Cómo evitar el mal aliento en perros

La halitosis canina es un problema muy habitual. Apenas el animal abre la boca, nos invade un aroma fétido insoportable. Por ello, en este artículo te damos algunos consejos para evitar el mal aliento en perros.

¿Por qué se produce el mal aliento en perros?

Cuando el animal tiene olor desagradable en la boca, puede deberse a un problema de salud (como, por ejemplo, diabetes o enfermedades renales), un problema odontológico, o un problema de higiene. Los veterinarios indican que cuatro de cada cinco perros tienen patologías dentales a partir de los 3 años de edad.

La principal razón del mal aliento en perros es la acumulación de bacterias que se transforman en placa. Así es, lo mismo que sucede con las personas. Si esa placa no es extirpada, la saliva la va solidificando y formando depósitos de sarro. Esto puede provocar gingivitis, una condición donde las encías se inflaman y sangran.

Y todavía hay más, porque cuando la gingivitis se agrava, se convierte en periodontitis. Esta afección incluye pérdida del tejido que mantiene las piezas dentales “unidas” a las encías. El resultado es una enfermedad muy dolorosa con infecciones y pérdida de dientes, muelas e incisivos.

Cuando el olor desagradable se detecta levemente si el animal abre la boca, es que todavía estamos a tiempo para prevenir enfermedades graves. Pero, si a pesar de los cuidados y la higiene, el aliento fétido continúa, entonces deberías llevarlo al veterinario para que descarte algún trastorno en el hígado, los riñones o el estómago.

Tips para eliminar el mal aliento en perros

Básicamente, podemos reducir la halitosis canina a través de la higiene (cepillado de dientes), la alimentación y los hábitos saludables:

1. Cepillar los dientes periódicamente

La mayoría de las mascotas no son muy amantes de la higiene bucal porque, o bien les duele, o porque no comprenden qué es ese objeto que se le introduce en la boca. Sin embargo, debemos armarmos de paciencia y cepillar varias veces a la semana. En las tiendas de mascota venden cepillos especiales. O, si no, podemos usar uno de niño (que no esté usado para evitar traspasar bacterias).

Además, sugerimos conseguir dentífrico para perros, ya que el que usamos las personas tiene flúor, un componente tóxico para los animales. La limpieza es muy importante, y lo ideal sería enseñarle desde cachorro que se trata de un buen hábito para él.

Que sea un juego, y no un castigo, depende del dueño. En el caso de que el animal se ponga muy nervioso o quiera morderte, quizás deberías llevarle al veterinario o a un especialista, para que le cepille los dientes de manera profunda una vez al mes.

2. Darle comida seca

La alimentación guarda mucha relación con el mal aliento en perros. Como después de comer no se cepilla los dientes, tenemos que darle alimentos que realicen también esa función. La mejor opción es el pienso seco. Este pule los dientes y reduce el olor desagradable en la boca del animal. No te olvides de dejarle un recipiente lleno de agua para cuando termina de comer, así, mientras se hidrata, también enjuaga la boca él mismo.

Otro truco en relación a la alimentación y la halitosis: proporciónale verduras o frutas que sirvan para limpiar los dientes, tales como zanahoria o manzana cruda. Estas hortalizas eliminan la placa bacteriana, al mismo tiempo que sanan dientes y encías. Pregúntale al veterinario si puede comerlas.

3. Regálale ciertos juguetes

La próxima vez que se porte como corresponde, dale un presente: un mordedor de plástico o un aperitivo (galletas, huesos para roer, etc). Mientras lo muerde, estará limpiando la boca, generando saliva, y puliendo las piezas dentales. Los juguetes ideales son los de caucho natural o de nylon.

Recuerda que el mal aliento en perros está relacionado con los hábitos del animal y de sus cuidados.

Categories: Salud Etiquetas:
Te puede gustar