¿Qué es la fisioterapia animal?

Antonia Tapia 15 septiembre, 2015

La fisioterapia es el vehículo que permite mejorar el proceso de rehabilitación cuando un perro ha sufrido lesiones en los tejidos, fracturas o algún tipo de trauma.

Disponible para perros y gatos, en la actualidad es reconocida internacionalmente como una forma de prevención, curación y rehabilitación de muchas condiciones que pueden llegar a sufrir los animales.

La fisioterapia animal se utiliza para ayudar a reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación, y proporciona mejores condiciones para restaurar el movimiento, la función normal y construir fuerza y masa muscular.

El objetivo del fisioterapeuta es optimizar esas condiciones, de forma que el cuerpo pueda curar la lesión en un lapso de tiempo determinado.

¿En qué tratamientos se utiliza la fisioterapia animal?

perros y gatos recogidos

La fisioterapia animal es una terapia complementaria que se lleva a cabo bajo supervisión veterinaria. Las áreas más comunes en las que se aplica este tipo tratamiento son:

  • Para mejorar el rendimiento y  el tratamiento de lesiones musculoesqueléticas que pueden llegar a presentarse en perros de competencia.
  • Para rehabilitación en animales que tienen algún tipo de padecimientos ortopédicos o neurológicos.
  • Para mejorar la calidad de vida en pacientes con enfermedades degenerativas, como la artritis, y ralentizar la degeneración y el tratamiento de los espasmos musculares.

La fisioterapia también es muy efectiva para:

  • Combatir el dolor en músculos o moretones.
  • Espasmos musculares.
  • Distensión muscular.
  • Tensión muscular.
  • Atrofia muscular.
  • Tendones y ligamentos de las patas y articulaciones rotas.
  • Lesión sacroilíaca.
  • La rotura del ligamento cruzado.
  • Optimizar la reparación después de la operación.
  • Ortopedia.
  • Optimizar la reparación de fracturas normales y no sindicalizados (que no han conseguido la curación del hueso).
  • Ayudar a aliviar el dolor en las articulaciones artríticas y enfermas y retrasar la degeneración.
  • Mejorar y mantener el rango de movimiento y el tono muscular.
  • En férulas.
  • Ayudar a la reparación de heridas para minimizar las cicatrices.
  • Gingivitis.
  • Espondilosis o artritis de la columna vertebral.
  • Embolismo fibrocartilaginoso.
  • Síndrome de Wobbler.
  • Mielopatía degenerativa.
  • Choque de la médula espinal o trauma.
  • Lesiones nerviosas.
  • Dolor de espalda.

¿Quiénes se encargan de llevar a cabo ese tipo de terapias?

Existen veterinarios especializados en terapia animal. Los profesionales emplean técnicas manuales y equipamiento fisioterapéutico para poner en práctica distintas formas de rehabilitación.

Los veterinarios fisioterapeutas son expertos en la movilización de las articulaciones. De esa forma se obtiene alivio del dolor y restauración normal de los patrones de movimiento.

Por otro lado, muchos animales requieren ejercicios específicos para completar su rehabilitación sobre todo después de la cirugía o problemas musculoesqueléticos crónicos.

Un fisioterapeuta veterinario es capaz de diseñar programas de ejercicios individuales para ayudar a cada animal a alcanzar su pleno potencial.

Los fisioterapeutas veterinarios también dan consejos sobre la adaptación al entorno que le ayudará al animal a realizar tareas con mayor facilidad. Esto puede ser especialmente útil para las mascotas de mayor edad o para aquellos que han tenido recientemente algún tipo de cirugía.

Las técnicas de tratamiento incluyen:

  • Compresa fría y de calor.
  • Masajes.
  • Movilizaciones conjuntas.
  • Estiramiento.
  • TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea).
  • TSE (transcutánea espinal electroanalgesia).
  • Ultrasonido.
  • Gama pasiva y activa de los ejercicios de movimiento.
  • Fortalecimiento.
  • Movimiento de reeducación.
  • Equilibrio, coordinación y reentrenamiento.

¿Cuándo se debe comenzar con el tratamiento?

perro nadando

La fisioterapia debe comenzar después de la lesión o cirugía. No hay necesidad de esperar hasta después de la eliminación de las suturas.

Se puede iniciar poco después de que tu mascota regrese a casa o, en algunos casos, puede ser proporcionada mientras la mascota todavía está en el hospital veterinario.

Cabe destacar que la fisioterapia también ayudará a reducir la hinchazón y la rigidez, reducir la atrofia muscular y disminuir la degeneración de otros tejidos como el cartílago, el hueso y el ligamento.

Las complicaciones debidas a la inmovilización o el confinamiento en una jaula con ningún ejercicio en las primeras semanas se pueden prevenir con fisioterapia animal temprana.

Todos los pacientes requieren derivación veterinaria antes de su primera cita de fisioterapia. De esa manera te aseguras de que tu mascota tiene un diagnóstico correcto, que se han realizado todas las pruebas e investigaciones relevantes y de que administre el tratamiento médico o quirúrgico que se requiere.

La primera visita incluirá la evaluación de la condición de tu mascota y el desarrollo de un plan de rehabilitación específica a sus necesidades. Finalmente, el número de sesiones será determinado por la condición.

Te puede gustar