10 serpientes pequeñas y fáciles de cuidar (como mascota)

Las serpientes solo muerden en defensa propia, así que procura no estresar demasiado a tu mascota para evitar cualquier accidente doloroso.
10 serpientes pequeñas y fáciles de cuidar (como mascota)
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 20 noviembre, 2021

Las serpientes no son de los animales más carismáticos que existen, pues su apariencia alargada genera sentimientos de rechazo en algunas personas. Por si fuera poco, estos reptiles suelen poseer venenos peligrosos que ponen en riesgo la salud del humano. Sin embargo, no todo es malo, pues algunas serpientes pequeñas son una excelente compañía y fáciles de cuidar.

Los cuidados de estos reptiles no suelen ser muy complicados, ya que la mayoría de ellos son independientes y no generan apego por sus tutores. Aun así, ten en mente que no cualquier especie es buena para iniciarse en el mundo de los reptiles. Sigue leyendo este espacio y conoce algunas de las serpientes más fáciles de cuidar.

¿Cómo reconocer a una serpiente para principiantes?

Estos reptiles son depredadores naturales que están casi siempre al acecho. Por esta razón, su comportamiento en cautiverio no suele ser dócil la mayor parte del tiempo. Antes de elegir a cualquier serpiente como tu mascota, es necesario que tengas en cuenta los siguientes puntos:

  1. Los cuidados de la especie: esto incluye su temperamento, su tamaño máximo, su longevidad y sus necesidades en cuanto al hábitat. Es importante que los tomes en cuenta para saber si el reptil se acopla a tu estilo de vida y a tu espacio.
  2. La disponibilidad: elige los ejemplares más comunes, pues esto te facilitará buscar información sobre sus cuidados. Además, el coste de la especie también aumenta si es difícil de conseguir.
  3. Tipo de alimentación: recuerda que cada serpiente puede aceptar distintos tipos de comida. Pregunta por la alimentación que necesita y piensa si te sientes cómodo con ello. Recuerda que algunos de estos reptiles se alimentan de roedores vivos.
  4. Evita especies venenosas: al ser tu primera serpiente, es muy probable que no logres evitar alguna mordida. Por esta razón, elude a toda costa a los ejemplares venenosos.

Serpientes fáciles de cuidar

Al igual que otras mascotas, las serpientes necesitan ciertos cuidados indispensables para mantener su calidad de vida. Sin embargo, algunas de ellas son más fáciles de cuidar que otras. Si ya te has decidido por adquirir uno de estos curiosos reptiles, continúa leyendo y descubre algunos de los ejemplares con los que podrías iniciarte en este mundillo.

1. Serpiente de jarretera o culebra rayada (Thamnophis sirtalis)

Estas serpientes alcanzan a medir poco más de 1 metro de longitud, aunque también son bastante delgadas. Gracias a sus dimensiones, no requieren mucha comida ni instalaciones excesivamente grandes. La dieta de estos animales consiste en lombrices, insectos, sapos, peces y roedores. Los últimos son fáciles de conseguir y supondrán la base de su alimentación.

2. Pitón de children (Antaresia Childreni)

La pitón de children es una especie de ofidio que alcanza los 1,5 metros de longitud, pero tiene un cuerpo delgado. Los cuidados de este reptil son pocos y puede adaptarse muy bien a los ambientes en cautiverio. Asimismo, su dieta normal se compone de ratones pequeños o grandes según la edad del organismo.

Esta especie es nocturna y terrestre, aunque escala árboles a menudo.

3. Culebra comedora de huevos (Dasypeltis scabra)

Esta culebra se caracteriza por su peculiar dieta especializada, la cual consiste en devorar huevos no fertilizados. Debido a la facilidad para conseguir su alimento, suele ser una buena mascota para principiantes en el mundo de los reptiles. El tamaño de la especie alcanza los 150 centímetros, aunque su cuerpo es tan delgado que esto no representa ningún problema para su cuidado.

4. Boa de arena de Kenia (Eryx colubrinus)

La boa de arena es bastante pequeña con respecto a otras especies de boas, ya que suele tener tamaños de máximo 1 metro de longitud. No obstante, mantiene el característico cuerpo ancho de su grupo para poder asfixiar a sus presas. Los cuidados de este reptil no suelen ser difíciles, pero necesita un sustrato profundo para que pueda enterrarse.

