Sanguijuela: características y reproducción

Francisco María García · 12 diciembre, 2018
Si bien lo habitual es que una sanguijuela mida entre 5 y 12 milímetros, existe una variedad en la selva amazónica que puede alcanzar los 30 centímetros

La sanguijuela es un animal invertebrado, parecido a un gusano, que pertenece a la familia de los anélidos. Es pariente de las lombrices de tierra, pero se diferencia de ellas por la presencia de ventosas en su cuerpo y porque la mayoría de especies viven en el agua.

Aunque es repudiada por la mayoría de las personas, la sanguijuela es muy útil en la medicina, especialmente en la microcirugía y en el caso de algunos trasplantes.

Existen alrededor de 600 especies de sanguijuelas en todo el mundo. La más conocida es la sanguijuela medicinal o sanguijuela común, cuyo nombre científico es Hirudo medicinalis.

A continuación, veremos algunos datos para conocer mejor las características y la reproducción de la sanguijuela.

Características físicas

Por lo general, una sanguijuela mide entre 5 y 12 milímetros. Sin embargo, la variedad más grande del mundo, que vive en la selva amazónica, puede llegar a medir hasta 30 centímetros. El cuerpo de la sanguijuela tiene la facultad de dilatarse mucho para poder almacenar toda la sangre que succiona.

El color de este animal varía según la especie. La mayoría de individuos son de color oscuro, aunque tienen la capacidad de cambiar de color en respuesta a diferentes estímulos. Tienen un número fijo de segmentos en el cuerpo y cada uno de ellos posee varias subdivisiones.

La sanguijuela tiene dos ventosas, una pequeña en la parte anterior y otra más grande en la parte posterior. Para moverse, sujeta la ventosa anterior y después arrastra los otros segmentos de su organismo. Para nadar realiza rápidas ondulaciones gracias a los músculos que posee en la pared corporal.

Hábitat

Con excepción de la Antártida, las sanguijuelas viven en todos los continentes. Sin embargo, la mayoría se encuentran en zonas tropicales. Esto ocurre porque se adaptan mejor a los climas cálidos y a los medios acuáticos; los climas muy fríos no son muy adecuados para su desarrollo.

Sanguijuela: hábitat y alimentación

Estos animales son capaces de vivir en el mar, pero la mayor parte vive en agua dulce; algunas especies son terrestres. En todos los casos hay unos usos parecidos de ellas.

La población de sanguijuelas en el mundo ha disminuido de forma alarmante. De hecho, en algunos países se han tomado medidas para preservarlas. La razón de esta disminución es el uso indiscriminado de la sanguijuela para fines estéticos y medicinales.

Alimentación

Algunas sanguijuelas viven en el agua dulce y se alimentan de las sustancias presentes en moluscos y lombrices; otras especies son carnívoras. Y también están las sanguijuelas ‘chupa sangre’, que se pegan al cuerpo de los vertebrados para succionar su sangre y alimentarse de ella.

Reproducción de las sanguijuelas

Las sanguijuelas son en su mayoría hermafroditas. Cada individuo cuenta con varios pares de testículos y un par de ovarios. La reproducción se realiza mediante una fertilización interna; sin embargo, el proceso varía según cada especie.

Por ejemplo, algunas sanguijuelas que viven en el agua ponen sus huevos fuera de ella y estos se quedan ahí hasta el nacimiento. Otras especies acuáticas como las del género Erpobdella ponen los huevos dentro del agua. Estos logran mantenerse gracias a una barrera protectora.

En algunas especies el esperma está almacenado en espermatóforos que se encuentran al exterior de la pareja y fecundan los ovarios atravesando la pared. Cuando hay acoplamiento, es frecuente que la fecundación sea recíproca.

Una vez fecundados, los huevos se depositan en unas suertes de capullos de consistencia quitinosa. Las crías son del mismo color y forma que los adultos.

Sanguijuela: reproducción

Beneficios para la salud humana

La sanguijuela ha sido utilizada desde la antigua Roma para aliviar dolores y tratar enfermedades de todo tipo, desde la obesidad hasta enfermedades oculares y patologías mentales.

La succión de sangre que realiza el animal es beneficiosa para aliviar estos males. La eficacia de estos tratamientos ha sido confirmada por un gran número de investigaciones realizadas alrededor del mundo.

Los tratamientos que se realizan utilizando sanguijuelas para succionar la sangre son totalmente indoloros. Esto ocurre porque este animal secreta sustancias analgésicas y antibióticas. La saliva de la sanguijuela es la encargada de transmitir esas sustancias; en esa misma saliva se encuentran las enzimas curativas.

La sanguijuela es muy utilizada en tratamientos anticoagulantes. Otra sustancia presente en el organismo de este animal disuelve los coágulos y evita que se reproduzcan. Esto disminuye considerablemente el riesgo de trombosis.