¿Cómo hibernan los osos?

La hibernación de los osos no solo consiste en dormir en una cueva: es un proceso lleno de maravillas fisiológicas. Conócelo aquí.
¿Cómo hibernan los osos?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 15 septiembre, 2021.

Última actualización: 15 septiembre, 2021

Meterse en una guarida y dormir todo el invierno es el sueño de muchas personas, pero no resulta tan fácil como parece en primera instancia. La hibernación de los osos responde a una necesidad propia de la supervivencia de este animal a lo largo del tiempo, y por ello, están “obligados” a nivel biológico a realizarla.

Además, si estás aquí porque te interesa este tema, debes saber que el proceso de hibernación está lleno de sorpresas. Los úrsidos son seres increíbles, dignos de conocer, terribles y adorables al mismo tiempo. No te pierdas ni una palabra de lo que viene a continuación.

La hibernación de los osos

La hibernación de los osos consiste en un estado de letargia invernal. El ejemplar que va a entrar en él deja de comer, beber, defecar y orinar, pero mantiene las constantes funcionales gracias a la energía proporcionada por las reservas grasas acumuladas en otoño.

¿Qué es la miosina?

La miosina es una proteína que controla las contracciones del músculo del corazón regulando la intensidad de los latidos. Durante la hibernación de los osos, su ritmo cardiaco desciende drásticamente, por lo que las contracciones fuertes y poco frecuentes podrían dañar el músculo de este órgano vital.

La proteína miosina tiene 2 variedades funcionales: la alfa, que debilita el latido, y la beta, que lo intensifica. Cuando el oso entra en letargia y su corazón se ralentiza, su cuerpo produce miosina alfa para debilitar los latidos y mantener el órgano en buen estado.

Un ejemplo de la hibernación de los osos.

¿Por qué los osos hibernan?

No todos los osos hibernan. Esta técnica de supervivencia ayuda a úrsidos como el oso pardo (Ursus arctos) o el oso polar (Ursus maritimus) a pasar las duras estaciones frías en sus hábitats, en las que la comida escasea y el clima castiga el cuerpo. Otras especies que viven en ecosistemas más favorables (y con temperaturas más estables) no tienen esta necesidad.

Antes de comenzar este letargo, el oso necesita aumentar sus reservas de grasa, de forma que entra en un estado de hiperfagia (comer más de lo habitual) para engordar antes de hibernar. Si no lo ha conseguido al llegar el invierno, puede optar por no entrar en este estado y tratar de sobrevivir con lo poco que encuentre.

Por ejemplo, una osa lactante es probable que no hiberne, ya que producir leche le consume tanta energía que los oseznos morirían de hambre mientras ella se mantiene en letargia.

¿Cómo actúa el cuerpo de los oso mientras hibernan?

¿Cómo es posible permanecer en un estado letárgico durante meses sin comer, beber ni defecar? La hibernación de los osos siempre ha despertado el interés de los humanos por la dificultad de explicarla. Gracias a las investigaciones realizadas al respecto, se han podido identificar las adaptaciones del cuerpo de los osos para permanecer en este estado. Aquí las tienes:

