro en la nieve.

Pasear con un perro en la nieve puede ser muy divertido, pero es necesario tomar ciertas precauciones. Recuerda abrigarlo si es necesario y mantener su pelo sano y fuerte durante todo el año.

  • Crête, M., & Larivière, S. (2003). Estimating the costs of locomotion in snow for coyotes. Canadian Journal of Zoology, 81(11), 1808-1814.
  • Steen, P. A., Milde, J. H., & Michenfelder, J. D. (1980, March). The detrimental effects of prolonged hypothermia and rewarming in the dog. In The Journal of the American Society of Anesthesiologists (Vol. 52, No. 3, pp. 224-230). The American Society of Anesthesiologists.