9 datos curiosos de la ballena piloto

28 octubre, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La ballena piloto es el delfín oceánico de mayor tamaño después de la orca. Además de ello, se trata de un mamífero juguetón y carismático.

La ballena piloto de aleta corta (Globicephala macrorhynchus) y la ballena piloto de aleta larga (G. melas) son cetáceos odontocetos que conforman el género Globicephala. A menudo, sorprende saber que en realidad no son ballenas, sino delfines oceánicos.

De hecho, la ballena piloto es el segundo delfín más grande del mundo. Solamente la orca, que también es un delfín, le supera en talla. Es justo reconocer, sin embargo, que su comportamiento es más cercano al de las ballenas más grandes. Hoy te traemos nueve datos curiosos sobre estos asombrosos mamíferos marinos.

1. La ballena piloto es un delfín realmente enorme

Tanto las ballenas piloto de aletas largas como las de aletas cortas miden alrededor de 3–5 metros de largo y pesan aproximadamente una tonelada y media. Por otra parte, los machos de ambas especies son más grandes que las hembras, ya que miden de 4–6 metros de largo y pueden pesar hasta tres toneladas.

2. Además de gigante, es longeva

El promedio de vida de las hembras de ballena piloto de aletas largas es de aproximadamente 50 años. En el caso de las ballenas piloto de aletas cortas este es un poco más largo, de aproximadamente 63 años. En contraste, la esperanza de vida de los machos de ambas especies es de 46 años.

Un grupo de cetáceos mirando a cámara.

3. Son dos especies que viven en todos los mares

Las ballenas piloto viven en casi todo el mundo: las de aletas largas se encuentran generalmente en aguas más frías y las ballenas piloto de aletas cortas prefieren las aguas tropicales y subtropicales. Recientemente, se observó que está última se está moviendo hacia el norte, probablemente debido al calentamiento global.

Según reportes, estas especies tienen una distribución mundial, con una población global de aproximadamente de 700 000 ejemplares. Actualmente, se reconocen de tres a cuatro poblaciones distintas, dos en el Pacífico y una en los océanos Atlántico e Índico.

En las Islas Canarias, las ballenas piloto de aleta corta son de los cetáceos más frecuentes: fue la especie de más aparición entre 1997 y 2006 en un estudio que registró un total de 1016 avistamientos.

4. Es conocida como el guepardo de las profundidades

No debemos dejarnos engañar por su tamaño, pues estas ballenas son conocidas por las persecuciones de alta velocidad que realizan para cazar a sus presas favoritas: los calamares. Llegan a comer alrededor de 32 kilogramos de comida al día, que en realidad es una pequeña cantidad en comparación con otros tipos de ballenas de su tamaño.

Además, estos animales son conocidos por su capacidad de buceo profundo. Las profundidades que alcanzan estas ballenas pueden variar enormemente: de 30 a 1800 metros.

5. Vivir cerca de mamá

A estas ballenas les gusta vivir en grupos que van desde docenas hasta cientos o incluso miles de individuos. Se agrupan en estructuras sociales estables, que permanecen durante generaciones.

Así, se conoce que la especie de aletas largas viaja en grupos jerárquicos matriarcales, que contienen hasta cientos de cetáceos, pero más corrientemente son formados por núcleos de 10 a 60 individuos.

En general, estos grupos están constituidos por varias generaciones de hembras con sus crías. Al igual que las orcas, las ballenas piloto tienen una jerarquía social matrilineal, con una hembra mayor a la cabeza.

6. Hembras con menopausia

Las ballenas piloto son unas de las pocas especies de mamíferos en las que las hembras pasan por la menopausia. Cabe señalar que estas maduran aproximadamente a los 7–12 años de edad y comenzarán a tener crías cada cinco u ocho años. En promedio, una madre tendrá de 4 a 5 crías en toda su vida.

En general, las hembras deja de reproducirse una vez que alcanza la edad de 40 años, a pesar de que la vida útil máxima excede los 60 años. Así, las ballenas piloto hembras pasan una parte importante de sus vidas en una fase post-reproductiva.

Una vez que una hembra ya no puede reproducirse, contribuye al cuidado de los juveniles del grupo familiar.

7. La ballena piloto tiene un periodo de amamantamiento realmente largo

Las ballenas piloto tienen uno de los intervalos de nacimiento más largos de todos los cetáceos: un periodo de gestación de tres o cinco años de duración.  Aun así, puede sorprender conocer que el amamantamiento dura un mínimo de dos años, pero que la mayoría de las crías continuarán amamantándose de su madre durante cinco años más.

Además, algunas pruebas sugieren que las hembras pueden continuar amamantando a su progenie hasta 15 años después del nacimiento de su última cría.

8. Tristemente célebres: son conocidas por encallarse en las playas

La ballena piloto recibió su nombre debido a la creencia de que la manada seguía a un único líder. Se ha observado que las agrupaciones de ballenas piloto son muy protectoras de sus matriarcas. Diversos estudios han demostrado que los varamientos grupales tienden a ser de ballenas saludables.

De hecho, los científicos no están seguros de por qué ocurren estos varamientos masivos, pero se cree que sus fuertes lazos sociales contribuyen a estos eventos. Así, se sugiere que cuando un animal se encalla, el resto del grupo puede tener la tendencia de seguirlo.

Otras razones que se están estudiando los expertos incluyen errores de navegación cometidos al seguir a una presa, irregularidades en el campo magnético de la Tierra o posibles infecciones parasitarias que resultan en trastornos neurológicos.

9. Las ballenas piloto son animales altruistas

Este dato seguro que te dibuja una sonrisa: existen reportes de que estas ballenas realizan diversos comportamientos altruistas, como el cuidado de crías que no son las suyas. Esta labor puede ser realizada tanto por machos como por hembras.

Una ballena piloto saltando del agua.

Como hemos podido ver en estas líneas, las ballenas piloto son un grupo de animales que no deja indiferente a nadie. Con una personalidad marcada y sensible, estos maravillosos seres vivos tiñen de alegría nuestros mares.

  • Minton, G., Reeves, R. & Braulik, G. 2018. Globicephala melas. The IUCN Red List of Threatened Species 2018: e.T9250A50356171. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2018-2.RLTS.T9250A50356171.en. Downloaded on 07 May 2020.
  • Minton, G., Braulik, G. & Reeves, R. 2018. Globicephala macrorhynchus. The IUCN Red List of Threatened Species 2018: e.T9249A50355227. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2018-2.RLTS.T9249A50355227.en. Downloaded on 07 May 2020.
  • Carrillo, M., Pérez-Vallazza, C., & Álvarez-Vázquez, R. (2010). Cetacean diversity and distribution off Tenerife (Canary Islands). Marine Biodiversity Records, 3, E97. doi:10.1017/S1755267210000801