Señales de envejecimiento en tu gato

Irene Peláez · 24 marzo, 2015

Al igual que los humanos, los animales se hacen ancianos y su cuerpo se resiente. Como por lo general, viven menos que los humanos, envejecen en menos tiempo y a veces los dueños no nos damos cuenta de que aunque nuestro gato tenga solo 6 años, ya está en su etapa de vejez. Aquí te contamos cuáles son las señales de envejecimiento en tu gato, para que puedas reconocer los signos que te indicarán que tu querido amigo ya no puede hacer todo lo que hacía antes.

Canas

El primer signo de envejecimiento en los gatos son las canas. Al igual que ocurre con los humanos, el pelaje de los gatos se vuelve canoso poco a poco con el tiempo. El encanecimiento comienza en la cara y con pelos sueltos en el lomo o en las patas y luego se irá extendiendo por todo el cuerpo, aunque el pelaje nunca llegará a estar completamente blanco.

Falta de movimiento

Otra señal de envejecimiento en los gatos es que se vuelven más perezosos, necesitan dormir más y les cuesta moverse. Su actividad disminuye y también su ritmo de juego, aunque puede que sigan jugando con menor intensidad.

Problemas en los dientes

Además los dientes de los gatos se debilitan con la edad y pueden incluso perder alguna pieza, por lo que les costará más comer (y no digamos cazar, si es un gato de granja). Asimismo, los gatos con mucho sarro, pueden padecer problemas como la gingivitis (inflamación de las encías) o estomatitis (inflamación generalizada de las encías y sus tejidos de soporte), lo que provoca que el felino sienta dolor al comer y pudiendo incluso dejar de ingerir alimentos a causa de este dolor. Lo ideal es revisar de vez en cuando la boca del gato para comprobar la ausencia de sarro y la inflamación de las encías. Además, necesitan una alimentación correcta basada en pienso natural o comida cruda.

Dolores en las articulaciones

vejez gato

Otro signo importante es que el gato deja de hacer sus necesidades en la bandeja de arena y las hace justo al lado. Esto puede ser debido a que muchos mininos al hacerse mayores, presentan dolores en las articulaciones o musculares por la zona de las patas traseras y la cadera. Así, el gato deja de saltar a sitios donde antes se subía, como sillas, mesas o incluso su rascador, y que al ir a la bandeja sienta dolor en sus patas traseras y el tipo de arena le impida estar en equilibrio. El que haga las necesidades al lado de la bandeja en lugar de en ella, indica que el gato realmente quiere hacer sus cosas en la arena, pero por algún motivo no puede. En este caso, será necesario plantearse cambiar la arena.

Pérdida de los sentidos

Los gatos mayores, al igual que las personas, pueden perder poco a poco sus sentidos, el olfato, el oído o la visión. Esto produciría una falta de atención por parte de nuestro pequeño amigo, torpeza en sus movimientos e irascibilidad. Además, los gatos de más edad buscan estar tranquilos y bufan si se les molesta, sobre todo si se les quiere coger todo el rato. Hay que respetar sus horas de sueño y tranquilidad.

Problemas renales

Además, los gatos de edad avanzada pueden padecer de insuficiencia renal y orinan fuera de su bandeja, en superficies horizontales y blandas. Si esto comienza a ocurrir, se recomienda hacerle un análisis de orina para comprobar que efectivamente sea un fallo renal. Esto unido a la falta de higiene que normalmente aparece con la edad, hace que sea difícil convivir con un gato mayor. Los ancianos dedican menos tiempo a su higiene personal, ya sea por dolores físicos, que les impidan moverse, o a problema en la boca. Por ello, el pelaje de los felinos mayores suele ser menos reluciente y suave que el de un gato joven.

Sobrepeso

gato con sobrepeso 2

Gracias a la falta de actividad los gatos de más edad tienden a engordar. Además es posible que comience a padecer diabetes a esta edad. Si bebe mucha agua, come mucho, pero aun así adelgaza, es posible que tenga diabetes. Además de llevarlo al veterinario, será necesario controlar estrictamente la dieta de nuestra mascota.

Tumores

Un último signo o peligro de la edad es que los gatos y gatas sin esterilizar tienen mayor tendencia a padecer tumores, sobre todo en las mamas las hembras y en la próstata los machos. Los felinos esterilizados a temprana edad, tienen menos riesgo de padecer cáncer.

Hay otros muchos síntomas que pueden indicar que nuestro querido amigo se hace viejo. Muchos de ellos son señales de enfermedades que padecen los gatos cuando se hacen mayores. Por esto, ante cualquier síntoma o cambio de comportamiento en nuestra mascota, debemos acudir al veterinario.