¿Cómo espantar a un gato de tu tejado?

Existen remedios caseros para ahuyentar a los felinos, que probablemente se hayan sentido atraídos por algún desecho que se haya quedado en esta parte de la casa

Si vives en una comunidad vecinal con dueños que tienen gatos, o incluso si hay muchos felinos por tu calle, puede ser que te encuentres a uno en el tejado. ¿Cómo espantarlo? A continuación, veremos algunos tips para que puedas dormir sin sobresaltos.

Es necesario aclarar que ninguno de estos métodos que presentamos dañará al animal, pues solo se trata de trucos considerando los miedos de los gatos. Suele ocurrir que el gato de tu tejado viene de la casa del vecino. Los gatos no suelen hacer sus necesidades fisiológicas donde comen; por eso, quizá utilicen como baño personal tu terraza o tu tejado.

Espantar el gato de tu tejado engañando su olfato

Si hablar con los propietarios del felino no te da resultados, entonces deberás recurrir al ingenio sutil. Para ello, tendrás que saber algo más sobre las costumbres de los gatos. Una vez que marcan un territorio volverán siempre a él;lo primero que deberás engañar será, de esta forma, su olfato.

Azufre: lo venden en las ferreterías en cilindros o barras. Lo único que hay que hacer es molerlo y dispersarlo en todos los bordes de la terraza o tejado. Sobre todo, deberás poner en los lugares donde el gato orinó o defecó. Este consejo es uno de los más efectivos ‘espantagatos’ que existe.

Repelentes para gatos: caseros o comerciales, no dejan de ser otra opción más que válida para espantar a un gato de tu tejado. Si te vuelcas por el casero, podrás elaborarlo con ingredientes bien aromáticos como la citronela, el limón, el tomillo o la pimienta.

Cómo ahuyentar a los gatos de mi techo

Diferentes plantas y repelentes para gatos

Plantas que repelen gatos del tejado o el jardín: además de las citadas anteriormente, otras plantas aromáticas que servirán a tu propósito de alejar a los mininos de tu territorio son: lavanda, ruda oo naranjos. Existen también dos tipos de arbusto de aroma para ahuyentar gatos: el ‘Coleus Canina’, y el ‘Pissatop’.

Productos comerciales para ahuyentar gatos: en general, los repelentes para gatos se fabrican con la orina sintetizada de depredadores del gato. En este caso, basta con echar alrededor de la zona que visita el animal. De todos modos, asegúrate de que no contenga químicos que dañe a las mascotas.

Repelentes ultrasónicos para espantar gatos: otro efectivo método para deshacerte del indeseable gato de tu tejado, es mediante el ultrasonido; el sonido de estos dispositivos es imperceptible al oído humano. El problema es que tus mascotas de casa también oirán estas señales extremadamente agudas.

Mantener la zona despejada: quizás esos gatos que invaden los tejados se han sentido atraídos por algún desperdicio hallado alguna vez. No dejes nada al alcance de estos animales; si tiras la basura en la puerta de tu casa, es como si les dieras una tarjeta de invitación.

Repelentes caseros para gatos

La única ventaja de la presencia de los gatos en los alrededores de tu casa es que cazan ratones. No obstante, la toxicidad de las heces del felino es más perjudicial que los posibles beneficios.

Cítricos, especias y el uso de agua

Cáscaras de cítricos: si aplicas repelentes, no escatimes alrededor de las macetas con tierra. Es en estos sectores donde los gatos gustan de escarbar y revolver. Una manera de mantenerlos fuera de tus plantas es con cáscaras de cítricos; cada dos o tres días, coloca algunos trozos de cáscara de limón o pomelo.

Pimienta: no se trata de arrojar pimienta directamente a ningún felino. Hay dos maneras de aplicar esta especia con toques picantes: por un lado, se puede espolvorear directamente en distintas zonas del patio. Además, se puede realizar un spray casero añadiendo alcohol. Esta última propuesta resulta mucho más efectiva.

Asustar al gato con agua: un sistema de riego automático puede ahuyentar a estos curiosos animales por un tiempo prolongado. El agua no les lastima, pero tampoco les agrada. Se puede colocar la manguera de modo tal que puedas activarla cada vez que escuches al minino en tu techo.

Con un poco de paciencia y constancia, con seguridad lograrás darle a entender a estos atrevidos visitantes que no deseas verles en tu tejado. Es muy sencillo poner estos consejos en práctica y decirle adiós a los malos olores y sorpresas desagradables en tu tejado.

Te puede gustar