5 animales que viven en los árboles

Yamila · 20 febrero, 2018
Hay diferentes tipos de especies que habitan 'colgados ' de las ramas o cerca de ellas, como pueden ser mamíferos, aves, reptiles o insectos; su anatomía se ha adaptado claramente al 'ambiente' de los troncos, y es que algunos han desarrollado gran habilidad para desplazarse

Tanto en la selva como en los bosques existen muchos animales que viven en los árboles… ¡Algunos nunca bajan de ellos! Otros combinan la vida entre las ramas y el suelo. Te informamos acerca de varias especies que utilizan los troncos y las copas como sus hogares.

¿Qué animales que viven en los árboles existen?

Los animales que viven en los árboles se han adaptado de forma tal que sus cuerpos y hábitos giran en torno a su ‘gran hogar’, del cual muchas veces no descienden nunca.

Por ejemplo, los monos tienen una cola prensil que les permite colgarse de las ramas, las ardillas voladoras cuentan con pliegues en la piel para planear entre copa y copa, y ciertos reptiles presentan garras muy afiladas para aferrarse a los troncos.

También las aves han aprendido a crear sus nidos aprovechando la forma de los árboles, mientras que los insectos tienen la capacidad para trepar sin caerse gracias a sus patas bien preparadas. Algunos de los animales que viven en los árboles son:

1. Iguana

La iguana –imagen que encabeza este artículo– es un reptil escamoso nativo de los hábitats tropicales de Latinoamérica que incluye dos especies: verde y del Caribe. Vive en los árboles a más de un metro del suelo y puede moverse sin problemas entre las ramas gracias a sus garras bien afiladas.

Es un animal herbívoro de hasta 150 centímetros de longitud con una cola casi tan larga como su cuerpo. El cuello y dorso presentan crestas de espinas, y sus ojos están preparados para vislumbrar sombras, cuerpos y movimientos.

2. Búho

Este ave de plumas alzadas como si fuesen ‘orejas’ es uno de los habitantes más frecuentes de los bosques. Los búhos pueden vivir en diversos hábitats, aunque prefieren sitios repletos de árboles.

(Ave) Búho real: características

Se alimenta de casi todo lo que encuentre que sea de menor tamaño que él (insectos, ratones, lagartijas, peces, etc) y tiene hábitos nocturnos: puede cazar en la oscuridad gracias a su desarrollada vista y su capacidad de ser muy silenciosas.

3. Orangután

Es un primate –cuyo nombre científico es Pongo– originario de Indonesia y Malasia; el término ‘orangután’ significa ‘hombre de la selva’ en idioma malayo. Esto se debe a que caminan casi erguidos como los seres humanos.

Nueva especie de orangután

Las extremidades delanteras –brazos– son más largas que las traseras –piernas– y también más fuertes; las manos largas y estrechas con cinco dedos les permiten colgarse de las ramas. Otra de las características inherentes a los orangutanes es su pelaje rojizo que no aparece en manos, pies, vientre y pecho.

Un macho adulto puede medir más de 150 centímetros y pesar cerca de 120 kilos. Sin embargo, es bastante pacífico, salvo cuando se pelean entre los de su especie, ya que son muy territoriales. Duerme bastante –siempre en las ramas de los árboles– y se ‘arma una cama’ de hojas nuevas a diario.

4. Koala

Es uno de los animales que viven en los árboles más característicos y de los primeros que se nos vienen a la mente. Vive en las zonas costeras de Australia y es muy fácil de reconocer: cuerpo robusto con pelaje grisáceo, cabeza grande con nariz negra y orejas redondas y peludas, y garras gruesas que le permiten aferrarse al tronco sin problemas.

Marsupiales

Prefiere las zonas abiertas de bosques de eucaliptos, ya que las hojas de esta especie son su principal fuente de alimento. El koala lleva una vida muy sedentaria y duerme hasta 20 horas al día. Solo se junta con otros de su especie para reproducirse y durante el tiempo en que la cría se mantiene bien cerca de la madre (son marsupiales, no úrsidos como se cree); el resto del tiempo están solos.

5. Termitas

Estos insectos se alimentan de la celulosa de la madera, por lo que viven dentro de los árboles o muy cerca de ellos. Forman nidos –conocidos como termiteros– de millones de ejemplares divididos en castas: obreras, soldados y reproductores primarios y secundarios, tal como sucede con las hormigas o las abejas, pero en este caso, además de una reina, también hay un rey.

Las termitas son más frecuentes en África, América del Sur y Australia, principalmente habitan bosques tropicales y sabanas, y su población constituye el 10% de la biomasa del planeta.