Cuidados de un perro de caza

Un perro de caza se caracteriza por ser enérgico, trabajador y leal. Sin embargo, este grupo de perros tiene algunas necesidades especiales que deberás tener en mente y estar dispuesto a asumir en caso de que quieras adquirir uno.

Dentro de los  perros de caza tenemos un grupo muy variado, que incluye a los retriever, los terrier o los sabuesos, entre muchos otros.

Como indican los nombres de estos grupos, estos perros solían usarse (y en algunos lugares aún se usan) para cazar, por lo tanto se privilegiaron cierta clase de características que tienen efecto en sus personalidades y en el tipo de convivencia que se va a tener con ellos en un futuro.

Lo más importante que debes tener en mente cuando educas a un perro de caza es que ellos necesitan ser muy obedientes, en especial aquellos grandes como los labradores o los sabuesos.

Igualmente, los pequeños, como los terrier, son muy enérgicos y pueden meterte en más de un problema si no siguen órdenes apropiadamente. De modo que ten en mente los siguientes consejos:

Exceso de energía

Debido a que fueron cruzados para soportar las extenuantes jornadas de caza corriendo, lo perros de caza se caracterizan por tener mucha energía. Una de las principales atenciones que debes tener con ellos son aquellas relacionadas con el gasto de energía a través de la actividad física.

Es común escuchar quejas de cuidadores de perros de caza con respecto a que desarrollan personalidades destructivas,aunque esto solo refleja que son perros frustrados.

Los perros cazadores necesitan buenas sesiones de ejercicio, que pueden repartirse en paseos diarios y juegos con el cuidador en casa, por lo que no son recomendables para personas que no pasen mucho tiempo en casa o no puedan dedicarle tiempo a su educación.

Sin embargo, son altamente recomendables para hogares con niños en cierto rango de edad, pues podrán jugar horas con el can sin que este se canse.

En general, los perros cazadores disfrutan mucho los juegos y la atención, y terminan comportándose como cachorros incluso bien entrados en la adultez.

Necesitan presas y trabajo

jack russell terrier

Algo con lo que deberás lidiar teniendo un perro de esta clase es con el aburrimiento. Además de tener mucha energía son extremadamente inteligentes. También tienen uno de los mejores sentidos del olfato de todos los caninos y tienen un instinto de presa muy marcado, por lo tanto tenerlos entretenidos en ocasiones representa todo un reto.

Si no quieres que desarrollen algunos comportamientos indeseados, como personalidades agresivas, lo mejor es que lo socialices a edades tempranas, pues debido a su instinto de presa tenderá a perseguir animales pequeños si no se acostumbra a tenerlos cerca.

Es ideal asignarles algunas labores dentro del hogar, ya sea recoger el periódico, llevarte algún objeto, o alguna clase de actividad que lo estimule y le haga sentirse un miembro activo del grupo familiar. Lo anterior se debe a que estos son básicamente animales de trabajo, por lo que te demandarán atención extra si no les das algo en que ocuparse.

Especialmente  leales

labrador

La ansiedad por separación tiende a ser un problema común en los perros de caza pues, al igual que los pastores, tienden a desarrollar vínculos muy fuertes con su cuidador, que rayan en la dependencia.

Por lo tanto, deberás educarlo desde muy pequeño para que sepa que en momentos tendrá que estar solo en casa y que volverás por él. El sentirse abandonado puede generarles, además de ansiedad, profundas depresiones que pueden acarrear graves problemas de salud.

Igualmente tienden a ser celosos de otras personas y animales y competirán por tu atención. No obstante, si están educados correctamente respetarán tu rol como alfa y no reñirán con otros.

Si estás dispuesto a suministrarle la atención y educación que requiere podrás disfrutar de un perro noble, sumamente inteligente, loco por atender tus necesidades y absolutamente inofensivo.

Categorías: Bienestar y cuidados Etiquetas:
Te puede gustar