¿Cómo nacen los caracoles?

Las conchas de los caracoles les permiten pasar por periodos de hibernación sellándose dentro de ellas por medio de una estructura similar a un tapón. ¿Cómo nacen estos invertebrados?
¿Cómo nacen los caracoles?
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 02 octubre, 2021.

Última actualización: 02 octubre, 2021

Los caracoles son unos de los invertebrados más conocidos debido a que todos sus ejemplares exhiben una cubierta conocida como concha. Dicha protección les sirve para cubrir su cuerpo frágil, que suele ser muy flácido y parecido al de una babosa. Aunque parece cotidiano, la realidad es que no muchos conocen cómo es el ciclo de vida de los caracoles o cómo nacen y se reproducen.

En general, el término “caracol” hace referencia a los moluscos de la clase Gastropoda que presentan un caparazón en espiral y con distintas formas. Este grupo tiene representantes terrestres, marinos y dulceacuícolas, por lo que la diversidad de sus conchas es increíble. Sigue leyendo para conocer más sobre cómo se reproducen y nacen los caracoles.

¿Cómo son los caracoles?

La apariencia física de este invertebrado se asemeja mucho a la de una babosa, pero con un caparazón en la parte superior. La textura de su piel suele ser similar a la de una gelatina, pues es flácida y secreta una sustancia resbalosa que le permite moverse (mucus). Estos organismos no tienen pies, por lo que se desplazan al ondular su piel y disminuyen la fricción al producir el mucus.

En cuanto a la estructura de su caparazón, destacamos que este está conformado por carbonato de calcio. Además, su forma tiene un hueco grande por la parte interna que suele ser suficiente para que todo el organismo pueda replegarse dentro. Asimismo, en esta dura protección el caracol guarda todos sus órganos importantes, como hígado, pulmón, estómago, riñón y corazón.

Conforme el caracol crece su concha también se hace más amplia, por lo que esta suele ser una manera indirecta ideal para estimar la edad de un ejemplar. De igual forma, si dicha protección llega a dañarse o romperse puede ser reparada (siempre y cuando la lesión no haya afectado algún órgano vital del individuo).

Por su parte, el cuerpo flácido del caracol exhibe estructuras sensitivas tales como los ojos, que están localizados en la punta de los tentáculos que salen de su cabeza. Además, la boca presenta una estructura bucal dentada —rádula— que funciona como una motosierra y le permite roer desde hojas hasta piedras con calcio.

Los tipos de caracoles son muy diversos.

¿Cómo se reproducen los caracoles?

Una característica excepcional de los caracoles es que son ejemplares hermafroditas, lo cual significa que se presentan ambos sexos en el mismo individuo. Contrario a lo que podría pensarse, esto no significa que puedan fecundarse a sí mismos, pues aun así necesitan a otro caracol para reproducirse.

La época de apareamiento de estos invertebrados suele solaparse con las temporadas más húmedas del año. Esto se debe a que tanto las crías como los padres pueden desplazarse mejor cuando existe una gran cantidad de agua a su alrededor. Gracias a esto, son capaces de realizar su ritual de cortejo sin temor a que se desequen.

Cortejo y copula

El cortejo de los caracoles no suele ser efusivo, pero tiene sus peculiaridades. Para empezar, ambos organismos comienzan a acicalarse entre sí, frotando sus cabezas y rádulas para incitar el apareamiento. En el momento que están alcanzando el clímax, ambos se lanzan un tipo de dardo calcáreo que tiene la función de estimular su órgano reproductor masculino.

Debido a que ambos tienen los dos aparatos reproductores, cada caracol penetra el orificio reproductor femenino de su compañero e intercambian sus espermatóforos. Como su nombre lo indica, esta estructura es una bolsa que contiene los espermatozoides para fecundar al individuo que adopta el rol femenino. Todo el proceso de cortejo y copula puede durar entre 5 y 12 horas en total.

Seleccionando al padre

Al igual que en otros animales, los caracoles tienen un proceso de selección para decidir quién será el padre de sus crías. Estos invertebrados hacen su elección después de la cópula, pues guardan los espermatóforos de varias parejas hasta asegurarse de encontrar al mejor pretendiente. Utilizan el esperma del padre deseado y se nutren del resto de los espermatóforos.

