Recetas caseras para gatos

La practicidad lleva a los dueños de las mascotas a elegir comida envasada. Incluso los más dedicados a los animales pueden elegir los alimentos preparados, y la razón no es otra que el temor a no cubrir correctamente las necesidades nutricionales de los animales. Sin embargo, para cumplir con ellas, gozamos de la mejor alternativa de todas: las recetas caseras para gatos.

De hecho, hay que tener en cuenta que la comida envasada podría no estar hecha con los mejores ingredientes.

Los gatos no comen lo mismo que los humanos

Por ejemplo, el chocolate es nocivo para su salud. Lo mismo pasa con la cebolla y el ajo, que se podría pensar que dan sabor a la comida. Tampoco deben comer tomates y, bajo ningún concepto, pueden ser vegetarianos. Así que la mejor opción que tenemos a nuestro alcance para una correcta alimentación es convertirnos en un conocedor de recetas caseras para gatos.

Gato comiendo

Preparado de sardinas

La sardina tiene múltiples beneficios nutricionales que los gatos pueden aprovechar. Entre las recetas caseras para gatos, ésta es sencilla y alimenticia, un tipo de comida húmeda muy apetitosa para el gato.

Ingredientes:

  • Una lata
  • ½ unidad o ¼ si es grande
  • Una taza.

Preparación:

  • Cocinar la avena en agua.
  • Hervir la calabaza pelada en agua.
  • Hacer puré de calabaza.

Se mezclan todos los ingredientes. Se pueden pasar por el triturador de alimentos, aunque no es necesario, y la mezcla se conserva en la nevera.

Carne con espinacas

Por los valores nutricionales de los ingredientes con los que cuenta esta receta es una excelente opción para los gatos. Su preparación es simple y tiene un sabor que a los felinos les suele gustar. Es una de las recetas para gatos más fáciles de preparar.

Ingredientes:

  • Carne molida. Una taza
  • Una taza
  • ½ taza

Preparación:

  • La carne molida puede estar cruda. También se puede pasar brevemente por una sartén o hervirla por pocos minutos.
  • Hervir la espinaca rápidamente para que no pierda sus propiedades.
  • Cocer el arroz sin aditivos.
  • Se mezclan todos los ingredientes y luego se pasan por el triturador de alimentos.
  • Por último, se guarda en la nevera.

Pollo con zanahorias

Los gatos aman el pollo y, además, este tiene proteínas que el felino necesita. Además, las zanahorias son vegetales que también ayudan a variar la dieta del gato y la hacen balanceada.

Ingredientes:

  • Pollo.
  • Zanahorias.
  • Levadura de cerveza.

Preparación:

  • Hervir el pollo hasta que esté bien cocido. El pollo crudo puede generar distintas enfermedades, así que este paso no debe pasarse por alto.
  • Las zanahorias se pueden hervir para hacer el puré o también al horno para que tengan mejor sabor.
  • Se mezclan todos los ingredientes con la levadura de cerveza.
  • Se guarda la mezcla en la nevera.

Mezcla de atún

El olor del atún enloquece a los gatos, motivo por el que muchos alimentos envasados tienen su sabor. Sin embargo, gran parte de esos alimentos en realidad no contienen atún. La siguiente es una preparación que los gatos encuentran deliciosa.

Ingredientes:

  • Atún. Una lata de 400 gramos
  • Hígado. ¼ de taza
  • ½ taza (hervido)
  • Harina de pescado. Dos cucharadas

Preparación:

  • Hervir el hígado.
  • Hacer puré de hígado.
  • Cocinar el arroz sin aditivos.
  • Escurrir el atún.
  • Mezclar bien en el procesador de alimentos.
  • Hacer pequeñas bolitas y almacenar en la nevera.

Gato comiendo

 Súper alimento para gatos

Se trata de una preparación de carne muy nutritiva. Es una de las recetas caseras para gatos más completa. Contiene todos los nutrientes que un gato puede necesitar y, además, el sabor es agradable para los felinos. Es apropiada para cachorros después de ser destetados y también para gatos adultos.

Ingredientes:

  • Carne de ternera o pollo. 1/2 kilo.
  • Atún natural. Dos latas de 80 gramos
  • Hígado de pollo. 200 gramos
  • Dos unidades
  • Verduras cocidas. 200 gramos (mezcla de patatas, zanahorias y guisantes)

Preparación:

  • Hervir las patatas
  • Cocer los huevos (se puede utilizar el misma agua de las patatas)
  • Freír el hígado de pollo por breves instantes. Si se deja mucho tiempo al fuego pierde sus nutrientes.
  • Picar el hígado y las patatas en cuadros pequeños.
  • Mezclar bien todos los ingredientes.
  • Se guarda por porciones en tarros de vidrios o en bolas cubiertas de papel film trasparente.

Variaciones:

Cocinar la carne es una opción, no es necesario, pues eso depende del gusto de quien cocina.  Cocinar los huevos también es opcional, pero si se dejan crudos es necesario extraer las claras y dejar solo las yemas. Si el gato tiene poca actividad física o está algo pasado de peso se puede prescindir de las patatas.

Fuente de la imagen principal: Pete

Te puede gustar