5 tips para enseñar a tu perro a cazar

María Eugenia Thomas · 31 mayo, 2019
El entrenamiento del perro de caza no es una tarea fácil, pero comienza temprano con estos consejos y verás resultados en poco tiempo

El enseñar a tu perro a cazar y llevarlo contigo en tus expediciones es una de las opciones más satisfactorias para un cazador. Un perro no solo puede proporcionar una compañía agradable durante una larga cacería, día que, de otro modo, puede volverse solitario. También puede ayudarte a rastrear diferentes tipos de animales, exponerlos a la intemperie y recuperarlos después de que haya aterrizado un disparo preciso.

La mayoría de los cazadores de venados no llevan perros, solo porque tener un can en una fila de cacería puede no ser práctico. Sin embargo, los perros pueden ser socios útiles en una amplia gama de otras actividades de caza, ya sea que vayas tras aves acuáticas, conejos o mapaches.

Si deseas que tu amigo sea también tu compañero de caza, aquí hay cinco tips para enseñar a tu perro a cazar. También te damos algunos puntos de referencia que puedes emplear desde una edad temprana del cachorro, para asegurarte de que eso suceda.

1. Entrenamiento básico para enseñar a tu perro a cazar

Antes de que puedas convertir a tu can en un cazador disciplinado, tendrás que seguir los pasos introductorios para enseñar a tu perro a cazar. Esto significa adiestrarlo para seguir los comandos simples de ‘sentarse’, ‘quedarse’, así como ayudarlo a entender lo que está bien y lo que está mal.

Haz una práctica general de recompensas por el buen comportamiento con elogios, entusiasmo visual y golosinas, muchas golosinas. Por otro lado, advierte el mal comportamiento e intenta enseñarle a tu perro lo que tú no quieres que haga. Con persistencia, terminarás con un can que sigue tus órdenes y lo hace con felicidad y lealtad.

2. Presenta tu perro a la naturaleza

Si quieres que tu perro esté tan emocionado por ir de caza como tú, tendrás que generar una tradición de largas caminatas en la naturaleza desde una edad temprana. En otras palabras, nunca serás dueño de un perro de caza si simplemente dejas que tu perro juegue en el patio trasero.

Perro cazando un ave

En su lugar, tendrás que llevar a tu perro a tus propiedades de caza y otros senderos y áreas naturales, con una rutina de salidas diarias de ejercicio. Hazlo durante el tiempo suficiente y tu perro aprenderá las propiedades mejor que tú. El perro también hará el ejercicio que necesita para dormir bien por la noche y, por lo general, estará más tranquilo y agradable en la casa, y frente a otras personas. Es un ganar-ganar.

3. Introduce a tu perro en el agua

Si las aves acuáticas son tu opción elegida, entonces necesitarás que tu perro asocie al agua con la diversión, los elogios y las recompensas. A veces, los canes realmente pueden desarrollar el miedo a ir al agua, un miedo que esencialmente hará que tu perro sea inútil como un perro de caza de aves.

Para enseñar a tu perro a cazar y servir como recolector de patos y otras aves acuáticas, comienza a sentar las bases desde el principio. Enséñale a disfrutar del agua con una piscina para niños en tu patio y trabaja para caminar en los ríos y arroyos en sus paseos.

Eventualmente, el perro se lanzará al agua para recuperar palos o pelotas. Cuando eso suceda, sabrás que tu perro está listo para las ‘grandes ligas’.

4. Enseña a tu perro la diferencia entre los señuelos y lo real

Quizás uno de los mayores desafíos que puedes enfrentar como cazador de aves será el tratar de enseñar a tu perro a cazar y lidiar con los señuelos. La mayoría de los perros verán naturalmente a los señuelos como juguetes a los cuales se debe recoger y morder. Necesitas entrenar a tu perro de caza para reconocer la diferencia entre unos y otros.

Perro de caza con presa

Esto es bastante desafiante, ya que realmente no quieres tirar a un pato muerto y alentar a tu perro a jugar con él. En su lugar, podrías considerar perfumar un señuelo, un animal de plástico o un pato de entrenamiento con ‘aroma de ave’.

Con los ejercicios repetidos de búsqueda y el refuerzo positivo, tu perro comenzará a comprender que el ave aromática es la que se supone que debe recuperar. El perro, a su vez, conectará el olor con algo que te hará feliz y tratará de recuperar aves de la vida real que comparten ese olor.

5. Entrena a tu perro para que se relaje en tu área de caza

Ya sea que caces aves acuáticas desde un punto fijo o un bote, necesitarás que tu perro se relaje y se acueste mientras exploras el cielo en busca de patos. Si deseas un buen comportamiento, el ejercicio y la formación adecuada deben ocupar la mayor parte del tiempo. Solo asegúrate de tener comida y suficiente agua a la mano para el perro si estás planeando pasar un largo día en el campo.

Si cazas desde un bote, ese ambiente es un poco más extraño para él, y tu perro tardará un poco más en sentirse cómodo. Practica subir y bajarte del bote con tu perro y, finalmente, comienza a entrenarlo para que salte por la borda para recuperar las aves cazadas.

Con estos consejos, y algo de constancia y paciencia, podrás hacer de tu amigo el mejor compañero de caza que hayas tenido jamás. Este tipo de actividades donde el animal se siente útil en compañía de su humano refuerzan los lazos de amistad y lealtad entre ambos.