5 especies de animales arborícolas

Estos animales, que se caracterizan normalmente por un bajo peso y largas garras, disfrutan de la protección ante depredadores que supone vivir en las alturas y camuflados entre las ramas

Sin los árboles, no estaríamos hablando de la vida en la Tierra. Es gracias a ellos que los seres humanos y otras especies de animales arborícolas logramos sobrevivir lo suficiente en el salvaje mundo prehistórico: porque nos brindaban seguridad y protección.

Los árboles de nuestro mundo son de gran importancia, no solo porque generan oxígeno para la vida, sino porque tenemos animales que viven en los árboles. Muchas de estas razas son increíbles y algunas pueden llegar a ser muy particulares.

Los animales arborícolas

Se les llama así a estos animales que tienen su vida o hacen gran parte de ella en las ramas de los árboles. Poco tiempo después de la existencia de los árboles en la masa continental, la vida fue evolucionando y adaptándose a la altura que estos brindaban.

Los árboles otorgan una protección natural, por lo que no es de extrañar que existan diferentes especies que hagan vida en sus ramas. Una cosa que es común en los animales que viven en los árboles es la presencia de garras o dedos largos para facilitar el movimiento.

Los animales arborícolas tienen una fisionomía muy ligera para que las ramas de los árboles puedan soportar su peso. Un peso promedio para estos animales se calcula hasta un máximo de 14 kilogramos, como en el caso de algunas especies de monos.

Muchas de ellas han creado camuflajes o pelajes similares a los colores de los árboles para mayor protección. Es por esto que se nos dificulta verlos en sus hábitats naturales, aunque la mayoría de estos animales son herbívoros, por lo que no presentan un gran riesgo para la vida humana.

Son muchos los animales arborícolas del mundo, por lo que no podemos nombrarlos todos en una publicación tan pequeña como esta. Lo que sí podemos hacer es presentarte a algunos de los más emblemáticos del planeta.

Ardillas voladoras

Pese a que su nombre sugiere que vuelan, lo más acertado sería decir que las ardillas voladoras planean gracias a una membrana de piel que va de una extremidad a la otra. Son muy comunes en todo el mundo y se tiene registro de más de 40 especies distintas de ardillas.

Ardilla voladora: hábitat

Su dieta se basa en gran parte de insectos, nueces y raíces. Es decir, son omnívoros; en ciertos casos las ardillas voladoras cazan huevos de aves para alimentarse. La razón de su capacidad para planear es para escapar de sus depredadores o de peligros en general.

Oso hormiguero pigmeo

Al igual que sus pares comunes, los osos hormigueros pigmeos presentan una lengua alargada que le permite capturar a gran cantidad de hormigas con ella. Lo que los diferencia de sus primos comunes es que estos viven en los árboles, de donde suelen buscar su alimento en la mayoría de los casos.

Oso hormiguero: hábitat

La morfología de estos animales sí varía con sus primos terrestres, estos presentan grandes garras en sus patas y una cola alargada que les permite balancearse entre los árboles. Son animales solitarios y nocturnos, por lo que es poco lo que se sabe acerca de ellos.

Pantera nebulosa

La pantera nebulosa es quizás una excepción a la norma en el caso de los animales arborícolas; es más pesada que el resto, pues los machos los 50 kilogramos. No posee garras alargadas y tampoco es herbívora como los antes mencionados.

Pantera nebulosa

Es un animal que disfruta entre las ramas de los bosques nublados asiáticos, capaz de dar saltos de gran precisión entre las ramas y, además, puede escalar los troncos con gran habilidad. La morfología de estos animales es parecida a la de los otros felinos, con la diferencia que su cabeza es más alargada en contraste con su cuerpo.

Canguro arborícola

Este animal es muy distinto a sus primos rojizos y grises, sobre todo por el tamaño, que es el gran aspecto que más contrasta con ellos. Tienen un hocico corto, patas traseras pequeñas y tienen un mayor parecido con un koala que a un canguro.

Canguro arborícola

Su pelaje es corto y de color marrón, y son relamente torpes estando en tierra firme. Es en las ramas de los árboles donde sus extremidades delanteras salen a relucir ante la vista de todos. Su dieta consiste en hojas y tallos de árboles, y se completa con ciertas flores y semillas.

Perezoso

El perezoso es quizás el animal arborícola más conocido por su capacidad natural de no hacer mucho durante el día. Lo cierto es que es muy activo cuando está en movimiento; destaca su capacidad para mantenerse alerta y su metabolismo lento.

Perezoso: horas de sueño

De hecho, es común ver a los perezosos dormir para reservar su energía para eventos importantes, como cuando cambian de hogar. El animal defeca en la base del árbol, recubre las heces y procede a buscar un nuevo hogar para la siguiente semana.

Te puede gustar