Cómo ganarse la confianza de un gato callejero

Yamila · 14 julio, 2018
Es difícil superar la desconfianza de un felino que vive en la calle, sobre todo si ha sido maltratado, pero con constancia y respetando diversas reglas podrías conseguirlo; es posible ganarse el favor del minino si se le da de comer

Cualquier animal que vive en la calle es desconfiado, sobre todo si ha sido maltratado en el pasado. Si quieres ganarte la confianza de un gato callejero, tendrás que armarte de paciencia y seguir algunos pasos. ¡Con el tiempo hasta podrás llevarlo a casa!

Tips para ganarse la confianza de un gato callejero

Ya sea que lo hayas visto en plena calle o que ha aparecido en el patio de tu casa, un gato callejero será muy arisco y desconfiado porque no te conoce. Suele ser más difícil entrar en confianza con un felino que con un perro. Pero que eso no te desanime, puedes darle un hogar si consigues hacerte su amigo:

1. Respeta su espacio

A menos que el gato corra peligro en el sitio donde está, te recomendamos que permitas que se quede en el lugar que ha elegido. Allí se siente seguro y protegido. Los gatos de la calle huyen de los humanos porque tal vez no hayan tenido buenas experiencias con ellos. Por lo tanto, debes demostrarle que eres diferente.

Respetar su espacio de seguridad es el primer paso para ganarse la confianza de un gato callejero. Acércate solo hasta que notes que el animal se pone nervioso, maúlla o eriza el pelo. Poco a poco podrás dar un paso más sin que lo considere una amenaza.

2. Dale comida

Esta es sin duda una de las mejores maneras de que el gato confíe en ti. Pero para ello, ten en cuenta algunas cuestiones muy importantes. Como primera medida, elige un alimento que tenga un aroma fuerte, como una lata de atún o un sobre de pienso húmedo… ¡Ambas opciones les encanta!

Alimentar gatos en la calle

Deja el recipiente en un lugar cerca de su refugio y retírate. No te quedes mirándole para que salga de allí. Aunque esté muy hambriento, esperará a que te encuentres lejos para alimentarse. Una vez que el animal esté comiendo, no te acerques ni mucho menos intentes tocarlo.

Una buena idea es darle de comer siempre a la misma hora cada día y utilizar ciertas conductas repetitivas. Por ejemplo, mover el recipiente si tiene pienso seco o abrir el paquete frente a él son excelentes maneras de llamar su atención. Quizás tengas que repetir este proceso durante un par de semanas hasta poder acercarte cuando se alimente.

3. Acércate cada vez más

Una vez que el gato salga cuando le des comida, es tu oportunidad para ganarte su confianza. Camina por sus alrededores, siempre dejando una distancia de alrededor de tres metros con el animal. No hagas movimientos bruscos, ya que lo asustarás y tendrás que comenzar de cero otra vez.

Cuando notes que el gatuno te mira de otra manera y no está tan temeroso, puedes ‘sobornarlo’ con alguna golosina o comida especial: una tira de pollo, un poco de pescado, etc.

Cómo alimentar una colonia de gatos

4. Habla su lenguaje

Para ganarse la confianza de un gato callejero tenemos que convertirnos en un igual. Por lo tanto, debes permitir que se acerque él primero, que se frote contra tus piernas o brazos –es la manera que tienen los felinos para impregnar sus feromonas en objetos– y que te pida mimos.

Un truco si llegas a estar bien cerca de él es mirarle a los ojos y parpadear lentamente. Aunque no lo creas, esa es una señal de que puede sentirse seguro a tu lado.

Los gatos son seres más que especiales, sobre todo si viven en la calle desde cachorros o se han escapado de una casa donde los maltrataban. No bajes los brazos, ponte feliz con cada logro que consigues. Verás que de a poco permitirá el contacto. Y si lo consigues, antes de llevarle a casa, pasa por el veterinario para que le realice un examen completo.