La regeneración en estrellas de mar: ¿el secreto de la vida?

Si te preguntas por qué ocurre que las estrellas de mar puedan reponer un brazo perdido y los humanos no, no estás solo, pues es algo que la ciencia todavía está resolviendo.
La regeneración en estrellas de mar: ¿el secreto de la vida?
Luz Eduviges Thomas-Romero

Escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero el 17 agosto, 2020.

Última actualización: 17 agosto, 2020

Las estrellas de mar son famosas por sus poderes de regeneración. Por ejemplo, si llegan a perder una de sus extremidades, puede reponerla con una nueva. Incluso, un nuevo animal puede crecer a partir de un brazo y un fragmento del cuerpo. Los seres humanos, en comparación con las estrellas de mar, tienen poderes de regeneración bastante limitados.

En las personas, la reparación de heridas ocurre con facilidad en algunos tejidos, como el hígado. Sin embargo, otras células como las del músculo cardíaco y las neuronas en el cuerpo humano no pueden regenerarse después de un daño. Por tal razón, las estrellas de mar pueden ser modelos útiles para estudiar la cicatrización y regeneración de heridas en humanos.

Entendiendo la biología de las estrellas de mar

Las estrellas de mar pertenecen al filo Echinodermata y están relacionadas con los erizos de mar, los lirios y los pepinos de mar. Forman parte de la clase Asteroidea y hasta hoy, existen más de 1600 especies de estrellas de mar.

Una estrella marina pegada al cristal.

Variedad de tamaños y colores

Sorprende saber que el tamaño las estrellas de mar puede variar desde menos de dos centímetros hasta más de un metro de diámetro. Sin embargo, las especies más comunes miden de 12 a 24 centímetros. Tienen simetría radial, esto significa que los brazos, sean cortos o largos, se extienden desde un disco central. Resulta interesante conocer que aunque la mayoría de estrellas marinas tiene 5 brazos, algunas especies pueden tener hasta 40.

El disco central es una estructura esencial en el proceso de regeneración de las estrellas de mar.

Las estrellas de mar tienen ojos

Es muy interesante conocer que estas fascinantes criaturas tienen ojos. Aún así, estos aparatos oculares no están en el lugar que cabría esperar. Además, no son ni parecidos a un ojo humano, pues consisten en manchas oculares al final de cada brazo.

Así, las estrellas de mar de cinco brazos tienen cinco ojos y las especies que tienen 40 brazos tienen 40 ojos. Por supuesto que estas criaturas no ven muchos detalles, pero distinguen la luz y la oscuridad, lo que es suficiente para manejarse en su hábitat.

Poseen una armadura de protección

Dependiendo de la especie, la piel de una estrella de mar puede sentirse correosa o ligeramente espinosa. Es típica la presencia de una cubierta resistente que está formada por placas de carbonato de calcio. Además, sobre esta cubierta tiene pequeñas espinas que sirven para protegerse de los depredadores.

No tienen sangre

En lugar de sangre, las estrellas de mar tienen un sistema circulatorio compuesto principalmente por agua de mar. El agua de mar se bombea al sistema vascular del animal a través de su placa de criba.

Este líquido circula hacia los pies tubulares de la estrella, lo que hace que el brazo se extienda. Contrario a la creencia popular, los brazos no son rígidos. De hecho, ayudan a sostener a las presas, como almejas o mejillones.

Amputación y regeneración

El proceso de regeneración que ocurre en la estrellas de mar es muy complejo y solo se comprende parcialmente. Básicamente, la regeneración es la capacidad de las células de un animal para producir nuevas partes del cuerpo durante la edad adulta, tal como lo hicieron durante el desarrollo embrionario.

Si una estrella tiene un brazo amputado, se inicia una fase de reparación para curar la herida expuesta. Una vez que la herida se cura, el animal comienza a generar nuevas células, que a su vez, provocan un nuevo crecimiento.

Es necesario acotar que la regeneración puede llevar desde varios meses hasta años. La proliferación celular que da como resultado el crecimiento de la nueva extremidad ocurre en la fase final. Si se interrumpe la fase final, la nueva extremidad resultante puede deformarse.

Estas criaturas también pueden soltar un brazo para escapar de un depredador

Es muy interesante conocer que, además de la fragmentación que realizan las estrellas de mar con el propósito de la reproducción, también lo hacen como una respuesta de escape. Esto quiere decir que el animal puede seccionar su cuerpo para huir del ataque de un depredador.

En tal razón, para poder perder partes del cuerpo, el animal efectúa un ablandamiento rápido del tejido conectivo en respuesta a las señales nerviosas. Además, este tipo de tejido se llama tejido conectivo de captura y se encuentra en la mayoría de los equinodermos.

De hecho, la ciencia ha identificado un factor promotor de la autotomía que, cuando se inyecta en otra estrella de mar intacta, provoca un rápido desprendimiento de brazos.

Estrellas marinas de color blanco.

El secreto de la vida

Los equinodermos se encuentran en casi todos los hábitats marinos y constituyen una proporción importante de la biomasa. Así, las estrellas de mar y otros equinodermos son extremadamente importantes para la biodiversidad de nuestros océanos.

Aún así, la regeneración de estos invertebrados continúa siendo un secreto para la ciencia. ¿Serán estos mecanismos la clave para un aumento de eficacia en la medicina humana? solo el tiempo tiene la respuesta.

Te podría interesar...
Curiosidades sobre las estrellas de mar
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Curiosidades sobre las estrellas de mar

Hoy queremos adentrarnos en las profundidades del océano para descubrir algunas curiosidades sobre las estrellas de mar como... ¡que regeneran sus ...



  • Vickery, M.C.L. et al. (2001). Utilization of a novel deuterostome model for the study of regeneration genetics: molecular cloning of genes that are differentially expressed during early stages of larval sea star regeneration. Gene 262, 73-80.
  • Rahman, M. A., Molla, M. H. R., Megwalu, F. O., Asare, O. E., Tchoundi, A., & Shaikh, M. M. (2018). The Sea Stars (Echinodermata: Asteroidea): Their Biology, Ecology, Evolution and Utilization. SF J Biotechnol Biomed Eng. 1 (2), 1007.
  • Ben Khadra, Y., Ferrario, C., Benedetto, C. D., Said, K., Bonasoro, F., Candia Carnevali, M. D., & Sugni, M. (2015). Re‐growth, morphogenesis, and differentiation during starfish arm regeneration. Wound Repair and Regeneration, 23(4), 623-634.
  • Hayashi, Yutaka; Motokawa, Tatsuo (1986). "Effects of ionic environment on viscosity of catch connective tissue in holothurian body wall". Journal of Experimental Biology. 125 (1): 71–84.
  • Mladenov, Philip V.; Igdoura, Suleiman; Asotra, Satish; Burke, Robert D. (1989). "Purification and partial characterization of an autotomy-promoting factor from the sea star Pycnopodia helianthoides". Biological Bulletin. 176 (2): 169–175. doi:10.2307/1541585
  • Mulcrone, R. (2005). "Asteroidea" (On-line), Animal Diversity Web. Accessed August 13, 2020 at https://animaldiversity.org/accounts/Asteroidea/