Cómo bañar a un perro en invierno

Yamila 14 agosto, 2018
Lo primero que hay que tener en cuenta es que en el periodo invernal no es necesario bañar con tanta frecuencia a la mascota y, además, que los baños deben ser cortos para evitar que padezca alguna afección

En verano es mucho más fácil, ya que además les ayuda a refrescarse. Sin embargo, bañar a un perro en invierno puede ser una tarea más complicada. ¡Debemos tener mucho cuidado para que no se enferme! Infórmate en este artículo.

Tips para bañar a un perro en invierno

Al igual que las personas, los animales sienten el frío, aunque tengan pelo que les proteja y, en algunos casos, dueños que les compren ropa. Sin embargo, eso no quiere decir que en invierno dejen de desprender olor y que no haya que bañarles.

Es más fácil que se ensucien porque quizás salen de paseo cuando llueve o en el parque se revuelcan en un charco de barro… y, por supuesto, a eso hay que sumar el hecho de que están más tiempo dentro y parece que su ‘aroma’ impregna todo en el hogar.

Bañar a un perro en invierno es completamente opuesto a lo que sucede en verano, cuando puede tratarse de una actividad placentera, refrescante y divertida. Algunos consejos para que durante la temporada de frío tu mascota siga estando limpia son los siguientes:

1. Espacia los baños

No es recomendable bañar a los perros todas las semanas, ya que de esta manera no pueden producir sus propios aromas –que por ejemplo usan para comunicarse con otras mascotas– y el pelo pierde ciertas propiedades debido a la falta de grasitud.

Incluso en verano tenemos que evitar los baños semanales. En el invierno será mejor solo una vez al mes, para mantener su limpieza, principalmente si pasa todo el día dentro.

2. Haz baños rápidos

Los baños ‘express’ son recomendados cuando hace frío, ya que de esta manera le quitamos la suciedad más grande al animal y evitamos que se enferme. Nada de pasarte una hora enjabonando a tu mascota: deja eso para el verano.

Bañar tu perro

3. Usa agua tibia

Incluso cuando hace calor se recomienda que el agua no esté fría, ya que no es buena para la salud del animal. Para bañar a un perro en invierno será mejor que calientes un poco el agua. Así disfrutará del baño y no pasará frío. ¡Ten cuidado de no quemarle!

4. Báñalo dentro de casa

Aunque se trate de una idea un poco descabellada, lo cierto es que te evitará varios problemas. Bañar a tu perro en la ducha si es grande o mediano –como un labrador o un boxer– o bien en la cocina o lavadero si es pequeño –razas como chihuahua, salchicha o bulldog francés– evitará que coja frío.

Por supuesto que, al terminar el aseo, tendrás que limpiar muy bien la bañadera o el fregadero, quitar los pelos y toda la suciedad que haya dejado la mascota.

5. Sécalo muy bien

Una vez que hayas terminado de bañar a un perro, deja que se ‘escurra’ o ‘sacuda’ solo moviendo el cuerpo para todos lados. Trata de que se encuentre en un sitio que pueda mojar, como el baño o el lavadero.

Champú seco en perros

Para evitar que manche todo, una buena idea es envolverle en una toalla durante unos minutos. De esta manera, quitarás el exceso de agua. ¡Pero igualmente tu perro se tratará de quitar la humedad!

Además, te recomendamos que utilices un secador de pelo para secarlo por completo. Presta atención de que no salga el aire demasiado caliente, que pueda quemarle la piel. Evitarás no solo problemas de salud como neumonía, sino también la aparición de hongos por la humedad.

6. Elige un día soleado

Más allá de que bañes a tu perro dentro de casa, es preferible hacerlo aquellos días en los que el sol está presente. Elige también asearlo al mediodía, para que si lo desea pueda tumbarse un rato al sol y terminar de secarse por sí solo. ¡Así no sentirá tanto frío después de la ducha!

Por último, tienes la opción de llevarlo a bañar a una clínica veterinaria, a un salón de belleza de mascotas o usar productos de limpieza en seco: unos polvos que se echan encima del animal y se esparcen con un cepillo. ¡Así mantendrá su higiene en invierno!

Te puede gustar