Descubre por qué a los gatos les gustan las cajas

Aitana Bellido · 18 marzo, 2018
Los felinos se sienten más cómodos en espacios reducidos, y esto está avalado por estudios que reflejan que los ejemplares que se pueden esconder socializan mejor con las personas y otras mascotas; también ayudan a mantener su temperatura corporal tanto en la estación veraniega como en la invernal

Es probable que tu propio gato haya desdeñado en muchas ocasiones los carísimos juguetes que le traes para esconderse en una de las cajas que acaban de llegar del supermercado. A los gatos parecen gustarles más las cajas que las personas, y ahora descubrimos por qué.

La personalidad felina y las cajas

Los gatos son animales que tienen una gran necesidad de controlar todo lo que les rodea. Esto quiere decir que, ante situaciones nuevas o que no llegan a comprender, pueden acabar sufriendo estrés o acabar mostrando un comportamiento autodestructivo.

Existe una infinidad de estudios que se centran en el comportamiento de los gatos y en sus extrañas costumbres. La conclusión a la que han llegado la mayoría de ellos es que los felinos se sienten más cómodos en espacios cerrados.

La etóloga Claudia Vinke, de la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos, estuvo trabajando en un estudio que buscaba maneras de calmar a gatos que estaban confinados en protectoras.

Vinke estuvo trabajando con una protectora holandesa a la que proporcionaba cajas en las que los gatos pudieran esconderse a sus anchas. Dividió a la población felina de la protectora en dos grupos: al primer grupo le dio las cajas y al otro le privó de ellas.

Gatito en una caja

Según su estudio, los niveles de estrés de aquellos que tenían las cajas eran menores de los que no contaban con ellas. Los gatos que las tenían, de hecho, tardaron menos tiempo en adaptarse a su nuevo entorno y mostraron mejores niveles de interacción con sus cuidadores.

“Esconderse es una estrategia del comportamiento con la que cuentan las especies para enfrentarse a cambios medioambientales y a situaciones estresantes”.

A los gatos les gustan las cajas porque les permiten aislarse del mundo

Otra de las conclusiones a las que han llegado los diversos estudios sobre el comportamiento de los gatos es que son animales que no soportan bien el conflicto.

Ante una situación que les moleta o desagrada, los gatos prefieren huir y, por tanto, las cajas les proporcionan un refugio temporal en el que tranquilizarse y analizar la situación desde un punto más neutral.

Gatos en caja

Este tipo de reacción, pese a ser muy común, también puede ser un síntoma de que tu gato no se está adaptando como debería a su entorno o de que está reaccionando ante una fuente de estrés cercana.

Las cajas pueden ayudar a regular la temperatura corporal de tu gato

La temperatura corporal de un gato sano oscila entre los 38 y los 39 ºC, es decir, un par de grados por encima de la nuestra. A los gatos les gustan los sitios frescos y aislados, y por eso es fácil encontrarlos en la bañera, en el lavabo o incluso dentro de armarios.

Las cajas pueden ayudarles a preservar y regular su temperatura corporal durante los días de verano. Piensa en este objeto como una unidad de aislamiento que permite a tu mascota soportar las agobiantes tardes de verano.

En invierno tienen el efecto contrario: las cajas les ayudan a preservar el calor corporal, ya que su pequeño tamaño les obliga a aovillarse y, con esta postura, les resulta más fácil entrar en calor.

El mundo animal está lleno de misterios que ni los científicos más aventajados son capaces de comprender. Si embargo, a veces la respuesta es más simple de lo que parece.