Las 10 enfermedades más comunes en el hámster

20 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Los hámsteres son seres bastante delicados, pues no responden bien a malas condiciones ambientales y al estrés continuado en el tiempo.

Los hámsteres son una subfamilia de roedores (Cricetinae), la mayoría de ellos originarios de Oriente Medio y el sureste de Estados Unidos. Sus fáciles cuidados, dócil comportamiento y bello aspecto hacen de ellos mascotas predilectas para muchas personas. A pesar de su resistencia en ambientes domésticos, existen muchas enfermedades que pueden afectar al hámster.

A pesar de que estos animales no presenten más de 3 años de esperanza de vida general, es necesario luchar por su salud siempre que presenten una patología. En las siguientes líneas, te contamos las 10 enfermedades más comunes en el hámster y cómo detectarlas.

Un mundo de patologías

Los hámsteres son seres de naturaleza efímera, pues presentan metabolismos rápidos y tasas reproductivas muy altas: viven poco, pero dejan mucha descendencia. Gracias a esta estrategia evolutiva —se los conoce como R estrategas en términos de ecología—, estos simpáticos roedores han logrado mantenerse a lo largo del tiempo.

En el entorno doméstico, la esperanza de vida de estos animales aumenta, pero aparecen muchas amenazas que no se contemplan ni siquiera en los entornos silvestres. A continuación, te contamos las patologías más frecuentes en el hámster como mascota.

Un hámster durmiendo.

1. Cortes y heridas

Una cosa que no todo el mundo sabe es que los hámsteres son mamíferos bastante territoriales. Por ello, siempre es recomendable mantener solo a un ejemplar por jaula, pues si no, es probable que alguno de los integrantes termine presentando cortes o heridas a lo largo del tiempo.

En caso de que esto suceda, separar a los ejemplares e higienizar la lesión del afectado con presteza es esencial. Si no se toman en serio las heridas, estas pueden infectarse y causar una infección sistémica en el animal, cuyo desenlace suele ser la muerte.

2. Abscesos

Los abscesos son comunes en roedores y lagomorfos, sobre todo cuando se producen infecciones dentales por sobrecrecimiento o mala higiene. Estos se presentan como bultos por debajo de la piel, que corresponden a acumulaciones de pus localizadas por una infección.

Los agentes causales suelen ser bacterias del género Staphylococcus Streptococcus, que entran a través de una lesión epidérmica o bucal en la mayoría de los casos. Cuando un hámster presenta un absceso es necesario acudir al veterinario, para que un profesional lo drene y le prescriba antibióticos al animal.

3. Heridas provocadas por morder barras

Es muy común que los hámsteres muerdan los barrotes de la jaula, algo que se suele interpretar como un comportamiento divertido y curioso. Nada más lejos de la realidad. Los hámsteres muerden estos barrotes por falta de estímulos, necesidad de masticación o por puro aburrimiento.

Si el animal lo hace de forma crónica, puede dañarse los dientes, sangrar e incluso perder pelo. Lo mejor para evitar esta patología es comprar masticadores específicos para hámsteres y otorgarle al animal medios para que pueda ejercitarse y quemar energía.

4. Deshidratación

La diabetes y otras patologías pueden causar deshidratación en el hámster doméstico. Es necesario que este tenga fuentes de agua limpia siempre disponibles, mejor si es en más de un dispensador. Revisa el estado del bebedero diariamente, pues es común que este se bloquee y el animal no pueda obtener agua.

5. Tumores

Por desgracia, es relativamente común que los hámsteres presenten tumores de crecimiento espontáneo. La variante más famosa de todas son los tumores de las glándulas mamarias en hembras, que pueden alcanzar tamaños desorbitados si se ignoran.

Si no se tratan a tiempo, estos bultos pueden llegar a impedir incluso el movimiento y la alimentación del animal. Sin cirugía, la muerte de la mascota a largo plazo está asegurada.

6. Parásitos

Como todos los vertebrados, los hámsteres son susceptibles de presentar parásitos, tanto internos como externos. Ácaros, gusanos, larvas de moscas y otros muchos invertebrados se pueden asentar bajo la epidermis del animal si este no presenta una higiene adecuada.

Generalmente, las probabilidades de estas enfermedades aumentan cuando el hámster está estresado o vive en condiciones de hacinamiento. Cuantos más ejemplares convivan en una instalación, más posible es que aparezcan brotes de parásitos.

7. Problemas dentales

Estos animales comen alimentos muy duros, así que una de las enfermedades más comunes en el hámster es la rotura dental. Esta se suele manifestar con sangre alrededor de la boca, hinchazón e incluso mal olor y pus si la zona se infecta. Ante estos signos clínicos, acudir al veterinario con presteza es la única opción.

También es común que los hámsteres experimenten sobrecrecimiento dental cuando la dieta no es adecuada. Colocar mordedores en la jaula y otorgarle al animal semillas y comidas duras de vez en cuando prevendrán esta patología.

8. Cola mojada

La cola mojada es una de las enfermedades más comunes y letales en el hámster. Esta tiene lugar cuando se produce un crecimiento excesivo de la bacteria intestinal Lawsonia intracellularis, lo que provoca en el roedor diarreas debilitantes y crónicas. Normalmente, los ejemplares infectados mueren en 48-72 horas.

La causa más común de esta patología es el estrés continuado. Cuantos más individuos vivan en la misma jaula, más se propicia la condición. Manejar demasiado al animal o colocar la instalación en ambientes muy ruidosos también suele propiciar su aparición.

9. Cambios en el peso

Una pérdida de peso rápida en el hámster puede ser indicativo de la rotura de un diente, estrés, infecciones y otras muchas enfermedades. Por otro lado, el sobrepeso se vincula a cuidados deficientes en lo que alimentación y estimulación física se refiere.

10. Problemas oculares

El aparato ocular de los mamíferos es muy delicado, así que una jaula con parámetros deficientes se puede manifestar de esta forma antes de que aparezca cualquier otra enfermedad. La conjuntivitis, por ejemplo, puede suceder por infecciones y suciedad, pero también por un sustrato polvoriento o reacciones alérgicas ante ciertos químicos.

Si tu hámster presenta los ojos hinchados, prueba a cambiar la base de la jaula y la localización de la misma. Si el cuadro clínico progresa a pesar de estas medidas, acude con tu mascota al veterinario.

Un hámster da vueltas en una rueda.

Enfermedades comunes en el hámster: en la prevención está la clave

Te hemos contado las 10 enfermedades en el hámster más comunes, pero existen muchísimas más. Infecciones óticas, lesiones en las extremidades, hipotermias e hipertermias, muerte súbita y diversos tipos de traumatismos son algunos ejemplos que nos hemos dejado en el tintero.

Estos roedores son pequeños, delicados y no responden bien a los cambios drásticos en el ambiente, así que pueden surgir muchos problemas en base a malos cuidados prolongados en el tiempo. Ante cualquier duda, consulta a un veterinario. Con las mascotas, siempre es mejor prevenir que curar.

  • Hugues, B., Torres, M. A., & Navaroli, F. (2007). El Hamster mascota. Principales motivos de consulta medica. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 8(4), 1-6.
  • Hugues, B., Navaroli, F., Torres, M., & Noda, C. (2007). Politraumatismos en hamster mascota. Presentación de un caso clínico. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 8(3), 1-3.
  • Llende, G. O., & Rodríguez, A. B. (2011). Clinica de hamsters. Revista Complutense de Ciencias Veterinarias, 5(2), 223-234.