¿Ya sabes cómo hacer un masaje a tu perro?

Virginia Duque Mirón · 31 mayo, 2017

Los perros son animales muy dependientes a los que les encanta estar todo el día encima. A nosotros, por otro lado, nos encanta mimarlos y manosearlos. Pero, ¿sabías que puedes aprovechar esas ocasiones para hacerles un masaje que les encantará y les reportará beneficios?

A los canes les encantan los masajes, por lo que si te apetece hacerle alguno a tu mascota, no te pierdas nuestros consejos para conseguirlo.

Por qué hacerle masajes a un perro

A todos nos gusta un buen masaje, pues nos relaja y nos aporta beneficios a nivel físico y emocional. Nuestros perros no son distintos en este caso.

Los beneficios más conocidos de los masajes caninos son los siguientes:

  • Mejora la circulación. La estimulación que se hace de forma externa dilata los vasos sanguíneos y permite que la sangre circule mejor. Esto además permitirá que la vida de tu perro sea más larga y sana, pues prevendrá enfermedades cardiovasculares.
  • Reduce la ansiedad y el estrés. Los perros pueden pasar por diversas situaciones que los estrenan y los ponen ansiosos. Por ejemplo, el aburrimiento o la falta de ejercicio.
  • Detectar enfermedades. En ocasiones, una hinchazón, una picadura, o cualquier otro tipo de anomalía en la piel o bajo esta, pero que se perciba, puede demostrar un problema de salud de nuestro perro que desconocíamos.
  • Libera la hormona del amor. Esta hormona, que además permitirá que el vínculo entre tú y tu perro se refuerce, se libera gracias a los masajes que le hagas.
  • Hacerle masajes a tu perro hará que vuestra amistad sea más estrecha y que la convivencia mejore. Le estarás dedicando un tiempo especial que él valorará mucho y sabrá recompensarte por ello.

Cómo dar un masaje a tu perro

Obviamente, para que tu perro disfrute de todos estos beneficios, el masaje debe estar bien hecho. Cómo hacerlo es lo que te explicamos a continuación.

Sigue estos sencillos pasos:

  • Haz que se relaje. Lo primero es buscar un lugar en el que el animal se sienta tranquilo y con buena temperatura, que esté a gusto. Después acarícialo mientras está tumbado. Tú lo conoces mejor que nadie y sabes qué manera es la más factible para relajarlo.
  • Comienza por el cuello. De una manera suave, apenas con las yemas de tus dedos, masajea su cuello con movimientos circulares que adaptarás al tamaño del perro.
  • Después, baja suavemente hacia los hombros pues de esta forma el masaje vaya de forma paulatina sin que el animal se dé cuenta y se irá relajando.
  • De los hombros pasa al pecho y las patas delanteras.
  • Luego vuelve hacia la espalda y termina en las patas traseras. Si no le gusta que le toquen el rabo, es mejor que evites hacerlo también en el masaje.
  • Si durante o después del masaje se ha dormido, no lo despiertes, déjalo disfrutar de la relajación que el masaje le ha aportado.

Beneficios según las zonas masajeadas

Estudios sobre la salud canina demuestran que cada zona del cuerpo del perro que haya sido masajeada aporta beneficios a ciertas actitudes y sentimientos. Estos son los resultados obtenidos:

  • Cabeza. El masaje en esta zona ayuda al sistema nervioso y al estómago.
  • Orejas. Masajear esta zona lo ayudará contra el estrés y la ansiedad.
  • Espalda. Será de gran utilidad para perros inquietos e hiperactivos.
  • Barriga. Problemas digestivos.
  • Patas. Ayudará a la buena función de las articulaciones, así como a evitar infecciones.
  • Pecho. Favorecerá el buen funcionamiento del corazón evitando enfermedades cardíacas.
  • Pies. La parte baja de las patas mejorará su comodidad y su confianza con él mismo y contigo.
  • Patas traseras. Ayudará a la flexibilidad y a una amplitud de movimientos.

No dejes de dar masajes a tu perro, te lo agradecerá y mejorará la convivencia entre ambos.