  • Bajada del ritmo cardiaco: el corazón de un oso en hibernación puede latir a la friolera de 5 pulsaciones por minuto sin morir. Para que te hagas una idea, los humanos presentamos de forma constante de 60 a 100 pulsaciones en el mismo intervalo.
  • Disminución de la tasa metabólica: a consecuencia de la bajada de las pulsaciones cardiacas, el aporte de oxígeno a los órganos vitales también disminuye, poniéndolos en peligro. Para equilibrar esto, el cuerpo del oso también reduce el metabolismo, igualando la necesidad de oxígeno con el aporte.
  • El músculo cardiaco del ventrículo izquierdo se vuelve rígido: de esta forma, la sangre no se estanca en el corazón con las lentas y débiles pulsaciones. Si la pared ventricular fuese flexible, podría dilatarse y acumular cada vez más sangre, lo cual favorecería rupturas y derrames.
  • Conversión de urea en formas nitrogenadas: la urea intoxica el cuerpo si no se elimina a través de la orina, pero durante la hibernación el oso no se despierta para hacer sus necesidades. Este reciclaje de la urea previene la intoxicación a la vez que crea sustancias aprovechables para la supervivencia del úrsido, como proteínas.
  • Disminución de la degradación de proteínas musculares: cuando los osos se despiertan de su hibernación, no han perdido apenas masa muscular por la inactividad gracias a este proceso.
  • La formación y renovación de células óseas se intensifica: de esta manera los huesos se mantienen a salvo de la osteoporosis y otras patologías propias de la inactividad y el metabolismo ralentizado.
  • Las hembras son capaces de parir durante el invierno: los oseznos maman y se resguardan del frío mientras la osa hiberna gracias a las reservas del cuerpo de ésta.
  • Mantenimiento de la temperatura corporal: aunque parezca mentira, la temperatura de los osos solo disminuye un par de grados aunque su metabolismo baje drásticamente. Los científicos aún no tienen claro cómo lo consiguen.

¿Se puede despertar a un oso de su hibernación?

Si has leído todos los increíbles cambios que sufre el cuerpo del oso cuando hiberna, puede que te preguntes si es posible despertarlo. Son muchos los cuentos que hablan de entrar en una cueva y despertar a un úrsido dormido por accidente, pero ¿de verdad existe la posibilidad?

La respuesta es que sí. Aunque el animal no se despierta por sí solo hasta que llega la primavera, sí que es sensible a estímulos externos como el contacto físico o los sonidos fuertes. Especialmente si es una madre con oseznos, debe poder levantarse a defenderse si acecha algún peligro, así que mantiene un nivel sensorial basal mientras descansa.

¿Cómo hibernan los osos polares?

“En el Polo Norte siempre hace frío, ¿los osos polares también hibernan?”, te podrías preguntar. La respuesta es que sí, pues, aunque en su hábitat rara vez se supera el punto de congelación, también hay una estación fría que, además, se desarrolla en total o parcial oscuridad.

El proceso a seguir es el mismo: reunir reservas de grasa antes de la llegada del invierno y después buscar refugios naturales en los que conservar un mínimo de calor. Al igual que en otras especies, las osas polares pueden dar a luz durante el invierno y salir con las crías en el deshielo.

Una de las curiosidades de los mamíferos es que los osos polares no son blancos.

¿Te imaginabas tantas maravillas cuando te preguntaste por primera vez cómo funciona la hibernación de los osos? Los científicos tampoco. Los animales son capaces de grandes proezas, y dormir durante meses es una de las más increíbles.

Te podría interesar...
Los osos en el Pirineo
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los osos en el Pirineo

Actualmente, las poblaciones de los osos en el Pirineo han mantenido su crecimiento, alejándose así de la extinción que se esperaba.



  • Robbins, C. T., Lopez-Alfaro, C., Rode, K. D., Tøien, Ø., & Nelson, O. L. (2012). Hibernation and seasonal fasting in bears: the energetic costs and consequences for polar bears. Journal of Mammalogy93(6), 1493-1503.
  • Tøien, Ø., Blake, J., Edgar, D. M., Grahn, D. A., Heller, H. C., & Barnes, B. M. (2011). Hibernation in black bears: independence of metabolic suppression from body temperature. Science331(6019), 906-909.
  • Effect of Hibernation and Reproductive Status on Body Mass and Condition of Coastal Brown Bears on JSTOR. (s. f.). Jstor. Recuperado 13 de septiembre de 2021, de https://www.jstor.org/stable/3802988
  • McGee-Lawrence, M., Buckendahl, P., Carpenter, C., Henriksen, K., Vaughan, M., & Donahue, S. (2015). Suppressed bone remodeling in black bears conserves energy and bone mass during hibernation. The Journal of experimental biology218(13), 2067-2074.