¿Cómo hacer un gimnasio casero para gatos?

¿Te atreverías a usar una de las paredes de tu casa para crear un gimnasio casero para el gato? La salud de tu mascota se verá favorecida teniendo uno de ellos en la vivienda.
¿Cómo hacer un gimnasio casero para gatos?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 27 septiembre, 2021.

Escrito por Laura Morales Negrin, 27 septiembre, 2021

Última actualización: 27 septiembre, 2021

Los gatos necesitan realizar ejercicio físico para estar sanos. En libertad, los felinos pueden saltar, trepar y mantenerse vigilantes desde las alturas con facilidad al interactuar con todos los elementos de su entorno. En el hogar esto es algo más complicado y, por eso, un gimnasio casero para gatos es una gran opción a la hora de mantenerlos estimulados.

La elaboración de este gimnasio no requiere de grandes conocimientos de bricolaje o una inversión económica cuantiosa. Hacerlo será muy sencillo y el felino lo agradecerá, así que no dejes de leer.

¿Es bueno hacer un gimnasio casero para gatos?

Hacer un gimnasio casero para gatos no solo es bueno, sino que debería ser un elemento básico en los hogares con felinos. El enriquecimiento ambiental en el entorno de los gatos es esencial para que estos animales puedan desarrollar su comportamiento natural dentro de la vivienda.

A los felinos les encanta escalar y observar desde las alturas, además de correr o rascar. Si no pueden realizar estas actividades, se desarrollarán en el animal problemas como el estrés, la ansiedad o se pronunciarán conductas negativas, como el marcaje con orina.

Por todo ello, contar con un gimnasio casero para gatos es una gran opción si se desea que la mascota viva feliz y se mantenga sana física y mentalmente. Recuerda que, al fin y al cabo, los felinos no dejan de ser animales con instintos. 

Un ejemplo de gimnasio para gatos.

Gimnasio de pared para gatos

Lo mejor de los gimnasios caseros es que se pueden fabricar con elementos muy accesibles. Solo hay que tener en cuenta la habilidad del constructor, las características del felino y el espacio disponible.

Lo habitual es que este tipo de gimnasios se realicen en la pared. De esta manera, se aprovecha la verticalidad que aporta la propia estructura de la vivienda. Además, se recomienda escoger una pared en la que se pueda colocar un elemento de descanso cerca de una ventana para que el gato sea capaz de disfrutar de las vistas a la calle desde las alturas.

Son muchas las piezas que tienes a tu disposición. Las baldas de estanterías, las cajas de madera (como las de la fruta) o los cestos de mimbre son algunas posibilidades. Es importante tener en cuenta el peso del gato al elegir estos componentes, pues por mucho que estén taladrados a la pared, pueden romperse y que el animal se haga daño al caer.

A la hora de organizar los elementos del gimnasio de pared, es fundamental considerar la distancia entre ellos para que el felino pueda pasar de uno a otro. Por eso, antes de empezar a colocar las piezas se debe realizar un boceto. La complejidad a la hora de distribuir los obstáculos dependerá de las características de la mascota.

Gimnasio casero para gatitos

Como se ha mencionado, a la hora de realizar un gimnasio casero para gatos es importante tener en cuenta cómo es el animal. Esto es así porque, dependiendo de ello, el gimnasio podrá estar formado por unos elementos u otros.

Por ejemplo, si se trata de un gato pequeño se suele recurrir a cajas de cartón, debido a que podrán soportar su escaso peso. Además, se puede realizar un rascador casero para colocarlo en la pared. Para este rascador, se necesitará lo siguiente:

  • Tablero de fibra de densidad media (MDF) de las medidas que se consideren adecuadas, según el espacio en el que se vaya a colocar.
  • Tubo de PVC de 10 centímetros de diámetro y unos 40 centímetros de largo.
  • Hilo cabuya.
  • Retazos de tela.
  • Pegamento resistente o silicona.

Lo primero que hay que hacer es forrar el tablero con las telas. Ten en cuenta que el rascador resultará más interesante para el gato si estas son de diferentes texturas. Tras elegir los materiales, se envuelve todo el tubo con el hilo y se pega. Para terminar, se juntan ambas partes y se deja secar bien el pegamento hasta el día siguiente. ¡Rascador hecho!

Otro juguete casero que se puede incluir en el gimnasio de gatitos es cualquier objeto colgante. El felino se divertirá muchísimo interactuando con este tipo de elementos que puede mover con su pata. Una de las formas más simples de fabricar estos juguetes es coger un calcetín, rellenarlo con bolas de papel y atarlo a cualquier pieza del gimnasio que esté a cierta altura.

Gimnasio casero para gatos adultos

Si la mascota es adulta, quizás haya que hacer algunas modificaciones respecto a lo descrito en el caso del gimnasio casero para gatos cachorros. El principal cambio será sustituir los elementos poco resistentes al peso o reforzarlos.

Para gatos que ya van teniendo una edad avanzada y que pierden movilidad, también es adecuado hacer algunos cambios. Disminuir la altura de sus piezas, acercarlas más o colocar entre ellas elementos intermedios que les faciliten el acceso de unas a otras son buenas opciones preventivas.

Además, en cualquiera de los casos se puede colocar un cojín o un colchón mullido en la repisa favorita del animal para que se tumbe a descansar en ella.

Gimnasio casero para gatos tímidos

Para aquellos felinos que no son muy sociables (o que por algún motivo están en una época en la que prefieren pasar más desapercibidos), se debe añadir un elemento más a su gimnasio casero.

En estos casos son necesarias las cajas cerradas, las cuales le servirán al animal como refugio. Lo ideal es que estas cajas cuenten con dos accesos, uno completamente abierto y otro con una cortina. El resto de la estructura se mantendrá cubierta para que la mascota pueda permanecer oculta.

Además, si en casa conviven dos gatos o más, lo ideal es que la caja tenga el tamaño adecuado para un solo felino. Así, el que entre a la estructura podrá disfrutar de su intimidad y, si alguno más intenta colarse, será capaz de salir sin problema (de ahí los dos accesos que se mencionaban).

Si la caja puede ubicarse a cierta altura, tendrá un plus añadido para el felino. En ese caso, se puede fabricar también una pequeña escalera de pared para llegar a la entrada.

Otras consideraciones al construir un gimnasio casero para gatos

Además de los detalles mencionados, es aconsejable tener en cuenta estos aspectos:

  1. No se debe colocar ninguna estructura de cartón cerca de las fuentes de calor. Podría provocar un incendio.
  2. Las estructuras o cajas de cartón no deben emplearse en estancias húmedas. Estas se debilitarán.
  3. Si el trabajo de fabricación se hace con el gato rondando cerca, hay que tener mucho cuidado con los materiales cortantes o tóxicos.
  4. No se recomienda emplear cuerdas o hilos con los que el gato se pudiese enredar o quedar atrapado.
  5. Es aconsejable cubrir algunas repisas con telas de diferentes texturas para que el gato rasque si le apetece.
¿Cómo hacer un gimnasio para gatos?

Los gimnasios caseros para gatos le dan una oportunidad maravillosa a la mascota para ejercitarse y divertirse sin salir de casa. Además, también puede ser un gran entretenimiento para la persona que va a fabricar la instalación. Eso sí, es importante no perder de vista nunca la seguridad del gato durante su construcción.

Te podría interesar...
Juguetes caseros para gatos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Juguetes caseros para gatos

Es fácil crear juguetes caseros para gatos si conoces lo que le gusta hacer a tu felino. Aquí te proponemos unos cuantos que puedes crear con tus m...