Terapia veterinaria con campos magnéticos

Francisco María García · 9 enero, 2018
La magnetoterapia aplica campos magnéticos de alta o baja frecuencia en zonas afectadas; se emplea por igual tanto en personas como animales

La terapia veterinaria con campos magnéticos se aplica como tratamiento fisioterapéutico en animales. Conocida como magnetoterapia, esta técnica se usa en procedimientos regenerativos y control del dolor.

Este tipo de tratamiento se conoce desde hace más de 600 años antes de Cristo. Con el paso del tiempo, el hombre fue desarrollando el poder magnético de ciertas piedras, hasta lograr un efecto positivo en el sistema biológico.

En este sentido, la magnetoterapia aplica campos magnéticos de alta o baja frecuencia en zonas afectadas. Se emplea por igual tanto en personas como animales.

En qué consiste la magnetoterapia

A través de corrientes eléctricas se generan los campos magnéticos que aplica la magnetoterapia. Su potencia es medida en Gauss mientras que la frecuencia en Herzt.

Dependiendo de la patología, la potencia puede ir de 0 a 200 Gauss, y la frecuencia hasta 100 Hz. La tecnología ha permitido que los equipos de magnetoterapia sean cada vez más simples y portátiles.

El campo magnético actúa directamente sobre el tejido óseo, muscular y sistema circulatorio. Al aplicarse en el paciente, no emite ningún sonido o cambio de temperatura. Esto hace que el animal no rechace el tratamiento o reaccione ante él; en algunos casos se puede sentir hormigueo o pequeños masajes.

Visita de la mascota al veterinario: husky

En líneas generales se puede hablar de un efecto orgánico y bioquímico. El primero contempla el sistema circulatorio y vascular, mientras que el segundo tiene beneficios antiinflamatorios y control del dolor.

La duración del tratamiento, así como el número de sesiones, dependerá de la patología. Sin embargo, el procedimiento no debe ser inferior a 20 o 30 días para lograr avances.

Asimismo, las sesiones duran generalmente unos 45 minutos. Es importante hacer una revisión periódica al animal, para ir ajustando el tratamiento.

Beneficios de la terapia veterinaria con campos magnéticos

  1. Regenera los tejidos musculares y óseos. La terapia veterinaria con campos magnéticos estimula la producción de colágeno, lo que mejora los procesos de cicatrización de la piel, músculos y tendones. Esta misma acción previene la formación de fibrosis en tendones o cicatrices.

Otro beneficio importante de la magnoterapia es su efecto positivo sobre la osteoporosis. El campo electromagnético trabaja directamente sobre el tejido óseo, lo que permite su regeneración. 

  1. Tiene propiedades relajantes. Los campos magnéticos actúan sobre la presión muscular, lo que genera sensación de relajación. 

Esta técnica se emplea en tratamientos contra el insomnio y depresión, así como sobre los dolores de cabeza agudos y el estrés. Estas patologías son comunes en animales de establo.

  1. Favorece la vasodilatación, pues trabaja directamente sobre el sistema circulatorioProduce un aumento del oxigeno en la sangre y en los tejidos, lo cual beneficia el proceso de regeneración ósea y muscular.
  1. Ayuda a la desinflamación. Se logra a través de sesiones de baja frecuencia y alta potencia. Al contribuir al aumento del oxígeno en tejidos y sangre, las células del cuerpo se recuperan.
Mal procedimiento veterinario

De esta forma, se liberan las toxinas que provocan la inflamación. La zona lesionada irá recuperando su condición natural de forma progresiva.

Efecto analgésico y contraindicaciones

  1. Minimiza los efectos del dolor. Precisamente, por su efecto relajante o de sedación, permite un control sobre el dolor producido por la lesión. Esta condición es una de las más importantes de la terapia veterinaria con campos magnéticos o magnetoterapia.

Por lo general, el animal rechaza cualquier tipo de fisioterapia o tratamiento debido al dolor. Hay que tener muy a tener en cuenta su reacción: puede ser violenta o de huída.

Al trabajar directamente sobre el dolor, como agente analgésico, el animal tiene mayor disposición a consentir el tratamiento. No se pone a la defensiva y colabora en gran parte con la terapia. 

  1. Carece de contraindicaciones. La magnetoterapia se considera una técnica poco agresiva. Las contraindicaciones estarán sujetas al sistema biológico del animal y al estado de salud. 

La fisioterapia es una técnica que, por sí sola, contribuye a corregir y aliviar condiciones desfavorables en músculos y huesos. En el caso de la terapia veterinaria con campos magnéticos, hay que añadir las propiedades regenerativas.    

Cuando se identifica una lesión en un animal, el éxito de la recuperación está en el tratamiento inmediato. Para ello es muy importante el grado de observación que los propietarios tengan sobre sus mascotas. Y reaccionar en el menor tiempo posible. 

La puesta en marcha de la terapia correcta mejora la calidad de vida de los animales que tienen lesiones.