Los perros pueden detectar el cáncer de tiroides en la orina humana

Luis Francisco · 6 diciembre, 2015

Una de las enfermedades más delicadas que puede sufrir el ser humano es el cáncer. No solo se trata de los difíciles momentos que se viven en medio de los dolores y las quimioterapias, sino también de lo complicado que resulta detectarlo a tiempo para que pueda ser tratado con mayor facilidad.

Según diversos especialistas de la salud, el cáncer de tiroides puede determinarse de manera precoz, debido a que la aparición de células cancerígenas y tumores malignos en dicha glándula puede detectarse fácilmente a través de la aspiración con aguja fina y ecografía de alta resolución.

Sin embargo, los últimos avances han encontrado una manera mucho más fácil de detectar este terrible problema, sin la necesidad de tener que hacerse una biopsia. Lo que genera sorpresa es que ni siquiera se trata de un instrumento última generación, sino del mejor amigo del hombre.

Los perros son capaces de detectar el cáncer de tiroides con tan solo oler la orina de la persona. Este hecho se ha convertido en una noticia impactante para la humanidad y las ciencias médicas, ya que en un futuro no muy lejano, no sería nada extraño ver a estos hermosos caninos en las clínicas oncológicas.

Un experimento minucioso

 

En el marco de la edición 97 de la reunión anual de la Sociedad Endocrinóloga de Estados Unidos, celebrada en la ciudad de San Diego (California), fue revelado un estudio en el que se determinó cómo los caninos pueden determinar esta enfermedad en quienes aún no han sido diagnosticados.

El jefe de esta investigación fue el experto en endicronología oncológica de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Arkansas, Donald Bodenner, quien demostró que estos amigos de cuatro patas son capaces de detectar este tipo de cáncer en una etapa temprana.

Este impactante descubrimiento fue realizado mediante un experimento en el que se utilizó a un pastor alemán llamado Frankie, quien debió olfatear la orina de 34 pacientes. Lo que resultó ser una auténtica sorpresa, fue que el perro acertó el diagnóstico en el 88, 2% de los casos.

Los perros y su preciso sentido del olfato

Según indica Bodenner, los caninos poseen uno de los olfatos más importantes en el reino animal, el cual es hasta 10 veces superior al del ser humano, ya que cuentan con un órgano auxiliar sensitivo conocido como órgano de Jacobson, el cual se encuentra entre la nariz y la boca.

Así mismo, aseveró que si bien no se debe tomar ningún tipo de decisión con respecto al tratamiento que se le aplicará al paciente a partir de esta técnica canina, informó que la precisión diagnóstica de Frankie fue ligeramente inferior a la de los métodos convencionales.

Alta efectividad en los resultados

En los prolegómenos de la prueba realizada al pastor alemán para determinar quiénes tenían cáncer de tiroides y quiénes no, este hermoso compañerito fue adiestrado para identificar las muestras de tejidos tiroidales extraídos de varios pacientes. Después de olerlas, debía manifestar una respuesta a través de un comportamiento.

Dichos tejidos emanan un olor particular cuando tienen células cancerígenas, por lo que Frankie debió olfatear la orina de 34 personas antes de realizarse la biopsia. Si tenían cáncer, el canino debía tumbarse al suelo, si por el contrario, no presentaba ningún indicio de esta enfermedad, simplemente debía apartarse.

Lo cierto fue que de los 34 pacientes que ofrecieron su orina para la prueba, 15 fueron diagnosticados con cáncer y 19 dieron negativo. El peludo amigo solo se equivocó en 4 casos.

Cambios en el diagnóstico del cáncer de tiroides

Autor: Ana Fuentes
Autor: Ana Fuentes

Si bien es cierto que hace falta un estudio más amplio para que no quede lugar a dudas, no sería nada descabellado que estos compañeritos de cuatro patas sean entrenados y utilizados por los oncólogos para evitar el uso de la aspiración por aguja y la ecografía de alta resolución.

De hecho, los médicos de la Universidad de Arkansas han anunciado que ampliarán sus investigaciones con los perros y colaborarán con la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Auburn para este fin.

Esto sería un enorme avance en la forma de diagnosticar el cáncer de tiroides, ya que significaría una enorme ventaja, al ser un método no invasivo con un precio mucho más económico que el habitual.

Una vez más, los caninos han demostrado que sus virtudes y capacidades son más numerosas y sorprendentes de lo que muchos creen.