15 consejos para reconocer a un roedor enfermo

Una de las mejores formas de detectar que tu mascota se encuentra enferma, es por medio de conocer bien sus hábitos y su conducta. Ante cualquier cambio repentino en estas características, deberás acudir con un veterinario a revisión.
15 consejos para reconocer a un roedor enfermo

Última actualización: 09 mayo, 2022

Si tienes un hámster u otro tipo de roedor es normal que te preocupes cuando percibes que no actúa con normalidad. Existen especialistas en este tipo de mascotas, pero si en tu ciudad no encuentras uno, la mayoría de los veterinarios de animales de compañía tienen conocimientos sobre el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades para estas mascotas.

Muchas enfermedades de los hámsters y roedores se pueden tratar médicamente. Este artículo aborda los síntomas de la enfermedad y las condiciones médicas subyacentes más comunes en los hámsters y roedores domésticos.

Signos generales de enfermedad

Los hámsters y roedores ocultarán los signos de la enfermedad en una etapa temprana, así que observa a tu mascota con frecuencia. ¿Cómo es su día normal? ¿En qué momentos del día come, bebe, hace ejercicio y duerme? ¿Cuánta comida y agua consume normalmente? Saber lo que es normal te ayudará a determinar lo que no lo es. A continuación, se presentan algunos signos que indican que algo no está bien:

1. Capa de pelo áspero

Si tu roedor suave se siente áspero, o si el pelaje que normalmente se pone plano está de pie, puede ser síntoma de un roedor enfermo. Esto también es un signo de envejecimiento normal; los hámsters y otros roedores viven de dos a tres años. En presencia de otros síntomas, esto no debe ser ignorado.

2. Pérdida del apetito

Asegúrate de saber cuánto come tu roedor en un día. Con una alimentación en gránulos o en bloque, esto es fácil de calibrar. Limpia el plato de comida diariamente y, si pasa más de un día sin comer, estarás frente a un roedor enfermo. Busca entonces la ayuda de un veterinario.

3. Pérdida de peso

Este síntoma inespecífico puede acompañar a muchas enfermedades. Si manejas a tu mascota con regularidad, debes saber cuándo su vientre se ha vuelto más pequeño o la columna vertebral más prominente.

4. Letargo

Si estás familiarizado con la actividad regular de tu mascota, es fácil reconocer si ha disminuido su energía diaria. Por ello, pon atención si usa la rueda de ejercicios, recolecta bolitas de alimentos o a cualquiera de sus otras actividades. Así sabrás si ha reducido su actividad.

5. Aspecto de sus heces

La mayoría de los roedores tiene heces duras y de un color particular. Por lo tanto, cualquier cambio en su coloración o en su aspecto podría indicar un problema de salud. Pon especial atención a la diarrea, pues gran parte de estos pequeños animales son sumamente susceptibles a esta condición.

6. Sangre en su hábitat

Es normal que algunos tutores piensen que los roedores también sangran por su ciclo reproductivo. Sin embargo, esto es incorrecto. Su reproducción conlleva un mecanismo diferente y no secretan sangre ni menstrúan. Esto significa que si encuentras algún indicio de sangre en su hábitat, es seguro que presenta algún problema de salud que podría llegar a ser grave.

7. Agresividad

Al igual que sucede con otros animales, cuando un roedor se encuentra enfermo, tiende a mostrarse a la defensiva y ataca a casi cualquier persona. Si observas que su comportamiento dócil se ha modificado de manera repentina, acude con un veterinario para descartar un problema de salud.

Roedor en el veterinario

Signos específicos de un roedor enfermo

Ciertas enfermedades están asociadas con síntomas específicos. Algunas de estas afecciones son tratables, pero la intervención temprana brinda la mejor oportunidad para un buen resultado. Si bien no es una lista exhaustiva, estos síntomas están asociados con problemas médicos comunes:

8. Pérdida del cabello

Si tu hámster o roedor tiene una capa delgada de pelaje, es probable que haya un problema subyacente. Las enfermedades hormonalmente activas (disfunción suprarrenal), enfermedades infecciosas (tiña) o parásitos (ácaros) pueden causar la caída del pelaje.