5. Serpiente coral falsa (Lampropeltis triangulum)

Este reptil es un experto del camuflaje, pues sus colores vistosos son una copia de otra especie venenosa, conocida como serpiente de coral (familia Elapidae). Sin embargo, la coral falsa no produce ningún tipo de toxina. Los cuidados de este ejemplar no se consideran muy difíciles de cumplir, pues solo necesita un hábitat adecuado y una dieta balanceada para sobrevivir.

6. Boa rosada (Lichanura trivirgata)

Esta boa es una de las especies más populares en el mercado de las serpientes. Esto se debe a que su temperamento dócil lo convierte en un buen animal de compañía. Además, no necesita un espacio enorme para mantener su hábitat, por lo que sus cuidados son muy sencillos de cumplir. Por si fuera poco, los ejemplares tienen varias coloraciones vistosas que atraen la vista de las personas.

7. Serpiente del maíz (Pantherophis guttatus)

La serpiente del maíz tiene un patrón de color en su vientre que se asemeja a la mazorca del maíz. También se le conoce por vivir en zonas de praderas y campos, donde suele cazar algunos roedores. Por esta razón, es una especie bastante común que puede adquirirse con facilidad. A pesar de esto, requiere ciertas condiciones en su hábitat para tener una excelente calidad de vida.

8. Serpiente gopher (Pituophis catenifer)

Esta serpiente tiene un tamaño promedio de 1,5 metros de longitud, lo cual le hace ser más grande que algunos de los ejemplos anteriores. De hecho, la característica principal de este ofidio es su enorme parecido con la serpiente de cascabel, aunque con el beneficio de que no es venenosa. Aun así, no suele gustarle mucho la interacción con su tutor, pues el estrés le hace lanzar mordidas un poco dolorosas.

9. Serpiente de rata negra (Pantherophis obsoletus)

La serpiente de rata negra es otro de los ejemplares más dóciles y tranquilos. De hecho, es muy similar a las serpientes del maíz, pues comparten el mismo género (Pantherophis). Quizá la mayor diferencia es que este organismo es semiarbóreo, por lo que necesita aditamentos que le permitan escalar. Asimismo, se debe tener cuidado con la cerradura de su terrario para que no logre escapar.

10. Serpientes rey (Lampropeltis getula)

Finalmente, las serpientes rey sobresalen entre las demás gracias a su curiosa capacidad de alimentarse de otros ofidios. Esto llega a incluir algunas serpientes venenosas como la cascabel. A pesar de su capacidad cazadora, son organismos tranquilos que pueden ser alimentados con roedores, al igual que los ofidios anteriores.

Como te podrás dar cuenta, existe una gran variedad de ofidios que pueden ayudarte a entrar al mundo de los reptiles. Recuerda que estos animales no son como cualquier otra mascota, ya que varios de ellos no están acostumbrados a la manipulación constante. Por esta razón, las serpientes son buenos acompañantes para aquellas personas que prefieran más observar que interactuar.

Te podría interesar...
Alimentación de la serpiente doméstica
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Alimentación de la serpiente doméstica

¿Qué come nuestra mascota? Algunos roedores serán más que suficientes, aunque la alimentación de la serpiente doméstica tiene su grado de complejid...



  • Bates, M. F., & Little, I. T. (2013). Predation on the eggs of ground-nesting birds by Dasypeltis scabra (Linnaeus, 1758) in the moist highland grasslands of South Africa. African Journal of Herpetology, 62(2), 125-134.
  • Jackson, K., Kley, N. J., & Brainerd, E. L. (2004). How snakes eat snakes: the biomechanical challenges of ophiophagy for the California kingsnake, Lampropeltis getula californiae (Serpentes: Colubridae). Zoology, 107(3), 191-200.
  • Mitchell, M. A. (2004). Snake care and husbandry. Veterinary Clinics: Exotic Animal Practice, 7(2), 421-446.
  • Martinho, F. (2008). Milk snake (Lampropeltis triangulum). Exotic DVM, 10(4), 35-36.
  • Rossi, J., & Rossi, R. (2012). What's Wrong With My Snake. Fox Chapel Publishing.
  • Griswold, W. G. (2001). Captive Care and Breeding of the Corn Snake, Elaphe guttata. Journal of Herpetological Medicine and Surgery, 11(4), 35-40.