Tipos de osos

Francisco María García · 7 abril, 2018
Curiosamente, entre las clases de úrsidos el que es de menor tamaño resulta ser uno de los más agresivos

Los diferentes tipos de osos son animales mamíferos y carnívoros. Su apariencia es dócil y tierna, aunque pueden ser en realidad animales muy agresivos. Tienen una mandíbula enorme que utilizan para alimentarse, y un cuerpo muy fuerte y pesado. Estas características los convierten en animales muy peligrosos.

El oso de anteojos

El nombre de este oso –foto que encabeza este artículo– se debe a los peculiares anillos blancos o dorados que tiene alrededor de los ojos; el resto del pelaje es de color oscuro, tirando a negro en algunos ejemplares.

El oso de anteojos vive únicamente en las regiones andinas y amazónicas de América del Sur. Su alimentación se compone principalmente de plantas, pero también come carne de vez en cuando.

Este tipo de oso es relativamente pequeño, en comparación con otras especies. Son animales tímidos, por lo que rara vez interactúan con los seres humanos.

El oso malayo

Este tipo de oso es el más pequeño del mundo y también uno de los más agresivos. Su pelaje es marrón oscuro o negro, y tiene una mancha en el pecho de color naranja en forma de herradura.

Oso malayo: información

Su lengua es muy larga en comparación con su tamaño; la utiliza para extraer miel o atrapar insectos. Tiene unas garras largas y fuertes que le permiten trepar a los árboles.

El oso malayo vive en la selva tropical, en el sureste asiático. Su alimentación se compone de aves y mamíferos pequeños, pero también comen insectos, miel, flores y frutas.

El oso labiado

Este tipo de oso es uno de los más pacíficos del mundo; se conoce también como oso perezoso. Son peludos, de color marrón o negro y tienen una melena alrededor del cuello; su hocico es alargado y amarillento, y su nariz muy visible.

Oso labiado: características

A diferencia de otros osos, los perezosos viven en pequeños grupos en vez de solos. Duermen durante el día y buscan su alimento en la noche, y su comida preferida son los insectos; también consumen raíces, huevos, frutas y restos de animales.

El oso negro asiático

Es una especie declarada en peligro de extinción, por lo que hay un gran seguimiento para favorecer su supervivencia. Estos osos son negros y tienen una mancha blanca en forma de media luna en el pecho.

Oso negro asiático en peligro de extinción

Viven en terrenos montañosos de Asia y pasan mucho tiempo en los árboles. Se alimentan de frutas, semillas y miel; son buenos cazadores y a veces comen también otros animales. Este tipo de oso se adapta con facilidad a las variaciones de su entorno natural.

El oso negro americano

A pesar de su nombre, el oso negro americano puede ser también de color marrón, o incluso tener manchas blancas en su pelaje. Tiene una cabeza muy grande en comparación con otros tipos de osos.

Oso negro americano: hábitat

Este animal puede moverse a gran velocidad, tiene un gran apetito y su alimentación varía dependiendo del entorno y de la época del año. Consume carne de animales grandes y pequeños, pero también frutas, semillas, hojas y miel. Estos osos se encuentran principalmente en Canadá, Estados Unidos y México.

El oso panda

Este oso es originario de China central. Ha sido identificado como uno de los animales en peligro de extinción, por lo que es permanentemente monitoreado por los científicos.

Animales solitarios: oso panda

Los pandas tienen un pelaje blanco con manchas negras y un cuerpo bastante rollizo. Su cara es lo que más lo diferencia del resto de osos: es más plana y el hocico es más pequeño.

Comen raíces, huevos y pequeños roedores, pero la base de su alimentación es el bambú. A pesar de tener el sistema digestivo de un carnívoro, el oso panda tuvo que adaptarse a su hábitat y adquirir la alimentación propia de un herbívoro.

El oso pardo

Este tipo de oso es el que más hay en el mundo. Se encuentra en regiones de Asia, Europa y América del Norte, y su pelaje puede ser rubio, marrón o incluso negro.

Oso pardo

Son animales solitarios y principalmente nocturnos. Buscan una cueva para hibernar en los meses de invierno; durante este periodo su ritmo cardíaco y su temperatura bajan. Su alimentación es muy variada: comen raíces, semillas, frutas, carne e incluso pescado.