Cómo mantener caliente a nuestra mascota en invierno

Virginia Duque Mirón · 24 noviembre, 2018
Nuestros peludos también sufren las inclemencias del tiempo. En este caso debes protegerles del frío o la lluvia.

Cuando llega el invierno, aunque es cierto que nuestras mascotas tienen pelo y piel preparados para cualquier temperatura, es probable que este también les afecte a ellas si nuestras casas no están adecuadas para el frío. Por ello, vamos a darte unos consejos sobre cómo mantener caliente a nuestra mascota en invierno.

Mantener caliente a nuestra mascota en invierno

Si sigues unos prácticos consejos podrás mantener caliente a tu mascota hasta en las temperaturas más bajas. Estos son los principales consejos a seguir:

No le cortes el pelo

Peina sus nudos y acicala bien a tu mascota pero no le cortes el pelo, pues este será uno de los elementos fundamentales que le permitirán estar protegido durante el invierno del frío y la humedad.

Es importante que este esté bien cepillado, pues un pelo enredado es menos efectivo a la hora de servir de protección contra las bajas temperaturas.

Limita los baños

Es recomendable que en invierno bañemos a nuestra mascota en casa y pongamos un calefactor en el baño para que cuando esté mojado no tenga frío. Secarle el pelo bien y abrigarlo con la toalla serán ayudas también para evitar que nuestra mascota se enfríe.

Por supuesto, en esta temporada será mejor espaciar los tiempos entre baño y baño y usar agua a una temperatura que resulte agradable para él.

Baño de los perros

Recorta el pelo de las almohadillas

Si vives en una zona donde la nieve es común, mantener despejadas las zonas de las almohadillas evitará que la nieve se introduzca en ella. Para ello, recorta el pelo que va creciendo alrededor de estas y limpia muy bien con una toallita húmeda o una gasa los entresijos que hay entre ellas.

Las almohadillas son una de las zonas más delicadas del cuerpo de nuestra mascota, por lo que es muy importante protegerlas. Vaselina o incluso unas pequeñas botas serán suficientes para ello.

No sobrealimentes a tu mascota

Aunque el alimento puede hacer que la mascota conserve el calor y la energía, un animal doméstico no necesitará un aumento en la cantidad de alimento ingerido, ya que esto le llevaría a tener un problema de sobrepeso.

Si tu casa es fría o el sitio donde están sus recipientes de comida es frío, cámbialos o asegúrate de que su agua tenga una buena temperatura para beber.

No pongas una estufa muy cerca

Tan malo es el frío como el calor, por lo que aunque pienses que calentar a tu mascota con una estufa es una buena idea, lo cierto es que si pones esta muy cerca de él es posible que se le reseque la piel e incluso que sufra quemaduras.

Por tanto, es importante mantener caldeada la habitación en la que estén nuestros animales de compañía pero nunca haciendo que reciban un calor directo.

Acorta los paseos

Perro de paseo.

Cuando las temperaturas bajan es conveniente que los paseos con tu perro sean más cortos, aunque si lo ves necesario podrían ser un poco más frecuentes. Intenta proteger sus patas antes de salir e incluso si quieres puedes protegerle con un chubasquero o jersey.

Si estos paseos son más cortos, tendrás que suplir sus necesidades de ejercicio en casa con juegos y otras actividades que le permitan ejercitarse.

Aísla su caseta

Si tienes a tu mascota en una caseta en el jardín por ejemplo, asegúrate de que esta tiene una puerta que se puede cerrar y de que está completamente aislada para que ni el frío ni la lluvia pasen por ningún lugar.

Puedes poner material aislante o incluso hacer un suelo o techo falso entre ambos materiales. Lo importante es que tu mascota no sienta el frío, aun cuando su refugio esté al aire libre.

Estos son solo algunos consejos que nos ayudarán a mantener caliente a nuestra mascota en invierno. No obstante, si conoces alguna otra medida preventiva que puedas tomar para ayudarles, también estará bien y puedes compartirla con nosotros.