La elección es esencial para estos organismos, puesto que el parto es un proceso que consume muchísima energía. De esta forma, se aseguran de que el desgaste valdrá la pena y que sus crías exhibirán las mejores características de su medio.

¿Cómo nacen los caracoles?

Una vez el individuo ha seleccionado los espermatozoides, estos se transportan al oviducto (donde se fecundarán los óvulos). Durante este mismo evento, los óvulos son recubiertos por una capa calcárea que se endurecerá al contacto con el aire. Esto significa que los caracoles tienen un tipo de reproducción ovípara que se basa en la puesta de huevos fértiles, los cuales llevan dentro a sus crías.

La puesta toma lugar entre 10 o 30 días después de la fecundación, por lo que los padres tienen tiempo de construir un pequeño nido para depositar sus huevos. Cuando llega el momento, el caracol libera al medio entre 50 y 150 huevos en un lapso de 20 a 40 horas. Este proceso es tan extenuante que el ejemplar suele descansar en su concha al finalizar la puesta.

Por su parte, la incubación de los huevos se lleva a cabo en un lapso de 10 a 25 días y la eclosión depende de la temperatura y la humedad en el nido. Al eclosionar, las pequeñas crías se mantienen en el nido alimentándose de su vitelo y cascarón con la finalidad de tener los nutrientes necesarios para subsistir. Tras 10 días salen de su nido para comenzar su independencia.

¿Los caracoles nacen con su concha?

Al nacer, el cuerpo de los caracoles ya presenta una concha delgada y transparente. Sin embargo, para poder endurecer esta protección necesitan consumir calcio, algo que consiguen al alimentarse de los cascarones que acaban de romper. Esto no solo les permite endurecer sus conchas, sino también incrementar su tamaño (lo cual es necesario para poder sobrevivir en el ambiente).

Aunque suene extraño, la concha no es solo una estructura que puedas quitar o ponerle a un caracol, sino que es una parte fundamental de su cuerpo. Esto se debe a que su piel, en una sección denominada manto, secreta la cubierta que se endurece con el paso del tiempo. De esta forma, mientras el calcio sea abundante el gasterópodo puede producir o reparar su caparazón.

Como te podrás dar cuenta, las conchas de los caracoles mantienen una forma helicoidal provocada por el acomodo interno de sus órganos. Al final, el manto es un plegamiento de piel que cubre y protege el interior, por lo que al secretar la concha aparece este patrón.

Unos caracoles recién nacidos.

El ciclo de vida de los caracoles no es tan fácil como parece, pues aunque la mayoría de ellos se acoplen a lo anterior existen muchas excepciones. Aun así, la magnífica habilidad que tienen para secretar su propio escudo los convierte en organismos con una apariencia curiosa. Todo ser vivo tiene su particular forma de maravillar los sentidos y los caracoles lo demuestran con creces.

Te podría interesar...
¿Qué comen los caracoles?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Qué comen los caracoles?

Si quieres saber qué comen los caracoles, debes tener en cuenta que su dieta depende mucho del medio que hayan colonizado.



  • Naranjo-García, E. (2014). Biodiversidad de moluscos terrestres en México. Revista mexicana de biodiversidad, 85, 431-440.
  • De la Piedra, R. (2005). Biología del caracol (Helix aspersaMuller) y propuesta de instalación de un criadero mixto modificado. Tesina de Médico Veterinario. Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • Castillejo, J. (1986). Caracoles terrestres de Galicia. Familia Helicidae (Gastropoda: Pulmonata). Universidad de Santiago de Compostela, Lugo.
  • Díaz, J. L., Aguirre, J. C., Mejía, G., & Martínez, E. (2007). Reproducción y genética del caracol terrestre “Helix aspersa”. Revista CES Medicina Veterinaria y Zootecnia, 2(2), 78-88.
  • Ramírez, R., Borda, V., Romero, P., Ramirez, J., Congrains, C., Chirinos, J., ... & Mejía, K. (2012). Biodiversidad y endemismo de los caracoles terrestres Megalobulimus y Systrophia en la Amazonia occidental. Revista peruana de biología, 19(1), 59-74.