Cada vez hay más casos de coccidiosis

Francisco María García · 28 noviembre, 2017

Ante la presencia constante de vómitos y diarrea en las mascotas, es importante descartar que haya coccidiosis.  Esta es una enfermedad generada por una infección por coccidios, parásitos que habitan en el intestino delgado de perros y gatos.

El contacto con material fecal es la causa principal de la transmisión de este parásito. Los huevos de coccidios están presentes en las heces del animal, las cuales pueden tener contacto con los huevos de diferentes maneras.

Los cachorros son más propensos a padecer este tipo de infección, entre otras cosa, porque poseen un sistema inmunológico más débil que un animal adulto. También afectan al sistema inmunológico el estrés, los cambios de rutina u otras infecciones.

Cabe reseñar que una alimentación adecuada ayuda a reforzar las defensas de las mascotas y, además, previene la formación de coccidios en los animales.

Cuáles son los síntomas de la coccidiosis

Los síntomas principales de la coccidiosis son vómitos y diarrea, y que en la mayoría de los casos hay presencia de sangre en las heces. Cuando la enfermedad avanza, el animal puede presentar pérdida de peso considerable, así como deshidratación y falta de apetito.

Perro enfermo con los ojos cerrados

Ciertamente, es clave atender los síntomas rápidamente para evitar la descompensación de la mascota. Y es que puede producirse una situación que incluso podría llevarle incluso hasta la muerte.

Sin embargo, en el caso de perros y gatos adultos los síntomas no son tan evidentes. De hecho, los animales pueden convivir con el parásito interno, sin que produzcan alguna afección que nos ayude a detectar la efermedad.

 Cómo detectar una coccidiosis

  •  Los huevos de coccidios tardan en madurar de un día a una semana, tras ser desechados en las heces. Por ello, pasados esos días se incrementan los riesgos de infección.
  • Para los dueños de los canes los síntomas son la manera para detectar la infección. Los parásitos coccidios son microscópicos, por lo que el veterinario requerirá un examen de las heces del animal.
  • En el caso de mascotas en adopción o en guarderías se recomienda una evaluación periódica de las heces. Aunque los animales no presenten síntomas de cocciodiosis, pueden estarla incubando.
  • Una detección temprana de la enfermedad, evita epidemias o contagios del resto de la manada. Como ocurre con el resto de patologías y enfermedades, siempre la prevención es mejor que el tratamiento posterior.

 Cómo prevenir una infección por coccidiosis

La causa principal de contagio por coccidiosis es el contacto con las heces. Resulta que con solo una pequeña cantidad que ingrese a la boca del animal, basta para este se infecte.

Por lo general, el contacto se debe a que el lugar donde juegan o descansan no está completamente limpio. Si la pelota de juego tuvo contacto con heces, al tomarla con la boca, el perro se infectará.

Es por ello que es preciso recordar que la primera medida de prevención debe ser la higiene, así que es clave mantener limpio el lugar donde los perros juegan y descansan para evitar la infección.

Eventualmente, hay que limpiar con desinfectantes las zonas donde acostumbren a defecar, así como que las heces deban ser recogidas inmediatamente. De esta manera, se evita la contaminación del lugar y la reproducción de coccidios.

Algunos especialistas recomiendan el uso de desparasitadores como métodos preventivos, sobre todo cuando la coccidiosis se presenta en un manada de cachorros. Sin embargo, no debe suministrarse ningún tipo de medicamento sin una aprobación médica previa.

Perro en el veterinario

 Qué hacer ante la sospecha de una coccidiosis

  •  En primer lugar, se debe acudir al veterinario. El procedimiento ante una coccidiosis es sencillo y efectivo y consiste en la dosificación de un desparasitador que corta el ciclo del parásito.
  • Adicionalmente, la mascota recibe tratamiento de rehidratación para la recuperación de electrolitos y energía. Únicamente en casos en lo que el animal presente una deshidratación severa es necesaria la hospitalización.
  • Cuando la coccidiosis ocurre en una manada o donde habitan varios animales, se deben aislar a los infectados. De esta manera se evitan los riesgos de contagio.
  • En el caso de que haya una hembra gestante es recomendable tomar muestras de sus heces. Ello puede prevenir la infección de los futuros cachorros.
  • Asimismo, el sitio donde vayan a permanecer los recién nacidos se debe conservar muy limpio. Cualquier infección prematura podría traer fatales consecuencias para los cachorros.
  • Los especialistas recuerdan la importancia de realizar los chequeos periódicos a las mascotas, así como cuidar sus procesos de desparasitación. Esto último es capital, sobre todo, donde habiten más de dos perros o gatos.