9. Cola húmeda

Cuando compruebes que la cola normalmente seca de tu hámster está húmeda, llévalo a un veterinario. La diarrea causada por enteritis o ileítis no es infrecuente y puede derivar en problemas más serios si no se trata. Forzar la diarrea no tratada puede hacer que el recto o el intestino se vuelvan del revés, lo que requiere reparación quirúrgica.

10. Descarga ocular y nasal

Los roedores suelen tener la nariz seca. La secreción nasal o los ojos que están atascados son signos de infección respiratoria. Los roedores y los hámsters son propensos a desarrollar neumonía y pueden necesitar terapia con antibióticos.

11. Respiración rápida

Este tipo de animales pueden desarrollar una enfermedad cardíaca, que se manifiesta clínicamente como letargo y cambios en la respiración.

12. Beber excesivamente

Las enfermedades renales, hepáticas y suprarrenales pueden causar este síntoma. Asegúrate de cambiar el agua diariamente para saber cuánto está bebiendo tu pequeño.

13. Inflamación

Si observas hinchazón en cualquier parte del cuerpo, se debe buscar atención veterinaria. Los abscesos son comunes en un roedor enfermo. La hinchazón en el abdomen probablemente indica una condición más grave. El veterinario te ayudará a determinar la diferencia y comenzar el tratamiento, si es posible.

14. Protrusión de los ojos

La protrusión de los ojos puede ser un síntoma complicado de percibir, pues solo es evidente hasta que ya es demasiado tarde. No obstante, en el momento que observes que alguno de los globos oculares sobresale de su cuenca ocular, acude de inmediato con el veterinario. Esto podría ser provocado por un glaucoma o en el peor de los casos por un tumor.

15. Desorientación o inestabilidad al caminar

Es posible que te parezca gracioso ver a tu mascota caminar de manera irreverente, pero debes tener cuidado de que no sea un síntoma de problemas neurológicos. Algunos hamsters son susceptibles a derrames cerebrales, lo que provoca desorientación e inestabilidad para caminar. Si observas este comportamiento y no mejora después de unos minutos, no dudes en consultar con un especialista.

Falsos signos de enfermedad

Los roedores tienen características inusuales que son normales, pero pueden malinterpretarse o confundirse con un roedor enfermo. Los siguientes signos deben evaluarse junto con el comportamiento general, ya que los cambios pueden indicar un problema más grave.

Bolsas de mejillas llenas

A algunos roedores, y especialmente a los hámsters, les gusta llevar comida en las bolsas de las mejillas. Como son animales de presa, recolectan comida y la esconden para su posterior consumo. Sin embargo, las bolsas pueden impactar o infectarse, por lo que si no se vacían a diario, se debe realizar una evaluación veterinaria.

Testículos grandes

Los hámsters machos normalmente tienen testículos grandes, que pueden volverse más prominentes con la madurez. Si el tamaño es uniforme sin cambio de color, esto puede ser normal. Si se acompaña del cambio de color de los testículos o el dolor con el manejo, puede haber una condición subyacente que necesite tratamiento.

Algunas de las condiciones comunes que afectan a los roedores pueden tratarse con éxito si se reconocen temprano. El conocimiento del comportamiento normal de tu mascota te ayudará a determinar cuándo estás frente a un roedor enfermo.

Pasar tiempo con tu mascota, proporcionar alimentos frescos y agua todos los días, y limpiar la jaula regularmente, son las mejores recomendaciones para el reconocimiento temprano y el tratamiento de problemas médicos.

Te podría interesar...
La cobaya: un roedor excelente
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La cobaya: un roedor excelente

El cobaya es un roedor muy especial. Son dóciles, tranquilos y amigables, que se han ido convirtiendo poco a poco en una buena opción al elegir una...



  • Hugues, B., Torres, M. A., & Navaroli, F. (2007). El Hamster mascota. Principales motivos de consulta medica. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 8(4), 1-6.
  • Montesinos, A. Morera, N. & Martorell, J. (2012) La clínica imprescindible de pequeños mamíferos para veterinarios generalistas. Exoticos. AVEPA Formación Continuada. Recuperado el 1 de mayo de 2022, disponible en: https://www.avepa.org/pdf/proceedings/EXOTICOS_PROCEEDING2012.pdf