¿Cómo se debe cepillar el pelaje de un perro?

Yamila · 8 septiembre, 2017

Aquellos que tengan mascotas de pelo largo saben a la perfección que deben pasarles un cepillo para evitar que se formen nudos o para eliminar suciedad. Los de pelo corto también requieren este tratamiento, aunque con menos asiduidad. En el siguiente artículo te contaremos cómo cepillar el pelaje de un perro para que luzca hermoso y saludable.

¿Por qué cepillar el pelaje de un perro?

El objetivo principal del cepillado en los perros es eliminar el pelo y las células muertas que se van acumulando en la dermis. Es aconsejable llevar a cabo esta rutina de higiene todos los días (unos 5 minutos) de manera leve, y una más completa (20 minutos) por semana o quincena.

La función secundaria al cepillar el pelaje de un perro es la estética o el peinado. Pero la buena noticia es que en la misma sesión se puede conseguir todo: que el peludo se vea bonito y esté libre de suciedad y nudos.

Es muy importante elegir el cepillo adecuado según el largo y la cantidad de pelo que tenga tu mascota. Tampoco es necesario gastar mucho dinero en este instrumento. El más adecuado es el que tiene púas de plástico con bolitas en las puntas, porque no hiere la piel del animal. Para ello, debes cepillarle despacio. Recuerda: masajes si, arañazos no.

Pasos para cepillar el pelo del perro

Sobre todo en verano los canes necesitan un buen cepillado para eliminar la suciedad y el calor. Además, a través de este hábito de higiene se activa la circulación (con el masaje que ejerce el cepillo) y se estrechan aún más los lazos que tenemos con la mascota. Presta atención a los pasos para cepillar el pelaje de un perro:

1. Cepilla antes de bañarle

Cuando el pelo está seco, es menos propenso a los enredos y a que el animal sufra. Esto puede provocar que cada vez que el perro ve el cepillo se esconda, quiera morder o muestre los dientes. Además, cuando cepillamos antes del baño completamos la limpieza con el agua para retirar todas las células muertas que se han “levantado” de la piel.

2. El tiempo de cepillado depende del pelo

No es lo mismo cepillar a un Dálmata (pelo corto), a un Cócker Spaniel (pelo medio) o a un Galgo Afgano (pelo largo). Cada raza necesita más o menos tiempo según el largo del pelaje. Pero no sólo eso hay que tener en cuenta, sino también el tipo de pelo: los hay rizados y lacios. Como mínimo por día se recomienda cepillar 5 minutos.

3. Empieza desde cachorro

La mejor manera de que el perro disfrute del cepillado es tratando este hábito como si fuese un juego. Por supuesto que cuando los canes son pequeños es más fácil que todo lo tomen como divertido. Ese es el momento adecuado para comenzar. Con el paso del tiempo se dará cuenta de que es algo habitual y forma parte de la rutina. ¡Y le encantará! No olvides que los caninos, como las personas, son animales de costumbres.

4. Elige el mejor cepillo

Puedes ir al veterinario o a la tienda de mascotas para que te recomienden el cepillo adecuado según el largo y el tipo de pelo que tenga el perro. Lo importante es que su diseño sea cómodo para ti y que no estropee el manto del animal. Tampoco debe propiciar tirones.

Los cepillos para canes de pelo corto no son iguales que para los de pelo largo. Evita que las púas se enmarañen en el manto del animal. La regla indica que a mayor longitud del pelo, mayor largo deben tener las cerdas.

5. Coloca una toalla debajo

Si bien una buena cantidad del pelo quedará atrapado entre las púas al cepillar el pelaje de un perro, muchas partículas “volarán” por toda la casa. Si no tienes jardín, terraza o balcón, y tienes que hacer esto dentro, te recomendamos que elijas el baño o la cocina. Además, debes poner una toalla debajo del perro para que los pelos caigan ahí y sea más sencillo juntarlos después.

Fuente de la imagen principal: Cati Mayol