Cómo calcular mejor las porciones de comida de tu perro

9 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
Si queremos mantener a nuestra mascota en perfectas condiciones de salud, una de las maneras es a través de su dieta; te enseñamos a calcular las porciones de comida de tu perro

La hora de comer es, seguramente, uno de los momentos que todas las mascotas esperan con impaciencia. Por eso, está en nuestra mano asegurarnos de que les alimentamos de la mejor manera posible, y sobre todo, en su justa medida. Si todavía tienes algunas dudas respecto a esto último, te ayudamos a calcular mejor las porciones de comida de tu perro.

¿Qué factores influyen en la alimentación?

Al igual que ocurre con nosotros, cada animal tiene unas necesidades alimenticias básicas. Si lo trasladamos a los perros, existen una serie de parámetros que van a determinar, por ejemplo, el tipo de pienso más indicado para él. Estos parámetros son fácilmente identificables, y son los siguientes:

  • Tamaño, raza y peso: son los indicadores fundamentales a la hora de calcular las porciones de comida de tu perro.
  • Nivel de actividad: varía si tu perro es más activo o, por el contrario, prefiere estar en casa. Este parámetro tiene cierta relación con la raza.
  • Edad.
Porciones de comida de tu perro

A continuación, vamos a desgranar todos estos parámetros, ya que conocerlos puede ayudar sobremanera a calcular las porciones de comida de tu perro:

Porciones de comida de tu perro, en función del tamaño, raza y peso

Como ya hemos indicado, estos parámetros son los que más ayudan a calcular cuánta comida necesita nuestra mascota. Es evidente que el tamaño influye notablemente, pero, contrariamente a lo que se suele pensar, un perro pequeño gasta más recursos energéticos en proporción que un perro grande. Esto no quiere decir que haya que aumentar la dosis.

En cuanto a la raza y el peso, lo ideal es consultar las tablas que algunos organismos animales oficiales publican a menudo. En ellas podemos encontrar una guía que relaciona raza y peso, y que indica la cantidad ideal de alimento. Por ejemplo, si tenemos en casa un perro enano –un chihuahua– con un peso que no supera los tres kilogramos, su ración diaria debería de ser de entre 50 y 90 gramos.

Chihuahua comiendo

Si, por el contrario, nuestro amigo es un perro grande –un Terranova– con un rango de peso por encima de los 50 kilogramos, su ración diaria no debe ser menor de los 500 gramos.

Porciones de comida de tu perro, en función de su actividad y edad

La energía que nuestro perro demuestra día a día también va a influir en su dieta. Si el nivel de actividad es alto, debido a paseos largos u otras actividades, el aporte calórico que necesitará será mayor, por lo que hay que aumentar la dosis. Esto no ocurre en el caso de perros más sedentarios.

Por último, la edad también condiciona la dieta de nuestro perro, tanto en cantidad como en calidad. En este caso, el tipo de dieta debe variar a medida que el perro va creciendo. En su etapa de cachorro, y tras dejar atrás la lactancia, será recomendable alimentarles con un pienso de alto valor energético, unas cuatro veces al día.

A medida que vaya creciendo, el tipo de alimento y la frecuencia irán variando, hasta llegar a la edad avanzada. En este caso, la dieta debe ser baja en grasas, y en cantidades moderadas para evitar el sobrepeso ocasionado por la falta de movilidad.

Labrador comiendo

Herramientas adicionales para las porciones de comida de tu perro

Si todavía tenemos dudas, afortunadamente existen hoy en día algunos recursos que pueden ayudarnos con la alimentación de nuestra mascota. La más habitual es recurrir a las indicaciones del fabricante en los paquetes de pienso. Aquí podremos encontrar información pormenorizada sobre el tipo y cantidad de alimento en función de sus características.

Asimismo, también es útil contar con un vaso medidor. Si conocemos la cantidad necesaria de alimento, este utensilio nos facilitará la dosificación exacta. La tecnología también está al servicio de las mascotas, y existen calculadoras web para el control de calorías en perros.

Por último, y no menos importante, acudir a nuestro veterinario siempre es una buena opción. Él conocerá a nuestro perro y, por tanto, sus necesidades alimenticias específicas.

  • Domínguez, M. S. G., & Bernal, L. (2011). Diagnóstico y manejo de la obesidad en perros: una revisión. Revista CES Medicina Veterinaria y Zootecnia6(2), 91-102.
  • Rohlf, V. I., Toukhsati, S., Coleman, G. J., & Bennett, P. C. (2010). Dog obesity: can dog caregivers'(owners') feeding and exercise intentions and behaviors be predicted from attitudes?. Journal of Applied Animal Welfare Science13(3), 213-236.