¿Cómo es la forma de vida de la almeja?

Francisco María García 23 julio, 2018
Especialmente valoradas como alimento, estos moluscos bivalvos pueden ser de diversos tamaños, con casos de hasta 8 kilos; también es llamativa su esperanza de vida, y es que hay especies que alcanzan a vivir hasta 200 años

Las almejas son moluscos de la familia de la ostra, el mejillón o el berberecho. Por sus dos conchas unidas por un delgado filamento reciben el calificativo de bivalvos. La vida de la almeja es conocida hace miles de años, dado que desde siempre se consideró como alimento humano.

Existen multitud de clases de almejas, entre ellas la almeja de carril o almeja fina (Ruditapes decussata) o la chirla (Chamelea gallina). Estos seres de tamaños diversos se desplazan en aguas marinas de mediana profundidad mediante la acción de apertura y cierre de sus valvas.

Características físicas de la almeja

Las almejas pueden tener varios colores, aunque por lo general son grises con manchas oscuras. Se distinguen a simple vista las delgadas hendiduras de su exterior; las cochas de hasta cuatro centímetros de longitud mantienen a resguardo un cuerpo blando.

Estos curiosos moluscos constituyen organismos simples. No poseen cerebro ni ojos; solo cuentan con un aparato digestivo que incluye boca y recto, y un corazón. Por otra parte, el sistema circulatorio es abierto, lo cual significa que el agua se filtra naturalmente entre sus órganos y su sangre.

Los expertos afirman que las almejas son unos de los animales de mayor antigüedad sobre el planeta tierra. Su longevidad, en condiciones naturales, puede alcanzar tranquilamente los 150 años de vida.

Tipos de almejas

Existen almejas realmente extraordinarias, como la almeja del Geoduck (Panopea abrupta) de la costa pacífica de Canadá y Estados Unidos. Las geoduck son conocidas por ser las almejas más grandes del mundo. El peso promedio de estos especímenes es de 1,5 kilogramos, pero se conocen casos de hasta 8 kilos.

Algunas variedades de almeja

  • Almeja dorada (Tapes aureus). Su nombre viene dado por los tonos dorados de su concha.
  • Almeja japónica (Ruditapes philippinarum): se encuentran colonias en costas inglesas y francesas, aunque también se ha extendido su presencia hasta Italia y España. Su característica principal son sus líneas bien definidas; la tonalidad de esta variante oscila entre el negro y gris, y el tostado.
  • Almeja francesa: se distingue por su color oscuro. Su hábitat suele desarrollarse en La Vendée, Normandía y Bretaña.
  • Almeja babosa (Venerupis pullastra): se reconoce por sus conchas quebradizas.
  • Almeja de Islandia: son famosas por sus especímenes de hasta 200 años. Esta variedad puede llegar a ser de gran tamaño al final de su vida.
  • Almeja rubia (Tapes rhomboideus): de tonalidades rojizas, la caracterizan las líneas zigzagueantes del exterior.

La vida de la almeja: hábitat, alimentación, reproducción

Las almejas viven escondidas en el fondo arenoso de mares y océanos; el modo de mantenerse a salvo de sus depredadores es ocultándose bajo la arena. En el caso de las chirlas o de las almejas finas, pueden encontrarse en el Canal de la Mancha, el litoral atlántico y, en menor medida, el Mediterráneo.

El alimento de las almejas es el plancton marino. Para ingerirlo, disponen de un sistema similar a un sifón; gracias a este ‘dispositivo’, son capaces de mantenerse a salvo bajo 30 centímetros de arena cuando baja el mar.

Moluscos: almejas

La vida de la almeja es muy frágil en sus comienzos. Estos moluscos realizan su fecundación de manera externa. Una vez que los huevos han sido fecundados, se produce la larva; las crías se alejan del seno familiar arrastrados por las corrientes. Con una medida de apenas un cuarto de milímetro, la larva estará lista para enterrarse en el fondo del mar.

Allí, bajo la arena, la larva comienza una metamorfosis lenta y continua; lo primero que la larva perderá será el órgano con el cual se deslizaba en la corriente. Después desarrollará branquias y valvas, que irán mutando hasta convertirse en conchas.

Propiedades nutricionales de la almeja

Una de las cualidades nutritivas de las almejas es su bajo nivel en grasa, mucho menos que otros mariscos. Solo un 0,5 a 2 % de su cuerpo contiene grasas, aunque sí posee una interesante cantidad de vitaminas, sobre todo de B3 y A. Estas vitaminas sirven como aporte de energía y como recomposición de tejidos, respectivamente.

Por otra parte, las almejas son ricas en fósforo y hierro, zinc y selenio. Además, cuentan con otras bondades como potasio, retinol y ácido fólico. En la actualidad, la mayor parte de las almejas para consumo humano provienen de criaderos.

Te puede gustar