Animales que viven en el campo

Yamila · 10 noviembre, 2017
Las especies que habitan en las zonas alejadas de la urbe son, sin duda alguna, muy interesantes, ya que nos han acompañado desde hace miles de años; y han contribuido a nuestra alimentación y evolución como sociedad

Cuando pensamos en grandes extensiones de césped, quizás algunas montañas de fondo y toda la tranquilidad de mundo, también nos imaginamos rebaños pastando o refrescándose en el agua. Sin embargo, quizás no sabemos cuáles son todos los animales que viven en el campo, por lo que en este artículo te los nombramos y explicamos.

¿Cuáles son los animales que viven en el campo?

Si quieres organizar una escapada de fin de semana, o incluso mudarte a un entorno rural, te recomendamos que conozcas cuáles son los animales que viven en el campo:

1. Oveja

Su nombre científico es ovis orientalis aries y es un mamífero cuadrúpedo ungulado doméstico que se usa como ganado. La oveja es un rumiante que posee pezuñas y desciende del muflón, que habitó en Europa y Asia.

Es uno de los animales que viven en el campo más antiguos y de ellos se obtiene leche, lana y carne de cordero. La cría de ovejas se practica en muchas regiones del mundo y existen cerca de 200 razas diferentes. Se las clasifica por el tipo de lana: fina para la industria textil, media para la carne y producción comercial, y larga para la cruza.

2. Vaca

Es otro de los animales típicos del campo. Este mamífero rumiante es de gran tamaño –puede pesar hasta 800 kilos– y se usa principalmente para la producción de leche y carne, y, en menor medida para cuero. Las vacas fueron domesticadas hace 10 000 años en Oriente Medio; y la industria ganadera está extendida en todo el mundo.

Animales de campo: vaca

Una de sus principales características es que cuentan con un sistema digestivo complejo. La lengua es áspera, los dientes incisivos menores les permiten cortar la hierba y pueden pasarse ocho horas al día comiendo. Después de comer el material semidigerido este vuelve a la boca para deshacerlo. Tiene tres preestómagos para ‘guardar’ los alimentos.

3. Caballo

Es otro de los mamíferos domesticados que viven en el campo, y su cría se remonta al año 3 600 a.C. en la región de la actual Kazajistán (Asia). Su tamaño puede variar según la raza y se divide dependiendo del porte: pesados o de tiro, ligeros o de silla, y ponis o miniatura.

El pelaje del caballo puede ser de diversos colores, aunque los más comunes son marrón, blanco y negro. Después de una gestación de 11 meses la hembra, llamada yegua, da a luz a una cría por vez: potrillo si es macho y potranca si es hembra.

4. Gallina

Estos animales que viven en el campo son criados por la carne y los huevos, aunque en algunos casos también se aprovechan las plumas. Este ave omnívora que come hierbas, gusanos y maíz, puede vivir hasta 10 años.

Animales de campo: gallina

Una de sus principales características son las protuberancias rojizas de la cabeza llamadas crestas, y también lo son las que cuelgan a los laterales del pico. Las hembras pueden poner hasta 10 huevos por día e incubarlos durante tres semanas; y los machos, llamados gallos, producen casi siempre un cacareo típico al amanecer.

5. Cerdo

Es un mamífero de cuerpo pesado –pero bastante ágil y rápido– y de hocico flexible, cola ensortijada, piel gruesa y patas cortas con cuatro dedos. Fue domesticado hace 13.000 años en Próximo Oriente y en China por su carne (jamón) y su cuero.

Los cerdos son animales omnívoros, fáciles de alimentar, y en muchos campos se les da las sobras de la cena. Asimismo, tienen un olfato muy desarrollado y son bastante inteligentes. Finalmente, cabe reseñar que no poseen glándulas sudoríparas y, por ello, deben usar lodo o agua para refrescarse.

6. Asno

El último de los animales que viven en el campo de esta lista pertenece a la familia de los équidos, y fue domesticado casi al mismo tiempo que los caballos. Se usa para carga (es muy fuerte y resistente), puede vivir hasta 40 años, se adapta a diferentes ecosistemas y se lo conoce por dar fuertes coces con sus patas traseras con el objetivo de defenderse.