Características del perro shih tzu

Yamila · 30 diciembre, 2018
El perro shih tzu, además de tener un reducido tamaño, es un can que se adapta muy bien a los pisos en los que viven niños

De origen tibetano, el perro shih tzu se caracteriza por su belleza y su habilidad como guardián. En este artículo te contaremos todo sobre una raza relacionada al budismo que se ha hecho popular en los últimos años.

Historia y orígenes del perro shih tzu

Se cree que el primer perro shih tzu surgió tras la cruza de un Lhasa Apso y un pekinés, dos razas que también se originaron en esta zona del continente asiático. Los monjes budistas del Tíbet le tenían en gran estima, y tanto es así que el Dalai Lama en el siglo XVII obsequió unos ejemplares al emperador de aquella época.

Al morir la abuela de dicho monarca en 1908, la popularidad del perro shih tzu se redujo notablemente. Por suerte, en los años 30 pasó a ser la raza elegida por los nobles chinos, cruzó las fronteras y al llegar a Europa –principalmente a Inglaterra– se convirtió en la favorita de los ricos y nobles. Por aquel entonces era ‘moda’ tener perros pequeños que se podían llevar a todos lados o que no ocuparan demasiado espacio en los grandes salones.

Posteriormente, el perro shih tzu fue llevado a Estados Unidos. Esto significó la ‘salvación’ de la raza, que ya se había extinguido en China durante la revolución comunista.

Características y cuidados del perro shih tzu

El nombre shih tzu quiere decir ‘perro león’, ya que fue criado desde un principio para parecerse a este felino tan valorado en la cultura oriental (están presentes en estatuas y pinturas en las puertas de los hogares y templos).

Perro shih tzu: características

Se trata de un perro pequeño que no supera los 30 centímetros de altura ni los siete kilos de peso. Su cabeza es grande en relación a su cuerpo y presenta ojos muy grandes y oscuros, hocico corto con mandíbula inferior hacia adelante y orejas colgantes de gran tamaño.

El manto es de doble capa y la cola es igualmente poblada, además de ‘enroscada’ hacia adentro. Además, presenta unas características ‘barba y bigotes’ bien frondosos y llamativos. Los colores del pelo pueden ser dorado, marrón, gris y blanco. Los dueños de los shih tzu suelen colocarle moños u otros accesorios para evitar que el pelo de la cabeza les tape los ojos.

Conducta y personalidad del perro shih tzu

Se dice que el perro shih tzu ‘camina con arrogancia’, aunque esto es simplemente por la forma de sus patas, no porque se trate de un animal difícil de adiestrar o dominar.

Es una mascota muy dócil, sociable y cariñosa, y a pesar de su pequeño tamaño es conocida por su temperamento de guardián y por estar siempre en estado de alerta. Prefiere estar cerca de sus dueños, sobre todo si son niños.

Por otra parte, se adapta muy bien a los espacios reducidos y es fácil de adiestrar, principalmente si se empieza desde corta edad. La socialización, además, será fundamental si queremos que se lleve bien con otras mascotas, tanto en casa como en espacios compartidos como el parque o la playa.

Perro shih tzu: historia

Cuidados del perro shih tzu

Esta raza tiene una esperanza de vida que gira en torno a los 13 años y uno de sus principales problemas radica en su estómago delicado. Deben comer principalmente pienso seco o comida sólida de forma moderada.

Al tener ojos de gran tamaño son vulnerables a infecciones y, debido a que su hocico es corto, quizás tenga dificultades para respirar o ronque mientras duerme.

Si queremos que el perro shih tzu tenga el pelo brilloso y suave todo el tiempo es fundamental cepillarlo a diario. En las épocas de calor se recomienda también recortárselo para evitar enredos o suciedad.

El perro shih tzu es perfecto para casas o pisos con niños pequeños, aunque no suele llevarse bien con otros animales. Suele ser elegido en las ciudades debido a su tamaño. No es recomendable para familias que no están mucho tiempo en el hogar o que no le garantizan cierto nivel de actividad física cada día.

Koscinczuk, P. (2017). Domesticación, bienestar y relación entre el perro y los seres humanos. Revista Veterinaria. https://doi.org/10.1126/science.276.5319.1687