La higiene bucodental de tu perro

La higiene bucodental de tu perro puede ser algo que se te pase por alto. No obstante, esta es de suma importancia pues podría mejorar su calidad de vida y evitar enfermedades que podrían llegar por una mala higiene bucal. ¿Te gustaría conocer todos los consejos necesarios para llevar a cabo esta limpieza? ¡Pues te los damos!

Lo que debes saber sobre la higiene bucodental

Lo primero que hay que entender es que la higiene bucodental de tu perro es responsabilidad tuya, ya que ellos no pueden asearse por su cuenta. Esta deberá comenzar desde que el perro sea un cachorro, pues a las dos o tres semanas ya tendrá 28 dientes y la dentadura permanente no tardará en llegar. Para cuando tenga seis meses el perro ya tendrá los 42 dientes que tendrá toda su vida.

¿Qué puede acarrear una mala higiene bucodental?

Cuando no hay una buena higiene bucal los problemas de salud podrían llegar a aparecer antes de los tres años. De ahí que sea necesario recalcar la importancia que esta tiene. Estos inconvenientes aparecerán por el exceso de sarro sobre la superficie de los dientes. El sarro es una acumulación de calcio y fósforo de la que se aprovechan las bacterias que hay en la boca.

Persona cepillando los dientes de su perro

Estas bacterias irán degradando las encías causando gingivitis en el animal y haciendo que al final pierda el diente. Por ello, son necesarias las revisiones cada cierto tiempo de la dentadura del animal.

Cómo conservar una buena higiene bucodental

Veamos los pasos a seguir para que tu perro tenga una boca sana y que esta no le ocasione problemas.

  1. Comienza con una visita al veterinario. Lo mejor es que el veterinario examine la boca de tu perro y determine si hay o no algún problema que se deba tratar. Por norma general, para hacer una examen exhaustivo se anestesiará al perro. Esto no es un problema por el que debas preocuparte.
  2. Pide a tu veterinario que te haga una demostración. Muchos veterinarios se ofrecen de forma altruista a mostrarte cómo puedes hacer un buen cepillado de los dientes de tu perro. Esto te ayudará a cumplir la labor más fácilmente.
  3. Busca una pasta apropiada. Nunca se te ocurra limpiar los dientes de tu perro con pasta de dientes humana, pues existe una pasta especial para canes que podrás obtener en clínicas veterinarias o tiendas de animales. Escoge una que sea enzimática, que tiene mayor acción sobre bacterias y se puede tragar sin ningún problema.
  4. Usa un cepillo de dientes para perros. Hay distintos tipos de cepillo para perros. Pregunta al veterinario cuál podría ser el más adecuado para tu mascota. Según el tamaño de su hocico y su dentadura deberá ser de una forma u otra. Hay algunos perros, sin embargo, que no soportan los cepillos por lo que quizá tengas que usar un dedal de plástico u otro producto que el veterinario te pueda sugerir.

Persona cepillando los dientes de su perro

Más consejos sobre higiene bucodental de tu perro

  1. Hazlo de forma paulatina. No cepilles los dientes de tu perro de forma brusca, sino de manera progresiva y lentamente para que el perro no se sienta atacado e intente morderte. Podrías empezar por ponerte un poco de pasta dental sobre el dedo y dejar que la huela.
  2. Sé frecuente. Lo propio sería que cepillaras los dientes de tu perro cada día, pero si eres constante como para hacerlo dos veces a la semana será suficiente. Lo importante es mantener un hábito.
  3. Juguetes para la salud dental. Los huesos y los juguetes duros para morder son ideales para mantener la limpieza bucal de tu mascota.
  4. No olvides los premios. Las golosinas para perros que se usan como premios para fomentar el refuerzo positivo también son ideales para mantener los dientes y las encías sanas.

Sigue estos consejos y haz que la higiene bucodental de tu perro forme parte de vuestra rutina para que sea un perro sano y feliz, que no tienda a sufrir patalogías propias de un can descuidado.

Fuente de la imagen principal: Andrew_Nielsen

Te puede gustar