Hongos en los gatos

Antonia Tapia · 22 mayo, 2015

En el ambiente existen gran variedad de hongos que pueden encontrarse en el suelo o en la materia orgánica. Resisten el calor, viven durante largos períodos y pueden entrar al cuerpo de tu mascota a través de las vías respiratorias o por una herida en la piel.

Las enfermedades causadas por hongos pueden dividirse en aquellas que afectan solo la piel ,como puede ser la tiña y el tordo,  o cuando el hongo produce una enfermedad sistémica que se expande hacia el hígado, pulmones, cerebro y distintos órganos. En este post compartimos todo lo que necesitas saber sobre los hongos en los gatos.

¿Qué enfermedades pueden causar los hongos en las mascotas?

gato enfermo

Las enfermedades sistémicas causadas por hongos, por lo general, se presentan en aquellos gatos que tienen alguna enfermedad crónica o están desnutridos. Muchas de ellas son difíciles de reconocer y tratar.  Para diagnosticarlas, según el caso, se utilizan radiografías, biopsias, cultivos y análisis de sangre. Por lo general, afectan a los gatos, salvo la esporotricosis, que también puede afectar a los humanos.

Otras enfermedad es la criptococosis, que es causada por un hongo levaduriforme que se llama Cryptococcus neoformans. Es muy recurrente en los gatos, tanto en jóvenes como adultos. Se adquiere por inhalación de esporas que se encuentran en suelos altamente contaminados por excrementos de aves, especialmente de las palomas. La probabilidad de infección es mayor si el felino tiene una deficiencia inmunológica.

Los síntomas de la criptococosis nasal incluyen estornudos, tos, respiración obstruida y una mucosa con sangre en una o ambas fosas nasales. La infección puede extenderse al cerebro y causar meningitis y daño ocular, incluyendo ceguera.

Otro tipo de criptococosis es la cutánea. Sus síntomas son una hinchazón en la nariz, cara y cuello. También existe la criptococosis neurológica que puede mostrar una variedad de signos, dependiendo de dónde se encuentre la infección, que incluyen ceguera, convulsiones, falta de coordinación o una leve inclinación de cabeza. El diagnóstico se puede realizar por una biopsia del tejido.

Otras enfermedades causadas por hongos en los gatos

gato acostado

La histoplasmosis  es una enfermedad  causada por un hongo que es muy común en el centro de Estados Unidos, en la región de los Grandes Lagos, Montes Apalaches, Texas y los valles del Mississippi y Ohio. En esas áreas, el suelo es rico en nitrógeno, y esa condición facilita el crecimiento del Histoplasma capsulatum.

En la mayoría de los gatos, la histoplasmosis es una enfermedad que causa fiebre, pérdida de apetito, debilidad, disminución de peso y cojera. Los ojos, hígado, el sistema respiratorio y la piel también pueden verse involucrados. El tratamiento  puede ser exitoso con medicamentos antimicóticos, como el itraconazol. A pesar del tratamiento, la mayoría de los afectados mueren a causa de esta infección, salvo aquellos que son diagnosticados con un problema respiratorio leve.

Por otro lado, la esporotricosis también puede dañar la salud de tu  mascota. Es una infección cutánea poco común causada por las esporas de hongos del tipo Sporothrix schenkii que se encuentran en el suelo. Estas esporas suelen ingresar en el felino a través de una herida en la piel. Otras vías de infección son por ingestión o inhalación.  La enfermedad es más común en los  machos, que suelen merodear amplias extensiones de tierra, como puede ser una pradera. Por lo general, es muy habitual en el norte y centro de Estados Unidos, en valles, ríos y zonas costeras.

Los gatos que contraen esta enfermedad suelen presentar una herida en la piel que puede aparecer en las patas, cara o cola. El pelo que se encuentra en el nódulo se cae, dejando una superficie húmeda, ulcerada.

Una vez que se ha diagnosticado la enfermedad, el gato podrá ser tratado, ya sea con ketoconazol o itraconazol, por un periodo de 1 a 2 meses.

Finalmente, otras de las enfermedades es la dermatofitosis, comúnmente conocida como tiña. Este hongo suele desarrollarse en la piel, uñas y en el  pelo del gato. Es muy contagioso y también puede afectar a los humanos. Por lo general, se suele presentar en mininos de menos de un año de edad. Los síntomas incluyen pequeñas aureolas que se forman en la piel del felino, de textura descascarada y quizás algo inflamada.

Algunos tratamientos para impedir el avance de la tiña en los gatos son itraconazol, terbinafina, lufenuron por mencionar algunos.