Amblipigio (Damon diadema y afines): cuidados en cautiverio

09 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Apreciado por su aspecto aterrador y alienígena, no cabe duda de que el amblipigio sorprenderá a cualquiera. Estos invertebrados pueden ser buenas mascotas, ya que no suponen ningún peligro para los humanos.

A pesar de que el aspecto del amblipigio o araña látigo pueda no resultar muy amigable, estos animales son apreciados entre los amantes de los artrópodos. De hecho, son buenas mascotas para aquellas personas a las que les gustan las arañas o los escorpiones, pero temen ser mordidas o picadas.

Los amblipigios son animales de climas tropicales, por lo que el recinto donde vivan en cautividad deberá cumplir con unos requerimientos fisicoquímicos concretos. Esto no es como criar grillos: las arañas látigo tienen algunas necesidades más exigentes. A continuación, te ofrecemos todos los trucos para cuidar en cautividad de este fascinante invertebrado.

Consideraciones iniciales

Ciertas especies de amblipigios están consideradas como vulnerables por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), como son Charinus seychellarum o Phrynichus scaber. Por ello, hay que asegurarse de que el animal adquirido proviene de la cría en cautividad y no ha sido extraído de su medio.

Del mismo modo, estos son animales que crían fácilmente y se adaptan muy bien a distintos climas. Por esta razón, se debe prevenir en todo momento posibles fugas y, mucho menos, liberarlos deliberadamente a la naturaleza.

Por su modo de vida, estos animales requieren tipos de terrarios concretos con ciertas especificaciones que se deben cumplir para que el artrópodo sobreviva. Los amblipigios tienen necesidades específicas que, si no se cubren, terminarán con la vida del animal de forma muy rápida.

A diferencia de otros artrópodos, estos invertebrados son muy pacíficos y tranquilos. Pueden ser manipulados con cuidado sin miedo a recibir daño. Sin embargo, son muy rápidos y podrían escaparse fácilmente. Por ello, se recomienda su manipulación —solo cuando sea necesaria— con un bote, por ejemplo cuando se quiera cambiar de terrario.

La cara de un Damon diadema.

Cuidados en cautividad del amblipigio

El amblipigio es un experto en el escapismo. Gracias a sus cuerpos planos, estos artrópodos pueden meterse en la más minúscula grieta. Por esta razón, a la hora de elegir el mejor recinto para este animal hay que tener su increíble adaptabilidad en mente.

¿Cómo debe ser el terrario para el amblipigio?

A pesar de que el cuerpo de los amblipigios no es muy grande —alrededor de los tres centímetros—, sus patas pueden hacer que midan más de 20 centímetros de diámetro total o legspan. Esto, junto al hecho de que son animales realmente activos, hace que requieran un terrario de 20 litros mínimo de volumen para un solo animal.

Si se quiere introducir más de un ejemplar, la capacidad de tanque se aumentará en 10 litros por cada individuo extra. Es importante además, que el tanque sea vertical, es decir, más alto que ancho.

El amblipigio es un animal arborícola, por lo que los troncos y ramas altas son esenciales en el terrario. Además, como todos los artrópodos, el amblipigio realiza mudas sucesivas de su exoesqueleto y para ello se cuelga de algún lugar alto. Si no lo hay, el animal no puede mudar su piel —o lo hace mal y a medias— y se muere.

El sustrato debe tener una profundidad mínima de 12 centímetros y debe estar siempre húmedo, pero nunca encharcado. El mejor tipo de sustrato para estos animales es la fibra de coco, ya que mantiene la humedad pero también se airea fácilmente, lo que previene la aparición de hongos. Se pueden añadir también plantas vivas que agreguen un aspecto tropical al terrario. 

Por último, hay que colocar muchísimos lugares de ocultación en la instalación, pues estamos ante una especie nocturna que odia la luz. La mejor opción siempre son los troncos de corcho huecos dispuestos en forma vertical. Cuando se utilicen rocas, estas tienen que estar muy bien fijadas y ser estables para evitar posibles aplastamientos.

Parámetros ambientales

Aunque provengan de climas tropicales, en realidad estos animales son nocturnos y pasan el día escondidos en grietas donde la humedad es alta y las temperatura frescas. Por ello, no es necesario mantener a estos animales con un calentador.

No obstante, es mejor colocar el terrario en un lugar fresco dentro de la casa, sin luz solar directa y sin una fuente de calor cercana, como un radiador. Aún así, si la temperatura se eleva ocasionalmente por encima de los 30 ºC, esto no dañará al amblipigio.

El único parámetro ambiental más exigente para mantener a esta especie es la humedad. Dentro del recinto, la humedad relativa ambiental debe mantenerse siempre por encima del 75 %. Para ello, basta con rociar diariamente el tanque con un pulverizador, sin encharcar el sustrato.  

Alimentación del amblipigio

Los amblipigios son animales insectívoros. Suelen ser muy buenos controladores de plagas de cucarachas, por lo que a muchas personas no les importa tenerlos libres en casa —cuando se trata de su lugar de origen, claro está—.

Estos invertebrados deben ser alimentados con presas vivas como grillos (Acheta domesticus) o cucarachas (Blatta lateralis). El amblipigio es un depredador silencioso, por lo que vigilará a su presa totalmente quieto hasta que esté lo suficientemente cerca como para capturarla con sus pedipalpos prensiles. Este comportamiento es fascinante.

Algo importante que se debe tener en cuenta en el momento de la muda del exoesqueleto del amblipigio, es que tras ella estos artrópodos son totalmente vulnerables. Los grillos y cucarachas que son normalmente su presa se convertirán en depredadores en este momento si no son retirados inmediatamente del recinto.

Un amblipgio se come un grillo.

Como podrás ver, los amblipigios son animales muy fáciles de cuidar. Aun así, las historias de fracaso que se cuentan en el ámbito de la terrariofilia casi siempre se deben a un parámetro concreto: la humedad. Si mantienes este valor en los límites óptimos,  los amblipigios crecen sin mayores problemas.

  • Gerlach, J. 2014. Charinus seychellarum. The IUCN Red List of Threatened Species 2014: e.T196517A2458903.
  • Gerlach, J. 2014. Phrynichus scaber. The IUCN Red List of Threatened Species 2014: e.T196520A2458910. 
  • Unknown. (2020). Care guide Australian Amblypygid, Charinus pescotti. Minibeast Wildlife.
  • Unknown. (2016). Whip Spider Care (Amblypygi sp.). Backwater Reptiles Blog. Disponible en: https://backwaterreptilesblog.com/care-whip-spider-amblypygi-sp/