10 señales de que tu perro se está quedando ciego

¿Sabrías citar 2 o 3 señales que indican la ceguera en perros? Es importante detectar este cuadro con rapidez, pues una vez se pierde la visión, casi nunca se puede recuperar.
10 señales de que tu perro se está quedando ciego
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 20 agosto, 2021

Todo tutor sabrá que el sentido del olfato es el más agudizado en su can. Se estima que estos animales son capaces de oler 100 000 veces mejor que nosotros y que tienen 2000 millones de receptores olfativos en su trufa, lo que los convierte en excelentes rastreadores. De todas formas, la vista también es importante para que el canino se relacione con el entorno. ¿Sabrías citar señales de que tu perro se queda ciego?

La ceguera en perros es un evento que puede asociarse al curso natural del tiempo o a ciertas patologías prevenibles. Por ello, es importantísimo detectar cualquier signo clínico atípico en el animal. La rapidez del tutor puede suponer la diferencia entre una visión borrosa y una pérdida completa de la vista, así que no dejes de leer estas 10 señales que indican que tu perro se está quedando ciego.

1. Ojos con una película blanca

Si tu perro presenta un tono blanquecino en el ojo, es momento de visitar al veterinario de forma urgente. Este es un signo clínico que evidencia la presencia de cataratas, o lo que es lo mismo, la opacidad parcial o total del cristalino ocular. Este cuadro clínico se debe a la desnaturalización de ciertas proteínas en el ojo y suele ser un proceso común en el envejecimiento.

A pesar de que la causa más común de las cataratas sea la vejez en el ser humano, en perros se le atribuye una alta carga hereditaria. La organización Save Them All estima que hasta 100 razas son propensas a padecerlas debido a ciertas mutaciones en su genoma. Por otro lado, la diabetes también es un desencadenante común.

Casi todos los perros diabéticos desarrollan cataratas un año después del diagnóstico.

Un perro ciego con cataratas.

2. Puntos blanquecinos oculares

Los puntos blanquecinos en el ojo del perro son, en realidad, depósitos de colesterol. Esto quiere decir que se están acumulando de forma patológica en la córnea pequeñas bolsas de lípidos, por lo que la condición también se conoce como lipidosis corneal. No suelen provocar una pérdida de visión en el animal, pero hay que monitorizarlos y encontrar su causa.

La inflamación, la genética y las enfermedades sistémicas pueden promover que aparezcan estos puntos.

3. Enrojecimiento alrededor de los ojos

Aunque este signo clínico no siempre sea una señal de que un perro se está quedando ciego, sí que indica que algo no va bien en la zona ocular. El enrojecimiento alrededor de los ojos y dentro de la propia esclerótica suele ser signo de uveítis, un cuadro que indica la inflamación de la capa media del tejido de la pared ocular (úvea).

Las bacterias de los géneros Leptospira, Borrelia, Brucella, Mycobacterium y Bordetella pueden infectar al ojo y desencadenar uveítis. Si no se trata esta condición, la inflamación termina dañando las estructuras oculares y provoca una pérdida de visión irreversible. Hay que abordarla en todos los casos.

4. Golpes contra el mobiliario

A partir de aquí, entramos en una serie de signos más subjetivos, pues solo el tutor sabrá cuán torpe era su canino antes de comenzar a notar conductas extrañas. Es normal que un perro se golpee de vez en cuando contra un armario cuando juega o está excitado, pero si se mueve dando tumbos y se da contra el mobiliario en momentos de tranquilidad, es hora de comenzar a sospechar.

Los problemas de equilibrio no solo son señal de ceguera, pues también pueden indicar enfermedades neurológicas y motoras.

5. Miedo a las escaleras

El miedo a las escaleras es un problema clásico en cachorros, pues muchos de ellos no entran en contacto con estas estructuras hasta varios meses o años después de su nacimiento. Es normal que un perro joven muestre reticencia a las escaleras, pero si es adulto y antes no tenía problema con ellas, lo más probable es que algo no vaya bien en su aparato ocular. 

Una de las señales claras de que tu perro se está quedando ciego es que tiene miedo a subir y bajar las escaleras de la casa. Cuando los ojos se ven trastocados, el can puede perder la sensación de profundidad y de altura: para él, los escalones se convertirán en una gran amenaza.

6. Ansiedad en entornos nuevos

Un perro que se está quedando ciego se sentirá mucho menos seguro en todo momento, mucho más si se le coloca en un lugar nuevo. Es normal que el animal ladre, se quede petrificado en un sitio concreto, esconda el rabo entre las patas o empiece a temblar. Aunque la vista no es el sentido más agudo de los cánidos, sigue siendo esencial para su navegación en el espacio tridimensional.

7. Toqueteo excesivo de los ojos

El término pawing hace referencia al contacto excesivo de las patas del perro con alguna de las partes de su cuerpo o del entorno. Si los ojos le pican, es normal que esté constantemente rascándose con las uñas y frotándose contra objetos. Esto no hará más que empeorar el cuadro clínico, pues puede lesionarse el aparato ocular y acelerar la posible aparición de ceguera.

El picor ocular en perros casi siempre es síntoma de una infección bacteriana.

8. Confusión generalizada

De nuevo, esta es una de las señales más subjetivas de que un perro se está quedando ciego. Solo el tutor sabrá cómo se comportaba el animal antes de su patología, pero todos los canes que pierden visión se vuelven mucho más torpes y muestran signos de confusión. En general, la falta de información sobre el entorno hará que el can ladre más y se muestre más inquieto.

9. Falta de dilatación de la pupila

Cuando un perro se encuentra en un ambiente oscuro, sus pupilas se dilatan para que llegue más cantidad de luz al globo ocular (y por tanto pueda ver mejor). En cambio, si se le enfoca con una linterna se puede ver cómo las pupilas se constriñen, provocando así el efecto fisiológico contrario.

Si tu perro tiene problemas severos en los ojos, es posible que las pupilas no reaccionen como deberían ante los estímulos lumínicos. Esto puede ser signo de una inflamación frontal ocular, de un aumento en la presión intraocular (glaucoma), de enfermedades que afectan al iris y otras muchas condiciones más.

 10. Agresividad

Puede que un perro te muerda por primera vez cuando se está quedando ciego, sobre todo si te acercas por detrás sin avisar de tu presencia. Al no reconocer bien el entorno, es normal que el instinto del can florezca y aparezcan conductas agresivas esporádicas. No es que tu can quiera hacerte daño: solo tiene mucho miedo.

Un ejemplo de la cirugía del glaucoma para perros.

Las señales de que un perro se está quedando ciego son comportamentales y físicas. Es importante revisar el aparato ocular de la mascota para detectar cualquier irregularidad, pero también hay que estar muy pendiente de todo cambio en su conducta. Si tu mascota cumple cualquiera de los puntos descritos, es hora de visitar al veterinario.

Te podría interesar...
¿Cómo detectar precozmente la ceguera en perros?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Cómo detectar precozmente la ceguera en perros?

La ceguera en perros está asociada enfermedades, traumatismos o problemas genéticos. Esiten diversos signos que facilitan su detección.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.