Dermatitis en perros: cómo tratarla

Esta patología, caracterizada por el enrojecimiento e irritación de la piel en buena parte de los casos, puede llegar a provocar pérdida de pelo e infecciones en caso de no ponerle remedio
Dermatitis en perros: cómo tratarla

Escrito por Yamila

Última actualización: 01 agosto, 2022

Los problemas dermatológicos en los perros son bastante comunes en la actualidad. Si bien no representan un riesgo para su salud, suelen ser bastante molestos y afectan la calidad de vida de la mascota. Además, existen varias causas que producen este tipo de patologías, como en el caso de la dermatitis, cuyos agentes causales son tan diversos que su diagnóstico es tardado.

Aunque puede ser más frecuente en animales callejeros, lo cierto es que la dermatitis en perros aparece por diversos factores aun en aquellos que tienen un hogar. En este artículo te contamos más sobre esta enfermedad de la piel y cómo tratarla.

¿Qué es la dermatitis en perros?

El término dermatitis hace referencia a una inflamación en la piel que suele cursar con prurito. Se trata de una patología bastante frecuente en cualquier raza, aunque algunas son más propensas, como por ejemplo el bulldog francés, el bóxer, el golden retriever, el pastor alemán y el labrador.

Aquellos perros con pelo largo, o que vivan en climas cálidos y húmedos, aumentan las posibilidades de padecer dermatitis. Esta enfermedad se caracteriza por irritar y enrojecer la piel en casos leves. Si no se trata, ocasiona pérdida de pelo y propicia la presencia de diferentes infecciones.

Causas de la dermatitis

La dermatitis en perros puede ser causada por diferentes factores, como por ejemplo:

  • Ectoparásitos
  • Ectoparasitismos (pulgas, garrapatas, sarna).
  • Endoparasitimos (ascariasis o anquilostoma).
  • Alergias.
  • Infecciones fúngicas (Malassezia).
  • Infecciones bacterianas (Pioderma).
  • Idiopática (sin causa aparente).

Síntomas de la dermatitis

Los síntomas también varían según el tipo de dermatitis que aparezca, pero los más comunes son:

  • Comezón intensa.
  • Lamidos constantes.
  • Mordidas constantes a su cuerpo.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Engrosamiento de la piel.
  • Mal olor.
  • Humedad en la zona.
  • Alopecia (pérdida del pelo).
  • Presencia de caspa.
  • Erupciones.
  • Llagas.
Dermatitis en perros: tipos

Tipos de dermatitis en perros

Para poder ofrecerle un tratamiento adecuado, es muy importante determinar qué tipo de dermatitis está sufriendo el animal. Estos son:

1. Dermatitis atópica o alérgica

Es una de las más comunes, ya que se produce cuando el animal cuenta con cierta predisposición genética a desarrollar alergias. Los ácaros, el polen de las flores o la picadura de un insecto pueden desencadenar dermatitis de este tipo.

Las zonas que afecta son las patas, la cara, el vientre, las ingles y las axilas. Grandes picores, piel enrojecida, granos, sequedad y oscurecimiento del área afectada son los principales síntomas. Los veterinarios dan medicamentos para calmar la picazón en forma de crema o gel con propiedades antibacterianas o hidratantes.

2. Dermatitis por hongos

Algunas razas de perros con ‘pliegues’ o arrugas, como el shar pei, el bulldog o el mastín napolitano, acumulan grasa y humedad en esa zona tan difícil de limpiar. Esto propicia la aparición de hongos y, posteriormente, de dermatitis.

Los principales síntomas son caída del pelo, resequedad, cambio de color en el pelaje, aparición de masas purulentas y mal olor. El mejor tratamiento en este caso es aplicar una crema externa que elimine los hongos. Es necesario terminar el medicamento para evitar que reaparezcan estos microorganismos y, por supuesto, prevenir con una higiene exhaustiva de la zona.

Dermatitis en perros: tratamiento

3. Dermatitis por contacto

Este es otro de los tipos de dermatitis en perros que pueden afectar a cualquier raza. Aparece cuando el animal entra en contacto con alguna sustancia que sea perjudicial para su salud, como por ejemplo desinfectantes para pisos, pintura, cloro para piscinas, limpiadores, etc.

