¿Cómo es el koala?

Francisco María García 10 abril, 2018
El 90% de su existencia se la pasa en los árboles, duerme 18 horas diarias y come durante unas cinco horas por la noche

Los koalas, de nombre científico Phascolarctos cinereus, son mamíferos herbívoros pertenecientes a la familia de los marsupiales. Si bien su apariencia puede asemejarse a la de un pequeño oso, los koalas no tienen ningún parentesco con los osos. En realidad, comparten su familia con los canguros y con los murciélagos, animales muy distintos entre sí.

Características físicas del koala

El cuerpo del koala tiene forma de huevo y no posee cola, una característica muy peculiar de esta especie. Su cara es ancha, con grandes ojos, y orejas redondas y pilosas.

La piel de este animal está cubierta mayormente por pelos en forma de felpudo, de tonalidades que varían de grisáceas a corizas. No obstante, su dorso muestra una felpa blanca, mientras su cadera suele ser jaspeada.

A pesar de su cabeza de gran tamaño, los koalas tienen uno de los cerebros más pequeños entre los mamíferos. Esta peculiaridad sirve para que los expertos suelan considerarlos como animales primitivos, que conservan muchos aspectos originales desde de su nacimiento como especie.

Dimorfismo sexual

Los koalas presentan un notable dimorfismo sexual, lo que facilita diferenciar machos y hembras. Los machos suelen ser más largos que las hembras, con una cabeza y una nariz más grandes. Además, su pecho es amplio y tiene un color café.

En el caso de las hembras, se distinguen por su bolsa abdominal (o marsupio), que desempeña una función fundamental en la crianza de sus cachorros.

Koala: hábitos

Hábitat del koala

Los koalas son originarios de Australia y representan una de las especies más características y populares de la Oceanía. Su hábitat natural se encuentra en los bosques de eucaliptos del continente australiano, que son popularmente conocidos como ‘bosques de goma’.

El koala suele vivir en colonias compuestas por múltiples individuos, pero difícilmente conviven entre sí. Cada koala transita entre los árboles que comprenden su territorio y suelen respetar los límites de sus semejantes para evitar peleas.

A pesar de su aspecto gentil, los koalas son territoriales y no tienen un buen nivel de sociabilidad. Para defender su territorio, un koala puede realizar severas peleas con sus semejantes y ser agresivo con los seres humanos. Por ello, viven aislados gran parte de su vida, y realizan algunos encuentros oportunos durante la época de apareamiento.

Hábitos y alimentación del koala

El koala mantiene hábitos nocturnos y su alimentación se basa en el consumo de hojas, principalmente las de eucalipto. Generalmente, pasa cuatro o seis horas por noche comiendo, lo que se traduce en el consumo de muchas hojas. No obstante, su metabolismo es tan lento que el animal puede tardar días para digerir los alimentos consumidos.

A pesar de comer un gran volumen de hojas, la dieta del koala es muy pobre en calorías. Por ello, su organismo está desarrollado para conservar el máximo de energía posible a través de un metabolismo reducido. Un koala adulto puede dormir hasta 18 horas por día, principalmente en los horarios de mucho calor.

Cuánto duerme un koala

La energía generada por su organismo es utilizada para transitar entre los árboles, marcar territorio y conseguir más alimento. Con sus movimientos lentos, los koalas reafirman su dominio sobre los arboles de su entorno, y dejan en ellos sus olores y rasguños.

Se estima que un koala pasa cerca del 90% de su vida en lo alto de los árboles. De forma diferente de los monos y otras especies, los koalas no se balancean en las ramas de los arboles. Con sus potentes garras, consiguen sujetarse en los arboles y escalarlos con mucha facilidad.

Reproducción del koala

La llegada del verano en los bosques australianos anuncia el inicio de la época de apareamiento para el koala. Durante el periodo de reproducción, las parejas se encuentran en estos territorios compartidos para aparearse.

La gestación de los koalas dura cerca de 34 días. Como son mamíferos marsupiales, el desarrollo de sus cachorros comienza en el útero de la ‘mamá’, y pasa posteriormente a su bolsa abdominal (o marsupio). Los koalas recién nacidos son pequeños, no tienen pelos ni orejas y sus ojos todavía están cerrados.

En sus primeros seis meses, los koalas bebés viven en el marsupio y se alimentan solo de leche materna. A partir de su cuarto mes de vida, su curiosidad natural los lleva a asomar su cabeza para ‘reconocer’ su entorno.

A partir de su séptimo mes, el koala está preparado para salir al ambiente externo y empezar su vida independiente. En su vida silvestre, los koalas pueden vivir entre 10 y 13 años; las hembras más longevas que los machos.

Te puede gustar