5 especies de antílopes

Yamila · 3 mayo, 2018
Estos mamíferos destacan por sus grandes cuernos, en el caso de los machos, y sus 90 especies se desarrollan en su mayoría en África, aunque también se pueden encontrar en Asia y en la península arábiga

Es una familia realmente numerosa, con más de 30 géneros, y en su mayoría nativos de África. Estos mamíferos ungulados, cuyos machos presentan cuernos, son completamente herbívoros y se los conoce por sus pelajes de diversos colores y sus saltos gráciles. En este artículo te contaremos sobre cinco especies de antílopes más representativos.

¿Qué especies de antílopes existen?

De las 90 especies de antílopes, casi todas habitan de forma salvaje en África; el resto se puede encontrar en Asia y en la península arábiga. Algunas se han introducido para la caza exótica y pueden vivir en diferentes hábitats, aunque prefieren la sabana. Algunas de ellas son:

1. Antílope negro

También llamado antílope sable, es de las especies más grandes, con contextura similar a los caprinos y a los caballos. Cuentan con crin en la cabeza, largas orejas móviles y, como su nombre indica, la mayor parte de su cuerpo es negro, a excepción del pecho, el vientre y algunas partes de la cara.

Este antílope –en la imagen que encabeza este artículo– es muy fuerte y resistente, los cuernos de los machos son poderosos y les sirven tanto para ‘ganarse’ a las hembras como para defenderse de los depredadores. Prefiere vivir en zonas de árboles y arbustos frondosos, con mucha vegetación y habita al sureste de África.

2. Oryx de Arabia

El órice es una especie de antílope compuesto por cuatro subespecies; la de Arabia es la que se encuentra en estado crítico de extinción. Es conocido por su pelaje blanco a excepción de las patas, la punta de la cola y una ‘máscara’ facial. Tanto machos como hembras poseen cornamentas largas, rectas, negras e inclinadas ligeramente hacia atrás.

Órix de Arabia

El oryx de Arabia se reproduce entre mayo y diciembre, la gestación dura 240 días y, tras nacer, la única cría se alimenta de leche materna durante 10 semanas. Pasado ese tiempo, la dieta está compuesta por frutos, bulbos y brotes de tamarindos; por ello, puede soportar varias semanas sin beber agua.

3. Impala

Es otra de las especies de antílopes más conocida, de estatura mediana y que vive en el centro y este de África, concretamente en Kenia, Uganda, Tanzania, Angola y Zambia. Se trata de un animal esbelto, que mide cerca de un metro y pesa alrededor de 50 kilos, con pelo marrón en la espalda, y blanco en el pecho y vientre.

Mamíferos hervíboros como los antílopes comprenden al impala, que goza de su propio hábitat

Sus ojos son grandes, las orejas ‘afiladas’ y los machos presentan cuernos de unos 90 centímetros de largo, que usan en la lucha con otros machos durante la época de reproducción.

Una de las principales características del impala es que puede dar saltos de hasta 10 metros de longitud y, que al hacerlo, solo apoya la punta de sus pezuñas en el suelo. Este mamífero se alimenta de hierbas, semillas y hojas que puede encontrar en la sabana.

 

4. Kudú mayor

Esta es otra de las especies de antílopes de gran tamaño y notables cuernos, y un gran dimorfismo sexual ‘a favor’ de los machos. El kudú habita las sabanas boscosas africanas y está conformado por cinco especies.

Antílope africano kudú

Mide más de dos metros y pesa unos 300 kilos (machos), presenta una crin clara sobre la espina dorsal y el pelaje es marrón claro con líneas blancas en la espalda. Tiene hábitos nocturnos, se alimenta de ramas y hojas y, si bien su andar es lento, puede saltar hasta dos metros de altura.

5. Gacela dorca

Finalmente, otro de los antílopes más conocidos, el cual vive entre los desiertos del norte de África. De pequeño tamaño (no más de 65 centímetros de alto y 20 kilos de peso), la gacela dorca también puede ser hallada en praderas y estepas.

Gacela Dorcas

En cuanto a su apariencia, podemos destacar el pelaje marrón rojizo con vientre blanco, orejas y cuernos puntiagudos, y rostro como si tuviese una máscara blanca donde destacan sus grandes ojos negros. Pueden pasar toda la vida sin beber agua, ya que obtienen hidratación de las plantas que consumen.