¿Cómo alimentar a una gata embarazada?

La dieta de una felina gestante se debe componer de una comida rica en proteínas de origen animal, así como de grasas saludables; hay que evitar el exceso de carbohidratos

La dieta de felinas durante la gestación es determinante  para el desarrollo fetal saludable de los cachorros. Además, alimentar a una gata embarazada adecuadamente es vital para no poner en riesgo su salud antes, durante y después del parto.

A continuación, te contaremos las necesidades nutricionales de las gatas embarazadas y algunos consejos para alimentarlas correctamente.

Necesidades nutricionales de una gata embarazada

Una gata embarazada necesita recibir un elevado aporte de energía en su dieta diaria. Además de mantener su buena salud, su organismo deberá contar con los nutrientes necesarios para el desarrollo de los cachorros. En términos alimenticios, ello significa aumentar las calorías que permiten al cuerpo generar energía.

No obstante, este aporte calórico debe estar concentrado en los nutrientes esenciales para una felina gestante. No es eficaz alimentar a una gata embarazada con un exceso de carbohidratos para proporcionarle un extra calórico; los hidratos de carbono generarán básicamente azúcar, y no los nutrientes requeridos por la hembra y sus cachorros.

Las calorías extras para una gata embarazada deberán provenir principalmente de proteínas de origen animal. Es decir: carne vacuna, pollo, vísceras, mariscos, huevos, lácteos, etc. Además, será indispensable elevar el consumo diario de calcio, pues este mineral es vital para el desarrollo fetal.

Diferente de las perras, las gatas embarazadas tienen dificultad de conservar un 25% de porcentaje de grasa corporal aproximado; este nivel es el ideal para permitir la producción de la leche materna con los nutrientes adecuados. Por ello, su dieta durante la gestación deberá contener más grasas sanas, lo que la prepara para la lactancia.

Gata embarazada

¿Cuál es la mejor manera de alimentar a una gata embarazada?

La forma más segura de suplir las necesidades nutricionales de tu gata es ofrecerle un pienso comercial para gatos cachorros. Estos alimentos balanceados ofrecen la proporción adecuada de todos los nutrientes esenciales para la futura mamá y sus pequeños mininos.

Además, los gatitos podrán acudir al plato de su mamá y probar el pienso sin riesgo. Ello es fundamental durante el periodo de destete, cuando los cachorros se preparan para dejar la leche materna y comer alimentos sólidos.

Si optas por alimentar a una gata embarazada con piensos comerciales, recuerda elegir siempre un alimento de excelente calidad (línea premium). Los piensos de alta gama contienen carnes deshidratadas de alta calidad y fácil digestión, que son fácilmente asimiladas por el organismo.

Por otro lado, los piensos de baja calidad son perjudiciales para nuestras mascotas, principalmente para cachorros y hembras embarazadas. Por lo general, tienen poca proteína animal y muchos cereales, como maíz, arroz o soja, lo que da lugar a una nutrición deficiente y muchos problemas gástricos, como la formación excesiva de gases.

¿Cuánto debe comer una gata embarazada?

Las gatas embarazadas suelen tener muchos reparos a la hora de comer. Su apetito aumenta durante el embarazo para suplir las necesidades nutricionales de su cuerpo. Después del parto, observaremos que su apetito va disminuyendo gradualmente hasta normalizarse.

Por ello, debemos poner en práctica algunos trucos para alimentar a una gata embarazada. Por ejemplo, la hembra debe tener el pienso disponible durante todo el día y comer lo que desee; ella acudirá a su plato y consumirá la cantidad que necesita para saciar su hambre y generar energía.

Gato va al veterinario

Junto a lo anterior, las consultas periódicas con el veterinario serán esenciales para controlar el aumento de peso de la hembra. Además, es indispensable verificar el adecuado crecimiento de los gatitos que están por salir en el parto.

El peso corporal de la gata embarazada

Como vemos, controlar el peso de la gata embarazada es fundamental durante toda la gestación. También es importante que la hembra tenga un peso saludable antes de quedarse embarazada.

La desnutrición y el sobrepeso pueden traer muchas complicaciones durante el embarazo y en el momento del parto. Por ello, debemos ofrecer una dieta equilibrada a nuestras mininas durante toda su vida.

Además, es crucial proporcionar una adecuada medicina preventiva para todas las gatas, independientemente de su edad o raza. Diversas patologías y malformaciones pueden ser causadas por condiciones que la gata madre transmite a sus cachorros.

En materia de prevención de la salud de nuestra mascota, tenemos que respetar el calendario de vacunación y desparasitaciones, y realizar visitas al veterinario cada 6 meses.

Por último, debemos resaltar la importancia de ser conscientes con la tenencia de mascotas. La esterilización es muy recomendable para evitar la sobrepoblación callejera y la transmisión de enfermedades altamente contagiosas.

Te puede gustar