La piel se inflama, endurece y enrojece, aparecen costras y el afectado se pasa todo el tiempo rascándose hasta el punto de que se lastima. No existe un tratamiento específico para esta dermatitis, a excepción de retirar la sustancia causante del contacto con nuestra mascota para no empeorar el cuadro.

4. Dermatitis por parásitos

Este tipo de dermatitis afecta a los perros que presentan algún ectoparásito como las pulgas o los ácaros. Dichos parásitos invaden la piel y el pelo del can, en donde tienden a morderlos para succionar su sangre. El único problema es que la saliva de estos organismos suele ocasionar una reacción adversa en la piel, lo que la inflama y causa la típica comezón.

El tratamiento suele consistir en el uso de desparasitantes y sustancias antiparasitarias. Además, también se pueden recomendar baños con jabones especiales que eliminen de forma directa a las pulgas o a los ácaros. No obstante, esto depende de la gravedad del parasitismo.

5. Pioderma

La pioderma es un tipo de dermatitis ocasionado por una infección bacteriana. Por lo común, aparece como consecuencia de una inmunodeficiencia que desequilibra la estabilidad en la pared externa de la piel, lo que propicia la infección. Para su diagnóstico, se usan exámenes físicos y citológicos.

En cuanto a su tratamiento, la pioderma se contrarresta con antiinflamatorios y antibióticos. Sin embargo, es necesario que el veterinario confirme el diagnóstico primero, pues la utilización de los antimicrobianos de manera indiscriminada podría aumentar la resistencia bacteriana.

6. Dermatitis húmeda

La dermatitis húmeda es una variante de otro tipo de dermatitis que se caracteriza por presentar humedad. Puede ser ocasionada por la presencia de parásitos, alergias o infecciones, pero sus signos clínicos ocasionan diferentes exudados de mal olor y mucha comezón.

Los tratamientos de la dermatitis húmeda se centran en limpiar la zona y mantenerla seca para reducir el malestar. Aun así, es necesario que se elimina o se controle la causa principal de la dermatitis (pulgas, ácaros, alergias o infecciones), pues de lo contrario podría reaparecer en otra zona.

7. Dermatitis seborreica

Es un tipo de dermatitis en perros bastante común, y puede aparecer por el exceso de baños, ya que estos debilitan la capa de grasa natural de la piel. También puede deberse a alguna alergia a un componente del alimento o del ambiente.

La dermatitis seborreica hace que la piel se vuelva cada vez más grasa y desprenda un olor muy intenso. También pueden observarse ‘escamas’ de piel como si fuesen caspa y zonas enrojecidas debido al rascado intenso.

El tratamiento para este problema consta de baños con productos especiales, que permiten a la dermis recuperar su estado natural. Se recomienda, a su vez, prestar atención al tipo de pienso que se le da a la mascota, porque los colorantes o ciertos ingredientes pueden empeorar el cuadro.

La dermatitis en perros necesita ser tratada con medicamentos externos, orales o inyectables; todo depende del tipo y de la gravedad del caso. Los veterinarios pueden combinar más de un fármaco si lo consideran necesario.

Te podría interesar...
¿Un perro puede tener cáncer de piel?, ¿por qué?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Un perro puede tener cáncer de piel?, ¿por qué?

Aunque creamos que el pelo es suficiente como protección, un perro puede tener cáncer de piel y este ocasionar consecuencias más graves.



  • Manzuc, P. (2008). Diagnóstico y Manejo a largo plazo del prurito. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 9(12).
  • Bhagat, R., Sheikh, A. A., Wazir, V. S., Mishra, A., & Maibam, U. (2017). Food allergy in canines: A review. Journal of Entomology and Zoology Studies, 5(6), 1522-1525.
  • Callan Sanchez, M. R. (2021). Endoparásitos zoonóticos en caninos domésticos (Canis lupus familiaris). (Trabajo de grado, Universidad Científica del sur).

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.