Síntomas y tratamientos de cataratas en perros

Yamila · 31 enero, 2019
Más allá de la edad o posibles afecciones o traumatismos, las cataratas en perros son hereditarias en la mayor parte los casos

Uno de los principales signos del paso de los años en nuestras mascotas es que sus ojos presentan una ‘película’ o ‘nube’ blanca, en ocasiones azuladas. La cataratas en perros son más frecuentes de lo que pensamos. Por eso, en este artículo te contaremos sus síntomas y tratamientos.

Cataratas en perros: qué saber

Por definición, las cataratas en perros son la opacidad en el cristalino del ojo cuya principal consecuencia es la visión borrosa. Cuanto mayor sea esa película que reviste el área ocular, menos será la visibilidad que el animal tenga.

En la mayoría de los casos las cataratas son hereditarias, aunque también se pueden desarrollar por una enfermedad (por ejemplo, diabetes mellitus y uvetitis), por un trauma en el ojo, por exposición a radiación o a sustancias tóxicas, por bajos niveles de calcio en sangre o por la vejez.

Si bien se relaciona este problema ocular con los perros ancianos, lo cierto es que también pueden presentarse al nacer o incluso durante la juventud. Y, aunque todos los canes pueden sufrir cataratas a partir de cierta edad, existen ciertas razas más propensas a padecerlas por factores hereditarios, entre las que destacamos:

  • Bichón frisé
  • Caniche
  • Cocker spaniel
  • Fox terrier
  • Golden retriever
  • Husky siberiano
  • Labrador retriever
  • Lhasa Apso
  • Pequinés
  • Schnauzer
  • Shih Tzu
  • Viejo pastor inglés (bobtail)
Cataratas en perros: síntomas

¿Cómo identificar cataratas en perros?

Los síntomas de que un animal padece este problema de salud serán más o menos visibles en cuanto al grado de deterioro ocular presente. Cuando los ojos presentan menos del 30 % de opacidad en el cristalino quizás ni el dueño ni el veterinario lo detecte.

En el caso de canes con más del 60 % de esa ‘película’ blanca o azulada, además de verse con simple observación, también hay otros signos que nos alertan. Por ejemplo, que el animal tenga problemas para ver durante el día o en espacios muy luminosos o que vaya perdiendo la visión poco a poco (que se choque con los muebles es una clara señal de visión reducida).

Los perros que tienen cataratas producto de la diabetes mellitus también experimentarán más sed, más orina y pérdida de peso.

Para saber si tu perro tiene cataratas, solo observa bien sus ojos. Puede que parezca que estén ‘nublados’, con una gran mancha gris azulada o blanca. Cuando te das cuenta de ello es porque el cuadro ya está bastante avanzado.

Ten en cuenta que los canes ancianos presentan una condición llamada ‘esclerosis nuclear’, en la cual el cristalino se vuelve turbio o gris, pero, a diferencia de las cataratas, no pone en riesgo su visión siempre y cuando se realice el tratamiento adecuado.

Cataratas en perros: tratamientos

Diagnóstico y tratamiento de las cataratas en perros

Si has visto que los ojos de tu perro han adoptado un tono azulado o grisáceo, llévalo de inmediato al veterinario. Además de pedirte o de analizar el historial de salud completo de tu mascota, este te preguntará sobre algún posible incidente que haya desencadenado el problema, como un golpe muy fuerte en la cabeza o una infección.

Luego, el profesional realizará un examen físico completo centrado en los ojos y en la zona ocular para determinar cuán grave es el problema.

En algunos casos el veterinario puede indicar un hemograma completo, un análisis de orina o un perfil bioquímico para descartar ciertas enfermedades que puedan estar causando la pérdida de visión.

Cuando el profesional diagnostica las cataratas en perros el siguiente paso es el tratamiento, el cual consiste en una operación, similar a la de las personas. La facoemulsificación tiene una tasa de éxito de más del 90 % y consiste en la eliminación o aspiración de la ‘tela’ que está tapando el cristalino.

Después de la cirugía es muy importante que el animal lleve un collar isabelino y que se realicen las curas y limpiezas necesarias para evitar infecciones. Durante un par de semanas posteriores se le aplicarán también unas gotas especiales.

Si no quieres llegar a la instancia de la operación –que puede ser bastante costosa– te recomendamos que prevengas las cataratas. ¿Cómo? Examina con frecuencia los ojos de tu mascota y, si ves que presentan manchas grises o azuladas, llévala de inmediato al veterinario, sobre todo si pertenece a una raza de alto riesgo a sufrir este problema o es mayor a cinco años.

Betsy, Á.-L., Fidel, Á.-R., Sergio, L.-B., Responsable, A., & De, A. (2017). Diagnóstico y tratamiento de la diabetes mellitus en perros Diagnosis and treatment of mellitus diabetes in dogs. Abanico Veterinario Issn. https://doi.org/10.21929/abavet2017.71.6