Semillas de girasol: 3 beneficios para tus mascotas

6 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La pequeña semilla de girasol es un paquete de grasas insaturadas saludables, proteínas, fibra y otros nutrientes importantes como la vitamina E y minerales

El girasol (Helianthus annuus) es uno de los cultivos más importantes del mundo. Tiene relevancia económica, dado que las semillas de girasol son oleaginosas, lo que quiere decir que de ellas se puede extraer aceite.

Tradicionalmente, y al margen de su valor nutritivo, se ha dado un uso terapéutico al aceite de girasol –en los humanos– para afecciones como resfriado, malestar intestinal o dolor reumático. En este artículo exploraremos los beneficios que pueden aportar las semillas de girasol a tus mascotas.

Componentes de las semillas de girasol

Las semillas de girasol se cuentan entre las mejores fuentes de proteínas vegetales. Así, sus propiedades nutricionales y funcionales se han estudiado ampliamente.

Estudios realizados en esta planta han establecido que cada 100 gramos de semilla contienen 20,78 gramos de proteínas, 51,46 gramos de lípidos totales, 3,02 gramos de cenizas, 20 gramos de carbohidratos y 8,6 gramos de fibra. Esto representa un aporte calórico o energía total de 584 kilocalorías / 100 gramos.

Las semillas de girasol son una buena fuente de minerales. El USDA (2019) dio la siguiente composición: cada 100 gramos de semillas contiene en miligramos: fósforo (660), potasio (645), magnesio (325), calcio (78), selenio (53), sodio (9), hierro (5,25), zinc (5), y cobre (1,8).

En su lista de nutrientes, destaca por ser una fuente importante de vitamina E (alfa-tocoferol) con 35, 17 miligramos / 100 gramos.

Semillas de girasol

1. Su contenido de vitamina E previene enfermedades cardiovasculares

Diversos estudios científicos han establecido que los fitoquímicos de las semillas de girasol, como son los tocoferoles y los compuestos fenólicos, tienen potentes actividades como antioxidantes. Por esta razón, tales compuestos pueden inhibir la oxidación de lípidos ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares y muerte por causas cardiacas.

2. Las semillas de girasol mejoran el pelaje y ayudan a sanar lesiones cutáneas

El aceite de girasol es una mezcla, principalmente, de la grasa poliinsaturada, el ácido linoleico (59 % del total), la grasa monoinsaturada y el ácido oleico (30% del total). El ácido linoleico pertenece a la familia de ácidos grasos clasificados como omega-6, mientras que el ácido oleico cae dentro de los omega-9.

De acuerdo a la literatura científica, estos ácidos grasos pueden tener efectos tanto promoviendo como combatiendo la inflamación. Esto dependería de la relación en la ingesta de omega-6 u omega-3.

En el año 2001, científicos probaron el efecto de dietas suplementadas con semillas de girasol sobre las condiciones de la piel y el pelaje en 18 canes. Encontraron que el uso de suplementos de semillas de girasol mejoró el pelaje de los perros.

Estos resultados se complementan con los hallazgos de otros grupo de expertos, quienes independientemente han reportado:

  • Cinco nutrientes presentes en las semillas de girasol mejoran la capacidad de barrera de la piel en perros sanos.
  • La suplementación con aceite de girasol es eficaz como coadyuvante en el tratamiento de la dermatitis atópica canina.

3. Mejora en la actividad pancreática

Ha sido demostrado que las dietas ricas en aceite de girasol inducen una respuesta pancreática a los alimentos. Específicamente, aumentan el contenido de electrolitos y enzimas pancreáticas –como la lipasa– en el jugo secretado.

Pipas y aceite de girasol

Esta información puede ser útil para decidir la terapia nutricional más adecuada en perros que se recuperan de enfermedades gastrointestinales.

Es indudable el papel beneficioso que ejerce la ingesta de semillas de girasol en nuestras mascotas. Estas aportan energía, además de ácidos grasos esenciales, minerales y vitaminas liposolubles. Adicionalmente, enriquecen la dieta contribuyendo a la sensación de saciedad, el sabor y palatabilidad.

  • Billman, G. E., Kang, J. X., & Leaf, A. (1999). Prevention of sudden cardiac death by dietary pure ω-3 polyunsaturated fatty acids in dogs. Circulation, 99(18), 2452-2457.
  • Ballesta, M. C., Mañas, M., Mataix, F. J., Martínez-Victoria, E., & Seiquer, I. (1990). Long-term adaptation of pancreatic response by dogs to dietary fats of different degrees of saturation: olive and sunflower oil. British journal of Nutrition, 64(2), 487-496.
  • Wicker-Planquart, C., & Puigserver, A. (2018). Regulation of gastrointestinal lipase gene expression by dietary lipids. In Nutrition and gene expression (pp. 55-89). CRC Press.
  • Muhammad Anjum, F., Nadeem, M., Issa Khan, M., & Hussain, S. (2012). Nutritional and therapeutic potential of sunflower seeds: a review. British Food Journal, 114(4), 544-552.
  • Rees, C. A., Bauer, J. E., Burkholder, W. J., Kennis, R. A., Dunbar, B. L., & Bigley, C. E. (2001). Effects of dietary flaxseed and sunflower seed supplementation on normal canine serum polyunsaturated fatty acids and skin and hair coat condition scores. Veterinary dermatology, 12(2), 111-117.
  • Bensignor, E., Morgan, D. M., & Nuttall, T. (2008). Efficacy of an essential fatty acid‐enriched diet in managing canine atopic dermatitis: a randomized, single‐blinded, cross‐over study. Veterinary dermatology, 19(3), 156-162.