Síndrome de la cola fría en perros: todo lo que debes saber

09 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
El síndrome de la cola fría se caracteriza por la lesión leve en los músculos de la cola del perro. Suele ir precedido por ciertas actividades físicas demandantes.

El síndrome de la cola fría en perros —también conocido como miopatía coccígea aguda— es una patología que se caracteriza por el daño isquémico en los músculos de la cola. Esto hace que los canes no sean capaces de mover el rabo cuando normalmente lo harían, además de generales dolor y malestar.

Las causas reales de esta condición no son del todo conocidas, pero diversas investigaciones muestran que parece estar correlacionada con actividades como la natación. Si quieres saberlo todo sobre el síndrome de la cola fría en perros, continúa leyendo.

Causas del síndrome de la cola fría en perros

A pesar de que no se conocen los mecanismos subyacentes de la enfermedad, se cree que existe cierto componente genético condicionante. Los perros de caza son los más proclives a experimentar cola fría: diversas variedades de retrievers, pointer inglés, basset hound, beagles y setters son ejemplos de ello.

Según la American Kennel Club (ACK), este síndrome suele aparecer en el can tras actividades que implican un ejercicio demandante de los músculos de la cola. Esto incluye, sobre todo, el nado en aguas muy frías. Otros de los desencadenantes pueden ser los siguientes:

  • Como ya hemos dicho, nadar en aguas con temperaturas extremas por un tiempo prolongado.
  • Confinamiento prolongado en una jaula. Si el perro tiene la cola en una posición anormal por mucho tiempo, los músculos de la misma se pueden fracturar.
  • Exposición a ambientes muy fríos.
  • Ejercicios intensos sin un entrenamiento adecuado.
  • Cambios climáticos exagerados.
  • En algunos casos, incluso el movimiento demasiado enérgico de la cola puede propiciar el síndrome.
Las enfermedades son comunes en los beagles.
Los beagles y otros perros de caza son más propensos a sufrir el síndrome.

Síntomas

Tal y como indica el portal AEVA veterinaria, este síndrome se caracteriza por la presencia de fracturas en las fibras musculares de la cola, especialmente en los músculos intertransversos. Aunque parezca de poca relevancia clínica, este trastorno genera dolor en el perro y debe ser atajado con rapidez.

Entre los síntomas más comunes del síndrome de la cola fría en perros, encontramos los siguientes:

  • Una cola completamente flácida de la base a la punta.
  • También se puede presentar en un gradiente, es decir, que uno de los planos de la cola esté más flácido que el resto.
  • Ausencia de movimiento en la cola.
  • Dolor y malestar del can, sobre todo cuando intenta mover la cola.
  • Letargia.
  • Emisión de lloros/quejidos.
  • Pelo erizado en la base de la cola.

Todos estos síntomas son característicos del síndrome de la cola fría, pero otras patologías también los pueden presentar. Por ejemplo, una rotura ósea en la cola, prostatitis, glándulas anales impactadas, daño en los discos intervertebrales, algunos tipos de cáncer y otras enfermedades también se traducen en una cola flácida.

Diagnóstico

El diagnóstico de este trastorno es bastante fácil. El veterinario realizará un examen físico del can en base a una palpación de la cola y, posteriormente, lo someterá a pruebas de imagen —como rayos X— para descartar posibles fracturas óseas o tumores.

Es necesario destacar que, normalmente, el síndrome se vincula con una actividad física demandante reciente. Si crees que tu perro sufre esta patología, coméntale al veterinario todo el ejercicio que haya realizado en las últimas semanas. Esto facilitará mucho el diagnóstico.

Tratamiento del síndrome de cola fría en perros

Los casos poco complicados se suelen tratar con antiinflamatorios, los cuales siempre deben ser preescritos por un veterinario. Recuerda que una dosis para humanos puede ser letal para un can. Normalmente, el área lesionada se recupera sin mayores complicaciones en cosa de 2 semanas.

Es necesario que el perro no realice actividades muy demandantes/excitantes durante el período de recuperación pero, una vez esté curado, puede volver a su vida normal. Debes tener en cuenta que los perros requieren estímulos y ejercicio, por lo que no debes limitar la actividad de tu mascota por un accidente esporádico como este.

El hecho de que un perro haya pasado por un episodio de cola fría no significa que tenga que volver a sufrirlo.

Un perro nadando en el agua.

Una patología de difícil prevención

Los perros son seres activos, vivaces y energéticos. A veces, su rápido estilo de vida pasa factura a nivel médico, pero no por ello hay que limitar el número de estímulos que se les ofrecen a los canes. A veces, el síndrome de la cola fría es inevitable, como que un humano se haga un esguince haciendo ejercicio.

Por esta razón, no hay que limitar ninguna actividad en el can a pesar del percance. Las pequeñas lesiones son parte de la vida, y como tales, no hay que darles importancia más allá del tratamiento veterinario pertinente.

  • What is cold tail? American Kennel Club. Recogido a 8 de enero en https://www.akcpetinsurance.com/blog/what-is-cold-tail#:~:text=A%20dog%20can%20%E2%80%9Coveruse%E2%80%9D%20his,sprung%20tail%2C%20and%20broken%20tail.
  • Síndrome de cola fría, AEVA veterinaria. Recogido a 8 de enero en https://aevaveterinaria.es/index.php/component/k2/23-sindrome-de-la-cola-fria-o-miopatia-coccigea-aguda