Tips para dejar nuestro perro cuando nos vamos de vacaciones

Yamila · 24 julio, 2017

En esta época del año, donde todos están organizando sus vacaciones, aquellos que tienen mascotas deben preocuparse por su bienestar. Si no llevarás a tu peludo contigo, lee el siguiente artículo donde ofrecemos algunos tips para dejar nuestro perro cuando nos vamos de viaje.

¿Cómo dejar nuestro perro en las vacaciones?

Esta es una pregunta muy habitual en los dueños de mascotas, porque obviamente quieren lo mejor para ellos. Si no puedes o no deseas llevarle contigo en tus próximas vacaciones, puedes optar por las siguientes alternativas:

1. Dejar nuestro perro en casa y que alguien se ocupe de él

Más que nada, se recomienda esta opción cuando los perros son muy sensibles o miedosos y sufren mucho los cambios de ambiente. Es fundamental elegir a alguien de confianza para que se encargue de sus cuidados. Confía en gente como, por ejemplo, un familiar, un amigo o un vecino. Sus tareas serán tan simples como ir todos los días para darle de comer, pasearle y ponerle agua limpia. También es importante que se quede un rato con la mascota jugando o haciéndole mimos para que no se sienta solo y se deprima (algo muy habitual en perros sensibles).

2. Dejar a alguien encargado de la casa

Si no tienes a nadie cercano que pueda hacerse cargo del animal, entonces deberás contratar a un canguro particular. Por supuesto que, en ese caso, ya tendría que ser un paseador que conozca y con el cual tengas la suficiente confianza como para darle las llaves de tu casa. O quizás te convenga dejar a una persona continuamente en el hogar como si fuese un casero (que además de encargarse del perro, te regará las plantas, limpiará un poco y evitará que el lugar quede solo por varios días).

3. Dejarlo en casa de alguien conocido

Si las vacaciones son extensas (por ejemplo un mes o más), o si bien tus seres queridos no pueden ir hasta tu casa para cuidar al animal, te recomendamos que los dejes en su vivienda. Quizás ellos tengan otros perros que le puedan hacer compañía al tuyo. Siempre y cuando se lleven bien y no generen problemas.

Esta opción es adecuada para los animales que son muy apegados a sus dueños, o a las personas en general. Si sufre demasiado por la separación con su propietario, deberás pensar en esta alternativa. La mejor manera de que se acostumbre es llevarle poco a poco a la que será su casa durante tu ausencia. Por ejemplo, un día contigo, otro día dejarle e ir a buscarle a la noche, luego que duerma allí sin tu presencia, etc.

4. Dejarlo en una guardería canina

Es la opción ideal para los canes que son muy activos (por ejemplo los cachorros), o aquellos que se llevan perfecto con otros animales. Los hoteles o guarderías para perros tienen todas las comodidades necesarias. Algunos, incluso cuentan con servicios adicionales como piscina o entrenamiento físico. Debes tener en cuenta que no son muy económicos.

En todo caso, debes estar seguro de que tratan bien a los animales. Confirma que los encargados te envíen fotos o mensajes diarios para avisarte del estado del animal. Puedes llevarle un día o dos antes de irte de vacaciones y analizar cómo se siente.

El mejor lugar para dejar a tu perro cuando te vas de vacaciones depende de las características del animal.

Consejos para mejorar las vacaciones del perro

Podemos considerar que ellos también se toman vacaciones, ya sea de nosotros (si se quedan en casa), o de su ambiente (si van a otro hogar o a una guardería). Entre los principales consejos que pueden mejorar su experiencia cuando no estés destacamos:

A dejar nuestro perro, que no quede aislado

Recuerda que se trata de una mascota sociable y que necesita estar en contacto con otros seres (humanos o animales). Elige bien a la persona encargada de su cuidado, ya que no es sólo darle de comer o limpiar sus heces.

Deja una prenda tuya

Puedes darle cualquier cosa que usas habitualmente y que tiene tu olor para que no se sienta abandonado por ti.

Que tenga contacto con sus cosas

Su cama, sus juguetes, su comedero… Todo aquello que forma parte del día a día de la mascota es fundamental para que no se sienta triste.